Traspasa las puertas de Guinness

Descubre tres relatos sobre la historia de esta legendaria cerveza

The Guinness Storehouse, Dublin

¡Aaaah, la cerveza negra! La Guinness es una bebida legendaria en todo el planeta que se bebe tanto en Dublín y Nueva York como en Tokio o Río de Janeiro. Pero nació en el Ancestral Este de Irlanda.

1 Donde empezó todo

No se te tendrá en cuenta que creas que la historia de Guinness se inició con la legendaria fábrica de cerveza de Dublín en St James’ Gate. Pero, en realidad, todo empezó en Celbridge, un bonito pueblo en el Condado de Kildare. En el sótano de Arthur Price, arzobispo de Cashel de la Iglesia de Irlanda, Arthur Guinness empezó a fabricar su deliciosa bebida en el siglo XVIII. Recorre el Arthur’s Way Heritage Trail para descubrir este lugar y muchos otros que forman parte del legado de Guinness. La ruta pasa por Lexilip, Celbridge, Hazelhatch y el Lyons Estate, antes de acabar en Oughterard, lugar de sepultura del propio Arthur Guinness.

2 La inspiración de una institución

En la década de 1950, Sir Hugh Beaver, director ejecutivo de la fábrica de cerveza Guinness, asistió a una cacería junto al río Slaney, en el Condado de Wexford. Durante una suntuosa cena en Castlebridge House, los participantes en la cacería no lograban ponerse de acuerdo en cuál era el ave de caza más rápido de Europa. La discusión se prolongó durante mucho tiempo. Todos mantenían opiniones diferentes y nadie podía ofrecer una respuesta definitiva. Años después, Hugh reflexionó sobre esta discusión y se preguntó por qué no se mantenía a salvo toda esa información en un lugar de fácil acceso. ¡De esta reflexión surgió la idea del libro Guinness de los Récords mundiales! Desde 1954, el libro ha estado resolviendo disputas y discusiones en pubs y mesas por todo el mundo. 

3 No me sirvas una pinta, ¡sírveme todo un lago!

En lo alto de las montañas de Wicklow, hay un lago muy inusual. Adéntrate en las colinas, asciende por los caminos y entre la neblina, y descubrirás una masa de agua que parece proceder directamente de los barriles de tu pub favorito. El Lough Tay, también conocido como el lago Guinness, tiene la curiosa característica de tener un aspecto idéntico al de una pinta de cerveza negra. El agua oscura y la playa de arena se combinan para hacer que parezca una perfecta pinta que puede beberse sin problemas. 

No hay resultados que se ajusten a tus criterios de búsqueda

¿Necesitas un vuelo o un ferry?

Por mar o por aire, encuentra aquí la mejor ruta

Encontrar vuelos
Encontrar ferry

Ofertas

Vaya, no conocemos ese correo electrónico. ¿Quieres verificarlo y volver a probar?