Museos de Irlanda

Puedes satisfacer toda tu hambre de historia con una visita a los museos de Irlanda, desde el más pequeño de los micro-museos hasta los inestimables tesoros de las pujantes instituciones nacionales.

"¿Quieres tocar unos excrementos de dinosaurio?" No te preocupes, no es que se nos haya olvidado la famosa bienvenida de los irlandeses. Es simplemente una de las preguntas que te pueden hacer a ti, y a tus hijos, en el Ulster Museum.

Ubicado en el jardín botánico de Belfast, un paseo por las varias plantas de este país de maravillas te puede llevar a ver desde un esqueleto de dinosaurio a una momia egipcia, o de una exposición sobre el movimiento independentista de Irlanda a una muestra de arte contemporáneo de primera categoría. Los exploradores más jóvenes reciben mapas especiales y pueden visitar centros en los que ellos mismos realizarán los descubrimientos de primera mano.

La historia también cobra vida en el Parque del Patrimonio Nacional Irlandés en Wexford. Allí podrías acabar buscando oro, o incluso pasando una noche en un ring fort, un asentamiento fortificado circular. ¿O por qué no desenterrar el patrimonio local en el museo de las minas de cobre de la península de Beara, en Cork, o el museo de la mantequilla de Cork?

Arqueología e Historia

¿Te apetece un encuentro cara a cara con una momia del pantano de 2.300 años? O quizás sea más de tu gusto el engastado Cáliz de Ardagh, descubierto por dos chicos cuando cavaban en un campo de patatas. Son tan solo dos de los artefactos, tesoros y exposiciones que se muestran en el Museo Nacional de Arqueología de Dublín.

También te esperan cantidad de descubrimientos en los museos locales. En el Museo del Condado de Kerry, por ejemplo, puedes tratar de resolver un misterioso asesinato que tuvo lugar hace 500 años. El caso sin resolver (parece que mataron a la víctima con una espada) yace en el sótano, donde también puedes coger una pala y, ya que estás, ayudar a excavar un esqueleto...

¿Crees que este artículo le puede gustar a un amigo? Haz clic en para guardar y compartir

Hambruna y emigración

La Gran Hambruna de la década de 1840 supuso uno de los momentos más trágicos de la historia de Irlanda, y es algo que se siente en los museos y lugares turísticos y patrimoniales de todo el país. Incluso puedes visitar un pueblo de la hambruna en Doagh, en el Condado de Donegal, y una reconstrucción del Dunbrody, un buque de la hambruna que fondea en New Ross, en el Condado de Wexford.

En el Condado de Roscommon, el museo nacional irlandés de la Hambruna explora "el mayor desastre social del siglo XIX". Extrañamente, está ubicado en los establos de Strokestown Park House (grandes mansiones como éstas eran fundamentales en el sistema de terratenientes de la época) y es una visita que te dará que pensar. Para aprender más sobre las consecuencias de la hambruna, también puedes visitar el museo irlandés de la vida rural en el Condado de Mayo.

El Ulster American Folk Park en Omagh, Condado de Tyrone, hace revivir las historias humanas que hay detrás de tres siglos de emigración irlandesa y de las miles de personas que cruzaron el Atlántico hacia el Nuevo Mundo de Norteamérica. El viaje empieza en el Ulster entre casas de campo con techos de paja, sigue a bordo de un buque de vela abarrotado y termina en el lejano oeste estadounidense.

Transporte

Si te gustan los objetos móviles, te encantará el museo popular y del transporte de Holywood, en el Condado de Down. Antiguas máquinas de vapor, tranvías eléctricos, autobuses de dos pisos y automóviles de colección se codean aquí con exposiciones apasionantes. Pero la pieza más sorprendente que se exhibe no viene del pasado. Viene del futuro, o al menos del futuro que imaginaban en la década de 1980. El DeLorean DMC-12, que era la de máquina del tiempo de la saga Regreso al futuro, se construyó en Belfast.

Joyas ocultas como esta se esconden a lo largo y ancho del país. Otro ejemplo es el Museo Nacional del Transporte en el Howth Demesne de Dublín, donde voluntarios han trabajado muy duro para reunir una colección de vehículos con coches que datan de hasta 1833. También puedes ver clásicos como el Ford Modelo T de 1911 en el hogar familiar de Henry Ford en Lisselan, en el Condado de Cork.

Diseños y textiles modernos

Claro que los museos no se ocupan solamente de edificios y de arqueología. En algunos casos importa más cómo vestíamos que cómo éramos...literalmente, en el caso del Museo Nacional de arte e historia decorativa que alberga un antiguo cuartel, los Collins Barracks de Dublín.

Una de las exposiciones estudia el vestuario y las joyas a partir de la Irlanda de 1760 y concluye (como sin duda cabía sospechar) que los irlandeses no son, en realidad, insensibles a la moda.

Además, nuestro estilo se refleja en más sitios aparte de los museos nacionales. En el Museo Sheelin de lino antiguo irlandés en Enniskillen, Condado de Fermanagh, y el Centro del lino irlandés y museo de Lisburn, o en el elegante Museo de iconos de la moda en Newbridge Silverware, Condado de Kildare, se cubre cada aspecto de la moda que puedas imaginar.

Ideas para tus vacaciones, noticias, ofertas… regístrate para recibir nuestra revista digital y te mantendremos en contacto con Irlanda.

No hay resultados que se ajusten a tus criterios de búsqueda

¿Necesitas un vuelo o un ferry?

Por mar o por aire, encuentra aquí la mejor ruta

Encontrar vuelos
Encontrar ferry