Waterford: Las 9 mejores atracciones

Waterford City

Estas son 9 de las atracciones imprescindibles en Waterford, una ciudad animada e histórica en el soleado sureste de Irlanda

1. Elegancia cristalina

Una de las auténticas referencias de la artesanía en Waterford, Waterford Crystal, es famosa en todo el mundo, y con razón. El producto final tiene un aspecto magnífico en la sala de exposición, pero si quieres tener una perspectiva única de cómo se fabrica este cristal, tienes que ver su elaboración. En el centro de visitantes House of Waterford Crystal Visitor Centre, los talentosos artesanos del vidrio transforman masas de vidrio fundido de color ámbar en brillantes obras de arte, continuando la tradición de maestría artesana que lleva siglos fascinando al mundo.

Ha sido un largo viaje que comenzó en 1783, y ahora celebramos nuestro patrimonio en pleno centro de la ciudad

David McCoy, Waterford Crystal

2. Descubre los secretos de Waterford a pie

¿Quieres descubrir los secretos de Waterford? Busca a Jack Burtchaell de Waterford Walking Tours. Este galardonado guía te deleitará con historias divertidas, informativas y a veces chocantes, mientras te muestra algunas de las mayores atracciones de la ciudad. Uno de sus relatos más curiosos es el de la primera rana de Irlanda, llevada hasta Waterford por frailes franciscanos. "Tenían reglas muy estrictas en aquella época", cuenta Jack, "así que trajeron las ranas como comida para aumentar la dieta cuaresmal en la Edad Media, debido a su prohibición de comer carne los viernes". El tour pasa por algunos de los lugares más bonitos de Waterford, desde el palacio del obispo hasta las impresionantes iglesias de la ciudad.

3. Sube a una torre para descubrir un tesoro vikingo

Los vikingos dejaron una huella considerable en Waterford, sobre todo y de forma espectacular en la torre de Reginald. Llamada así en honor a un vikingo, Ragnall, que gobernó aquí en el siglo X, la torre de Reginald es el único monumento de Irlanda que lleva el nombre de un invasor, y sigue siendo tan impresionante como lo fue para las muchas generaciones que la han contemplado desde entonces. Sube a la segunda planta por la estrecha escalera de caracol y trata de imaginar la defensa de la ciudad desde esta torre en el siglo XIII.

En la torre también tendrás tiempo para cazar algún que otro tesoro. No te pierdas el Ring Pin, un broche celta de delicado diseño que está decorado en ambos lados y data aproximadamente del año 950 d.C.. Es tan solo una de las piezas de la magnífica colección que se exhibe aquí.

4. Siéntate en primera fila para el Spraoi Festival

Spraoi significa diversión en gaélico, ¡y este festival increíblemente entretenido es tan divertido como parece! Uno de los carnavales callejeros más grandes de Irlanda, Spraoi envuelve a Waterford con un remolino de colores y 'craic'. Imagina música en directo, artistas callejeros y fuegos artificiales… ¡y todo gratis! Spraoi atrae a grupos musicales famosos, mientras que el arte callejero y el teatro conquistan la ciudad durante tres días de magia que culminan en un espectacular desfile en el corazón de Waterford. Es el tipo de carnaval hecho a medida de familias y los jóvenes de corazón. Si vienes en agosto, no te lo puedes perder.

5. Disfruta de una delicia culinaria única

Puede que te hagas la pregunta: ¿qué es un blaa? Aunque pueda parecerlo, ¡no se te ocurra llamarlo un bap (panecillo) o bun (bollo)! El blaa es como un panecillo que se elabora en alguna de las cuatro pastelerías tradicionales de Waterford. La verdad es que no sabemos cómo consiguen que sean tan harinosos, suaves y deliciosos, ya que guardan celosamente la receta. ¡Es algo tan intrínsecamente de Waterford que la Comisión Europea le ha otorgado al blaa el rango de Indicación Geográfica Protegida! Pasea hasta el mercado agrícola de Jenkins Lane, que se celebra todos los sábados, y seguro que te marcharás con algún que otro ejemplo recién horneado de la comida más famosa de Waterford.

6. Descubre un Geoparque Global

Waterford es el hogar de varias playas especialmente bellas, pero para disfrutar de auténtica magia en la costa, la Costa del Cobre es una visita que no te puedes perder. Se llama la Costa del Cobre debido a la explotación minera que prosperó en la zona hace más de 200 años, y es un tramo de costa que alberga acantilados sobrecogedores y rutas de senderismo en playas de arena. Declarada Geoparque Global de la UNESCO en 2004, la Costa del Cobre tiene su origen en la edad de hielo. Se formó cuando dos volcanes explotaron del océano hace más de 300 millones de años. Sin embargo, hoy es un lugar maravilloso para pasar la tarde tranquilamente…con un picnic de blaas, por supuesto.

7. Explora el Waterford medieval

¿Sabías que la única pieza del vestuario de Enrique VIII que sobrevivió a su reinado en el siglo XV está en Waterford? Se trata del Cap of Maintenance, un sombrero bordado de terciopelo rojo. Presentado a Enrique como regalo del que era alcalde de Waterford en la época, hoy puedes ver el sombrero en el Museo Medieval de Waterford. En el mismo museo puedes admirar también las impresionantes vestiduras de tela de oro de Waterford. Estos paneles de seda de incalculable valor datan del siglo XV y muestran varias escenas bíblicas. Enterrados bajo la ciudad durante 123 años, estos increíbles y raros artefactos se descubrieron por fin durante el derribo de una catedral medieval: ¡un hallazgo feliz como pocos!

8. Sal en busca de oro

Muy alto en las montañas de Comeragh hay un lugar que se ha llegado a conocer como la Roca de Crotty. El nombre le viene del famoso bandido William Crotty, y la leyenda local dice que aquí enterró tesoros incalculables en el siglo XVIII. El tesoro se mantuvo oculto hasta 2015, hasta que un grupo de niños encontró oro en una excursión escolar, por valor de millones de euros. ¿Lo mejor de la historia? Según los lugareños, gran parte de los tesoros enterrados por Crotty siguen en las montañas de Comeragh. Con un poco de suerte, puede que encuentres algo durante tu ascenso por la vasta red de senderos de montaña.

9. Encuentra tesoros georgianos en un lugar muy antiguo

En el palacio del obispo (Bishop's Palace) de Waterford se exhibe un artefacto muy curioso: un mechón de cabello de Napoleón Bonaparte. Lo trajo a Irlanda la sobrina de Napoleón, Letitia, que contrajo matrimonio con Sir Thomas Wyse de Waterford y vino a vivir a la ciudad. A Wyse, que a su vez fue alcalde de Waterford y diplomático irlandés, le debió gustar mucho Napoleón, ¡hasta el punto de ponerle su nombre a su primer hijo! El cabello de Napoleón no es el único tesoro en este hermoso museo: puedes admirar cuadros de Waterford que datan de hace 300 años, espejos con forma de dragones elaboradamente tallados y un par de zapatos que desencadenaron toda una tendencia en la danza.

Los tesoros de Waterford no se terminan aquí…

No hay resultados que se ajusten a tus criterios de búsqueda

¿Necesitas un vuelo o un ferry?

Por mar o por aire, encuentra aquí la mejor ruta

Encontrar vuelos
Encontrar ferry
Vaya, no conocemos ese correo electrónico. ¿Quieres verificarlo y volver a probar?