Mi Irlanda: tiembla de miedo en el castillo de Leap

Jane Cowen visitó el castillo más encantado de Irlanda, donde las historias espeluznantes, los momentos escalofriantes y el arte de narrar historias hicieron que fuese una experiencia inolvidable y aterradora. ¿Te atreves a seguir?

Tanto si crees en fantasmas como si no, la sobrecogedora atmósfera del castillo de Leap es innegable. A menudo considerado como el lugar más encantado de Irlanda, esta antigua fortaleza se encuentra en plena campiña del condado de Offaly, donde sus colinas ondulantes se extienden hasta las laderas de las montañas Slieve Bloom.

Llamamos a la enorme puerta de madera del castillo y Sean Ryan, propietario y residente, nos recibió afectuosamente. Es un hombre de campo en toda su esencia, con gorra y jersey de lana incluidos. Recibimos la cálida acogida de una crepitante chimenea y nos acomodamos en sillas de diferentes estilos frente a una vela encendida. Al mirar a nuestro alrededor observamos que gran parte del encanto medieval del castillo se ha conservado, escudos de armas, vigas de madera y estatuas curiosas se mezclan con muebles antiguos y paredes de piedra encaladas.

Y luego, comenzó la narración de la historia. Sean y su esposa han residido en esta increíble fortaleza desde 1994, aunque el violento clan O'Carroll construyó el castillo a principios del siglo XVI en un lugar considerado un antiguo emplazamiento druida. Su macabra historia incluye masacres, muertes trágicas y horribles torturas.

La maloliente presencia del llamado «elemental» parece ser la única presencia maligna que Sean menciona con precaución. Se cree que este espíritu capaz de adoptar varias formas es el resultado de prácticas ocultistas o la manifestación de siglos de muertes brutales que tuvieron lugar en estas tierras. Sean nos contó la historia del fantasma de la institutriz que parece tener predilección por las personas rubias y que, a menudo, establece contacto con los visitantes de cabello claro. ¡No pude evitar moverme nerviosamente en mi asiento con la esperanza de que no se sintiese atraída por mí!

Desde los espíritus de dos niñas pequeñas hasta sucesos extraños como puertas que se cierran de golpe, pasos en la noche y la retirada de los cuadros de las paredes, Sean hablaba de estos seres sobrenaturales sin ningún temor. Considera que tienen el mismo derecho que él a vivir allí y coexisten bastante felices.

Sean nos invitó a explorar la Capilla Sangrienta y nos entregó antorchas para ascender por los sinuosos peldaños de piedra oscura que conducen a lo alto de la torre. Las puertas chirriaban al abrirse, las pisadas resonaban y, finalmente, llegamos a lo más alto. La Capilla Sangrienta es una sala de piedra vacía donde han ocurrido episodios siniestros. Aquí se produjo un fratricidio cuando un miembro despiadado del clan O'Carroll mató a su propio hermano mientras este celebraba misa en un altar. Bajamos la vista hacia las mazmorras, un calabozo donde se tiraba a prisioneros y traidores en un gran pozo para que cayeran en un lecho de pinchos afilados. No se puede negar la sensación de desasosiego que se respira aquí.

Con escalofríos que nos recorren la espalda y bastante atemorizados, nos despedimos de Sean, dándole una pequeña cantidad para ayudarle a seguir con la restauración de esta extraordinaria fortaleza. Cuando el castillo desapareció de nuestra vista, no pude evitar admirar la pasión de Sean por mantener con vida un lugar tan increíble. Tras siglos de batallas, muertes e incendios, el espíritu de esta hermosa fortaleza no se aplaca, ni los fantasmas que siguen viviendo en ella.

Continúa tu caza de fantasmas…

Seis relatos fantasmales del Ancestral Este de Irlanda