¿Te gustaría hospedarte en un castillo de ensueño en Irlanda?

Kilcoe Castle, home to Jeremy Irons
Kilcoe Castle, home to Jeremy Irons

Decadente, astuto y corrupto, Rodrigo Borgia es uno de los más irresistibles personajes malvados de todos los tiempos. Ahora que ha terminado el rodaje de la tercera temporada de Los Borgia, echamos un vistazo al lugar que el ganador del Óscar Jeremy Irons ha elegido para pasar el tiempo cuando no está dominando la Italia del renacimiento.

Una leyenda de la pantalla

Más de treinta años después de enamorar al público con su interpretación de Charles Ryder en Retorno a Brideshead, Jeremy Irons ha alcanzado la cima de la pirámide social, al menos en lo que se refiere a la alcurnia de sus personajes, y vuelve con la tercera entrega de la serie Los Borgia.

Irons encarna a Rodrigo Borgia, un patriarca genialmente inmoral con una prole aún más detestable, que manipuló, negoció y traicionó a cuantos fue necesario para convertirse en el Papa Alejandro. Decir despiadado es quedarse corto: este clan renacentista es en realidad la primera familia mafiosa, según la crónica de Neil Jordan.

Ya sea caminando por los pasillos de los palacios, derrotado por la enfermedad en una cama del tamaño de un campo de fútbol, Jeremy Irons parece sentirse totalmente a sus anchas entre los suntuosos decorados de Los Borgia (rodada a las afueras de Budapest, ya que Roma fue imposible, dada la magnitud de la producción).

 

Es natural que un tipo entre cuyos papeles se encuentra el del próspero miembro de la alta sociedad Claus von Bülow (El misterio von Bülow), por el que consiguió el Óscar, se sienta en su salsa con este tipo de personajes. De ahí que no sorprenda saber que, en la vida real, Irons es propietario de un verdadero castillo del siglo XV.

Un vínculo espiritual con Irlanda

 

Cuando Irons participó hace unos años en el programa Who Do You Think You Are?, que traza la genealogía de sus invitados, nos reveló su amor casi místico por Irlanda. En 1998 Irons y su mujer, Sinead Cusack, compraron unas ruinas del siglo XV. Se trataba del castillo de Kilcoe, cerca de Ballydehob, en el oeste de Cork.

 

La pareja lo ha restaurado cuidadosamente, y ahora sus hermosas almenas de color albaricoque (una decisión muy discutida en su día, pero que han resultado ser muy bonitas) vigilan la campiña de nuevo. Sus desordenadas escalinatas, su amplia sala de estar y sus chimeneas lo convierten en un acogedor hogar.

Cómo protagonizar tu propio cuento de hadas.

Si vivir en un castillo te parece divertido pero no estás por la labor de meterte en un proyecto de restauración, algo que el propio Irons describe como "una tarea de locos para alguien con más dinero que cabeza", ¿qué te parecería alquilar uno durante una semana?

Construido en el siglo XVII, el hermoso castillo de Ballinlough, en Meath, está tan sólo a 50 minutos por carretera de Dublín. Los Nugent llevan viviendo en la casa desde hace 400 años, pero ceden el espacio a los huéspedes, con lo que logran un ambiente relajado y acogedor. Imagina largos paseos, chimeneas, hermosos campos y habitaciones amplias y cómodas.

Adéntrate en las páginas de Jane Austen

La combinación de historia y familia es también parte de la magia de Drenagh House, cerca de Limavady en el Condado de Londonderry. No es un castillo estrictamente hablando sino una de las más hermosas casas de estilo georgiano tardío de Irlanda, con camas con dosel y bañeras de patas, levantada en el centro de un enorme parque con vistas a las montañas Sperrin.

En la torre del reloj se alquilan apartamentos para cuatro u ocho personas si no quieres alquilar el castillo completo. En ambos casos es como vivir en una novela de Jane Austen; hasta parece que Mr Darcy va a aparecer en cualquier momento.

Es exactamente lo que deberían ofrecer unas vacaciones: una escapada total y la ocasión de soñar. ¿Cuál es el estilo de vida de tus sueños?