Dublín: 5 paseos por las afueras de la ciudad

Walking in the Dublin Mountains

Dublín se enorgullece de los paisajes que la rodean, desde las verdes montañas hasta el azul Mar de Irlanda. Aquí encontrarás la manera de disfrutarlos a tope con paseos para todos los gustos…

Condado de Dublín: lo tiene todo para el senderista, tanto el más entrenado como el completo principiante. ¿Qué te apetece? ¿Un suave paseo por la costa, una hermosa zona de bosque o un auténtico sendero de montaña? Todos están a poca distancia del centro de Dublín.

No te preocupes de mapas ni brújulas ya que la mayoría de los senderos están señalizados. Sólo necesitas unos zapatos cómodos, algún tentempié y un abrigo. Muchos de los senderos pasan cerca de pueblos o estupendos pubs que son la excusa ideal para una paradita después de la caminata.

Camino circular del acantilado de Howth
Howth Head
Howth Head

Paseo del acantilado de Howth

Distancia: 6 km

Dificultad: fácil

Prepárate para los contrastes de este sendero circular que abarca tanto trozos de costa tempestuosa como tranquilos prados interiores. Esta ruta lo tiene todo, pero es un poco escarpada en algunos tramos, así que ponte botas para caminar. También es necesario un poco de precaución cuando hace viento, ¡los acantilados son expuestos!

Coge el Dart desde el centro de la ciudad hasta Howth y comienza en el muelle este siguiendo el sendero del acantilado a lo largo del lado este de Howth Head. Al bordear el pueblo divisarás las ruinas de la abadía de Santa María, del siglo XV. Las vistas durante la subida son tan increíbles que constituyen la excusa ideal para hacer una parada y descansar las piernas: hacia el sur la bahía de Dublín, y hacia el norte (si tienes suerte y hace un día despejado) los distantes montes de Mourne, en el condado de Down.

Al llegar a los acantilados la ruta dobla hacia el interior: prepárate para los contrastes. La primera parte de la caminata ha discurrido entre aulagas, brezos y helechos y viendo volar a las aves marinas. Una vez que haces la curva aparecen las budleias y las fuchsias a los lados del camino y todo está lleno de mariposas y trinos de pájaros.

Hellfire Club / Ruta circular de Montpelier

Ruta circular de Montpelier/Hellfire Club

Distancia: 4 km

Dificultad: moderada

¿Qué te parecen unos escándalos y unas buenas historias de aristócratas perversos e incluso de asesinatos? Esta ruta circular te llevará al lugar auténtico dónde se dice que celebraban sus fiestas los peores elementos de la clase rica y ociosa del siglo XVIII. Incluso jugaban a las cartas con el diablo. La ruta es fácil pero hay una cuesta empinada hasta la casa. No es muy larga pero si le añades el paseo por el Bosque de Massey, se convierte en 9,2 kilómetros de excursión de media jornada y dificultad moderada.

El paseo comienza cerca de la colina de Montpelier, al norte del parque Marlay y Edmonston en Dublín. En la cima se encuentran las ruinas de "Mount Pelier", el lugar conocido como Hellfire Club. Construido alrededor de 1725, este remoto lugar era perfecto para los excesos de aquellos perversos jóvenes.


Se murmuraba que uno de los miembros había vendido su alma para pagar una deuda de juego; que se hacían exorcismos; que alguien había prendido fuego a su criado por derramar una copa…

Para volver simplemente sigue el camino hasta tu punto de partida, y si quieres hacer el sendero más largo continúa hacia el norte hasta la entrada del bosque de Massey. Aquí encontrarás Steward's House, escenario también de las escandalosas fiestas del Club, y que aún hoy en día se dice que sigue embrujada.

Si eres capaz de aguantar el tipo por el bosque tenebroso, el camino señalizado pasa por todo tipo de curiosidades, incluyendo una tumba megalítica de la Edad de Bronce, un depósito de hielo y los restos de los hermosos jardines que había antaño.

Pero en las tardes de invierno, al caer la noche preferirás apretar el paso y volver al centro de Dublín y a sus luces, calidez y alegre compañía.

De Kiltipper a Glencullen

De Kiltipper a Glencullen/Ruta de las montañas de Dublín

Distancia: 32 km

Dificultad: moderada

A los senderistas más serios les encantará esta excursión de día entero que se adentra en lo profundo de las montañas de Dublín. Coge el tranvía Luas en el centro de la ciudad hasta Tallaght y dirígete a Kiltipper, tu punto de partida. Llévate las botas y el impermeable y prepárate para una buena jornada de senderismo por las montañas. Esta ruta supone una ascensión de 400 metros en total. Mete unos tentempiés en la mochila y un abrigo extra y cómete un buen desayuno, ¡lo vas a necesitar!

El Dublin Mountains Way es una ruta dividida en partes, y esta sección empieza en Kiltipper, pero puedes cortar camino y empezar más adelante. La ruta discurre por turberas, atraviesa bosques, corre paralela a los ríos y sube alguna montaña.

Tu destino final es Glencullen y el pub de Johnnie Fox es un buen sitio para parar. Famoso por su marisco y por sus sesiones de música tradicional, aquí puedes ponerte cómodo y relajarte escuchando música tradicional irlandesa antes de volver a Dublín. Johnnie Fox's pone en ocasiones un minibus de vuelta a Dublín, pero es necesario informarse de antemano y reservar plaza. De todas formas, cuando estés sentado con una pinta por delante, la mochila en un rincón, las botas soltando vapor y los músculos doloridos lo que menos te apetecerá será marcharte…

Muelle este de Dun Laoghaire

Muelle este de Dun Laoghaire

Distancia: 2,6 km

Dificultad: fácil

A veces, un breve y tonificante paseo es justo lo que necesitas. ¿Te apetece abrir el apetito, o quizá incluso necesites bajar uno de esos copiosos almuerzos de los cafés del paseo Pavilion? La respuesta es el muelle de Dun Laoghaire… y está a sólo 15 minutos hacia el sur en el tren Dart desde el centro de la ciudad. Es un paseíto relativamente corto con vistas al mar y al puerto deportivo.

Puedes elegir entre dos muelles que forman una pinza que da forma a la bahía. El muelle este es el más popular entre los paseantes. Con sus 1,3 km es un poco más corto que el muelle oeste y está más cerca de la estación del Dart.

Construidos en la época victoriana, los muelles están hechos de enormes bloques de granito procedente de las canteras locales: mira al sur hacia Dalkey y las verás. Puedes verlos brillar en las noches de verano y, aunque esta bahía fue construida para refugio de los barcos durante las tormentas, en los días tempestuosos todavía se siente el rociar del agua cuando las olas rompen contra los muros. Cuando el tiempo está más tranquilo todo lo que necesitas para salir a tomar un café y un trozo de tarta por el paseo Pavilion es un abrigo ligero.

Dalkey y Killiney Hill

Dalkey y la colina de Killiney

Distancia: 2 km

Dificultad: fácil

Si te has estado preguntando por qué Killiney y Dalkey tienen tantas calles con nombres de sabor mediterráneo, este es tu paseo. No es largo, aunque tiene un par de cuestas, empieza en una estación del tren Dart y termina en otra, lo que lo convierte en una estupenda excursión de medio día desde el centro de Dublín.

Bájate del Dart en Dalkey y sigue por Sorrento Road hacia el sureste hasta Sorrento Terrace. Sigue la orilla del mar a lo largo de Vico Road y después sube por la cuesta hasta Dalkey Hill, pasando por una pequeña verja al fondo de una escalera de piedra muy empinada, conocida como la Escalera del Gato (Cat's Ladder).

Desde la cima, si tienes la suerte de que haga un tiempo decente, verás la razón de tanto nombre italianizante: tienes ante ti la respuesta de Dublín a la bahía de Nápoles, así como la montaña de Sugar Loaf, las montañas de Wicklow y la isla de Dalkey, con su torre Martello de piedra.

Continúa colina abajo para ver las canteras de las que se extrajo el granito para la construcción de los imponentes muelles de Dun Laoghaire. Hoy en día, sus cortados verticales la convierten en el lugar preferido de los amantes de los deportes de aventura para practicar el rápel y la escalada. Detrás del aparcamiento comienzan unos cuantos senderos; toma el de la izquierda que lleva hacia el mar. Esta suave subida escalonada te lleva de nuevo a la cima de la colina de Killiney: a menudo, si el tiempo y el viento lo permiten, pueden verse parapentistas lanzándose al cielo azul.

En la cima hay un obelisco construido para generar empleo durante el terrible invierno de 1741. Desde aquí el sendero baja hasta las puertas del Parque Victoria, donde puedes parar a tomar algo en el Tower Tea Rooms en la misma entrada, o seguir hasta el final donde encontrarás el Druid's Chair pub, del que 10Best.com afirma que es una "magnífica escala para senderistas".

Una vez repuestas las fuerzas, dobla a la izquierda y baja otra vez a Vico Road, girando esta vez a la derecha para seguir por una ruta repleta de paisajes hasta el nivel del mar y la estación del Dart de Killiney. Los inmaculados jardines que encontrarás por el camino son el florido final de tu paseo.

Explora más de Dublín

Vaya, no conocemos ese correo electrónico. ¿Quieres verificarlo y volver a probar?
No hay resultados que se ajusten a tus criterios de búsqueda

¿Necesitas un vuelo o un ferry?

Por mar o por aire, encuentra aquí la mejor ruta

Encontrar vuelos
Encontrar ferry

Aprende más acerca de Irlanda

¿Tienes más preguntas acerca de Irlanda? Nosotros tenemos las respuestas

Ayuda y consejos