6 puestas de sol en Irlanda dignas de Instagram

The Cliffs of Moher

Tanto si has pasado el día explorando la ciudad como si te has estado relajando junto al mar, no hay mejor forma de acabarlo que con un atardecer espectacular. ¡Estos son algunos lugares estupendos para capturar el momento!

1. La Calzada del Gigante, condado de Antrim (@zone3photo)

Como si se tratara de un set de rodaje, ¡la mística Calzada del Gigante no deja de maravillarnos! Con las icónicas columnas hexagonales, unas 40.000 en total, bañadas por la luz del sol estival o suavemente cubiertas por la bruma marina, este patrimonio mundial de la UNESCO siempre está envuelto por una atmósfera mágica. Olvídate del reloj en este lugar mítico y disfruta de la vista del Atlántico Norte cuando el sol poniente besa el horizonte y cede el paso, al fin, al titilante cielo nocturno. 

2. Los acantilados de Moher, condado de Clare (@andre_comi)

Estos imponentes acantilados en la costa occidental de la isla son famosos tanto por la sensación de estar en otro mundo como por las vistas sin obstrucciones del océano Atlántico que ofrecen. Pasa el día explorando las rutas sobre los escarpados acantilados, charlando con los amables lugareños en el cercano pueblo de Doolin o paseando en los alrededores del magnífico  centro para visitantes antes de acomodarte para contemplar cómo los rayos de sol descienden para tocar el océano. Con los juncos silvestres susurrando al viento y el sabor de la sal en el aire, puede que te sientas como si te encontraras en el mismo borde de la Tierra. 

3. Puente Ha'penny, condado de Dublín (@gregda)

En pleno corazón de la ciudad de Dublín, el icónico puente de Ha'penny ofrece una visión en primer plano de increíbles atardeceres urbanos. Este bello puente curvado, que se arquea sobre el río Liffey, ha desempeñado un papel clave en la historia de la ciudad durante más de 200 años. Construido en 1816 y originalmente llamado el puente de Wellington, esta belleza de hierro forjado debe su actual apodo a que durante 100 años, se exigió el pago de medio penique (ha'penny) para cruzarlo. Dedica la tarde a explorar las peculiares tiendas y los animados pubs de Temple Bar y, cuando el sol empiece a ponerse, atraviesa Merchant's Arch y sube la escalera de este famoso puente para contemplar los cálidos tonos del atardecer sobre la ciudad. 

4. Templo de Mussenden, condado de Londonderry

No hay ningún lugar tan espectacular como la Ruta Costera de la Calzada . Esta belleza de cuento de hadas es el mágico templo de Mussenden, en Downhill Demesne, perfectamente perfilado por el ardiente atardecer. Esta edificación única en lo alto de un acantilado en la costa de Irlanda del Norte, fue en su época una biblioteca privada para el conde obispo. ¿Puedes imaginar un lugar más paradisíaco para sentarte y perderte entre las páginas de un libro? En los muros exteriores de este histórico templo están inscritas estas palabras tan apropiadas: “Desde la seguridad de la orilla, es agradable contemplar al desazonado marino y escuchar el rugido de la tempestad”. Coge la cámara y capta toda la gama de colores que proyecta la puesta de sol. 

5. Dun Laoghaire, condado de Dublín (@_bearphotography)

Si tuviéramos que elegir un lugar perfecto para una excursión de un día desde Dublín, ¡nuestra primera opción sería Dun Laoghaire! Puedes acceder fácilmente a este animado pueblo desde el centro de la ciudad: basta con coger un autobús o el tren de cercanías DART que recorre la pintoresca costa.  Date el capricho de saborear un helado de Teddy’s frente al mar y disfruta de un tranquilo paseo por el muelle mientras las embarcaciones regresan a puerto para el descanso nocturno. Si tienes suerte, quizá un músico local esté tocando junto al elegante quiosco de música y te proporcione tu propia banda sonora personal mientras, con la mirada fija en el agua, observas cómo el sol se sumerge en un océano de tonos dorados. ¡A nosotros nos suena como un día de ensueño!

6. Condado de Sligo (@denisekimages)

¡Ah, el condado de Sligo, la capital del surf de la Ruta Costera del Atlántico! Coge tu traje de neopreno y cabalga las emocionantes olas de esta bella costa hasta que el sol empiece a ponerse. O bien, si prefieres admirar el paisaje en un lugar más seco, prueba con la ruta de la reina Maeve en Knocknarea. Recorre el camino de tierra bajo la menguante luz de última hora de la tarde y sube hasta la montaña de Knocknarea. Da un respiro a tus piernas cansadas en la cima y contempla la puesta de sol sobre la ondulante campiña y la escarpada costa occidental. ¡Una auténtica gozada!

Explora más

No hay resultados que se ajusten a tus criterios de búsqueda

¿Necesitas un vuelo o un ferry?

Por mar o por aire, encuentra aquí la mejor ruta

Encontrar vuelos
Encontrar ferry

Ofertas

Vaya, no conocemos ese correo electrónico. ¿Quieres verificarlo y volver a probar?