Mi Irlanda: condado de Fermanagh

Emer Taaffe ahonda en las profundidades del místico mundo subterráneo del condado de Fermanagh y asciende a nuevas cotas de impresionante belleza por un sendero de montaña acertadamente denominado «Escalera hasta el cielo de Irlanda»

Cuevas de Marble Arch

Dentro de las cuevas de Marble Arch parece que estás en otro mundo. Hace frío. La luz del sol desaparece. Se oye el agua por todas partes: gotea, fluye y borbotea. Subo a un pequeño bote de fondo plano y zarpamos. Nos agachamos para esquivar salientes rocosos mientras el guía nos señala maravillosos y raros fenómenos geológicos: estalagmitas que surgen como velas fundidas sobre rocas desnudas, la curvada tela de una cortina cavernosa. Bajo la superficie de un agua en total calma, veo lo que parece una ciudad de diminutos chapiteles. Pero las apariencias engañan. “Mirad arriba”, nos indica el guía señalando las estalactitas que cuelgan sobre el agua, “es solo un reflejo”. Cuando acaba la visita, subo los empinados escalones hasta la superficie, parpadeo por la luz del sol y dejo atrás ese extraño mundo subterráneo.

Sendero de Cuilcagh Legnabrocky

Muy cerca de las cuevas de Marble Arch hay algo maravilloso. Conocida oficialmente como la pasarela de Cuilcagh (Cuilcagh Legnabrocky Trail), esta ruta de 7,4 km te lleva desde las ondulantes laderas de la montaña de Cuilcagh hasta justo debajo de su característica cima plana. El sinuoso camino agrícola asciende de forma constante hasta una pasarela con escalones que protege las insólitas turberas de cobertura. Frente a mí, se alza imponente la cara rocosa de Cuilcagh, con sus colores y texturas cristalinas bajo el sol abrasador. Cuando me detengo para descansar y me doy la vuelta, lo que veo es simplemente espectacular: una turbera de color tabaco, lejanas colinas azules y las aguas relucientes de Lough McNean. Pero aún no he acabado. Al final de la pasarela, una empinada escalera de madera me conduce a la cima de la montaña, ofreciéndome vistas de Lough Atona, un lago glacial excavado que se muestra ante mis ojos como una recompensa por haber llegado tan lejos. Se la conoce como la Escalera hasta el cielo. Al llegar a la cima puedo entender por qué.