Submarinismo entre pecios frente a la costa de Irlanda

Podrás encontrarte con un submarino alemán destrozado durante la guerra, o con un transatlántico de lujo hundido entre olas irlandesas. ¿Qué será?

"Al entrar en el agua te arrebatan la emoción y la expectación. ¡No sabes qué esperar mientras te sumerges en las profundidades!" Geoff Millar de Malin Head Shipwrecks en Donegal sabe muy bien lo que se siente al descender por las frías aguas azules de Irlanda. A Geoff le fascina la práctica del submarinismo en el litoral irlandés porque le seduce lo inesperado: ¿será un submarino alemán o un magnífico transatlántico que acabó torpedeado de camino a América?

"Cuando estás a punto de llegar al pecio, tu corazón se acelera de la emoción", dice Geoff, "especialmente cuando ya lo vislumbras. Se te agolpan los pensamientos en la cabeza, te planteas cosas como si era su destino acabar así. Quizás te acuerdes también de las pobres almas que perdieron la vida cuando se hundió".

Un mundo subacuático lleno de drama

Puede que Irlanda no tenga arrecifes de coral reluciente o un mundo subacuático lleno de color y brillo, pero todo lo que le pueda faltar de naturaleza espectacular lo suple sobradamente con puro dramatismo. Al fin y al cabo, es uno de los mejores lugares de Europa para bucear entre pecios. Los hallazgos, además, parecen no tener fin: en junio de 2012 se encontraron en aguas irlandesas dos enormes anclas del famoso buque alemán el Aud, que se dedicó al contrabando de armas durante la Primera Guerra Mundial. Perdidas durante años, las oscuras profundidades del puerto de Cork habían ocultado las anclas desde 1916, cuando se hundió el buque mientras trataba de pasar munición de contrabando hacia Irlanda.

Maravillas subacuáticas

Bajo las olas irlandesas, el misterio de los pecios contrasta con la floreciente vida marina que ha hecho de ellos su hogar. Según Geoff, bucear en Malin Head, frente a la costa del Condado de Donegal, es todo un regalo de "cristalinas aguas atlánticas, con la mejor visibilidad de Irlanda y probablemente de toda Europa". También es donde encontrarás, según Geoff, la mayor cantidad de submarinos alemanes de la Segunda Guerra Mundial en el mundo: 116 de ellos, para ser exactos. "Malin Head también tiene la mayor cantidad de transatlánticos hundidos", según cuenta.

 

Delicias del norte

Frente a la costa norte, encontrarás una increíble variedad de pecios que incluye los restos del HMS Justicia, un transatlántico construido por Harland and Wolff (el astillero que construyó el Titanic) y que fue torpedeado por un submarino alemán en 1918. También se encuentra allí el Laurentic, que sirvió de transatlántico en la ruta Liverpool-Montreal y llevó a miles de emigrantes hasta Canadá antes de que fuera convertido en buque mercante armado. En 1917, el transatlántico SS Laurentic fue alcanzado por la explosión de una mina frente a Fanad Head y no tardó más de una hora en hundirse, llevando consigo a 354 personas de una tripulación de 470. Eso no fue todo, ya que con el buque se hundieron también 43 toneladas de lingotes de oro, ¡de los cuales siguen sin encontrarse lingotes por valor de 10 millones de libras!

El pecio del Athenia, que fue el primer buque británico que atacaron los Nazis durante la Segunda Guerra Mundial, también se encuentra frente a la costa de Malin Head"


Destinos de submarinismo poco frecuentados

El Mar de Irlanda frente a la costa de Antrim también brinda increíbles oportunidades para bucear entre pecios. Hay todo tipo de pecios que cubren el lecho marino alrededor de Whitehead en Belfast Lough y hacia el norte bordeando la costa, pasado Larne: desde naves de contrabando hasta cargueros de carbón.

Islandmagee ofrece vistas maravillosas, buceo a la deriva y en la costa, con simas costeras de 15 a 60 m., mientras The Maidens, al norte de Larne, es uno de los lugares más espectaculares y menos frecuentados de todo el Reino Unido.

Cazadores de tesoros modernos gustarán saber que los pecios de las malogradas Armadas española del siglo XVI y francesa del siglo XVIII también descansan en aguas irlandesas frente a las costas del norte y oeste

¿Quién sabe qué secretos siguen ocultando?

Claro que no se trata sólo de bucear entre pecios alrededor de la isla, hay muchísimo más que descubrir. Pero no tienes porqué fiarte sólo de nuestra palabra, escucha lo que tenía que decir el gran superhéroe del submarinismo, Jacques Cousteau.