3 formas de enamorarte en Irlanda

Perfecta para los asuntos del corazón, la belleza de Irlanda ha inspirado a románticos, poetas y soñadores durante siglos. Aquí te presentamos tres formas de enamorarte de Irlanda...

1. Lugares para formular la gran pregunta

Irlanda dice “sí” al amor y al matrimonio para todos, ¡por tanto lo justo es que ofrezcamos lugares simplemente increíbles en los que formular la gran pregunta!

Si os levantáis temprano, quizá os encontréis solos en lugares de una belleza magnífica como la cascada de Glencar, en el Condado de Leitrim, un lugar tan encantador que inspiró al poeta W. B. Yeats para escribir sobre él; la cascada de Torc, en el Condado de Kerry, oculta en el interior de un romántico bosque; o las pequeñas pero pintorescas cascadas en el apacible Parque Forestal de Tollymore, en el Condado de Down.

Disfrutad del encanto natural de Glendalough, en el Condado de Wicklow, con sus dos lagos ubicados en medio de un valle asombroso. Dejad vuestras huellas en los tramos solitarios de arena dorada de Silver Strand, en el Condado de Mayo, y arrodillaos ante los castillos que se erigen a orillas de los lagos.

Si preferís darle un efecto dramático, atreveos con el balanceo del puente de cuerda de Carrick-a-Rede, subid hasta lo alto de los acantilados de Slieve League en Donegal o descubrid el Jedi que lleváis dentro con una excursión al escarpado pico de Skellig Michael, desde donde podréis escuchar las olas del Atlántico, ¡es el lugar perfecto para formular la gran pregunta al amor de tu vida!

2. El gran día

No cabe duda de que en las bodas todo debe planificarse a la perfección, incluso los detalles más pequeños. Por eso, si deseas celebrar el banquete en el mismo lugar en el que te vas a casar (a excepción de una iglesia o de la oficina del registro civil), te recomendamos que compruebes que el lugar tenga licencia para llevar a cabo la ceremonia. ¡Aunque está bien saber que la belleza de Irlanda no acaba tras el “sí, quiero”! ¡El “sí, quiero” puede resonar de manera espectacular por toda la isla!

Prueba con el suntuoso lujo del castillo de Ashford, en Cong (Condado de Mayo), la discreta elegancia del aislado Gougane Barra Hotel, en West Cork, o quizá prefieras rodearte de 800 años de historia en Ballymagarvey Village, en el Condado de Meath, con su salón de banquetes, patio, jardín amurallado e impresionante mansión.

Incluso puedes darle un toque artístico a tu gran día en la Galería Nacional de Irlanda, en Dublín, o bien optar por el romanticismo a la vieja usanza en el majestuoso castillo de Crom, en el Condado de Fermanagh, a orillas del pintoresco Lough Erne.

3. Lunas de miel divinas

Además, la isla de Irlanda lo tiene todo como destino para la luna de miel (pregunta a Kim y Kanye, que eligieron Irlanda para iniciar su vida como matrimonio). Una opción es el castillo de Ballybur, en el Condado de Kilkenny, un lujoso castillo con cocina propia que se remonta a alrededor del año 1588. 

Y si buscas un sinfín de paisajes que causen sensación, la costa de la Calzada ofrece playas de arena blanca, acantilados escarpados, pueblos pintorescos y refugios acogedores. 

Si prefieres una mezcla de cultura y naturaleza, explora el histórico Bushmills Inn, pasea por el silvestre paisaje de la casa de campo Ard na Sidhe, situada a orillas del lago en Kerry, y deja que te cautive el encanto de Rathmullan House, en el Condado de Donegal.

¿Te has enamorado?

Descubre la magia de pasar por el altar en Irlanda

Casarse en Irlanda