Costa de las bahías

Explora donde se encuentran tierra y mar en la ruta costera del Atlántico

Achill Island, County Mayo

Desde el lejano Erris hasta Connemara, la ruta costera del Atlántico vuela hacia el sur bordeando enormes bahías. Dicen que la más grande de todas ellas, la bahía de Clew, tiene hasta 365 isletas e islas, una por cada día del año. 

En Connemara, tierra y agua se juntan en una intrincada costa llena de lagos, calas, islas y turberas. También hay historia y cultura: la elegante Westport House, de estilo georgiano; el bastión de la legendaria reina pirata Grace O’Malley en la isla de Clare… y la turbera de Derrigimlagh en Connemara, donde aterrizó el primer vuelo transatlántico del mundo.

Keem Strand
Keem Strand

Cruza en coche el puente que lleva a la isla de Achill en el Condado de Mayo, con sus altísimos acantilados marinos, montañas descubiertas y extensas playas de arena. Protegido por la montaña de Slievemore, puedes vagar por un extraño asentamiento que lleva muchos años abandonado y que se conoce simplemente como el Pueblo Abandonado (Deserted Village).

Puedes simplemente pasear de casa en casa, imaginando cómo sería la vida, a lo largo de siglos, en este lugar tan remoto y sugerente.

Puerto de Killary
Puerto de Killary

El puerto de Killary es un precioso fiordo que marca una frontera natural entre los condados de Galway y Mayo, en el corazón de Connemara. Rodeado de montañas, el fiordo está a menudo salpicado de delfines. Killary también es famoso por su producción de mejillones: prueba sus famosos moluscos en el Festival del Mejillón de Connemara en Tullycross. 

El puerto de Killary es un lugar que produce una increíble calma. Fue precisamente esa paz la que atrajo al famoso filósofo Ludwig Wittgenstein, que se quedó aquí tras la Segunda Guerra Mundial para escribir Investigaciones filosóficas, su famosa obra.

Turbera de Derrigimlagh
Turbera de Derrigimlagh

La turbera de Derrigimlagh es un lugar salvaje y misterioso, un mosaico de diminutos lagos y turba atravesado por una única pequeña carretera. Para descubrir dos extraordinarios eventos que tuvieron lugar en el siglo XX, sigue por la carretera de la turbera, Bog Road. Pronto llegarás a las ruinas diseminadas de la primera estación de radio transatlántica en el mundo, construida por Marconi hace más de un siglo. No muy lejos hay un monumento dedicado a Alcock y Brown, que hicieron un aterrizaje forzoso (sin daños personales) en la turbera de Derrigimlagh en 1919, poniendo fin al primer vuelo del mundo en cruzar el Atlántico sin escalas.

No hay resultados que se ajusten a tus criterios de búsqueda

¿Necesitas un vuelo o un ferry?

Por mar o por aire, encuentra aquí la mejor ruta

Encontrar vuelos
Encontrar ferry
Vaya, no conocemos ese correo electrónico. ¿Quieres verificarlo y volver a probar?