Sugerencia de viaje: los extraordinarios castillos de Irlanda

Blarney castle
Conducir Conducir
1,392 Kilómetros

Maravillas medievales, elegantes casas familiares y ruinas espectaculares, descubre los impresionantes castillos de Irlanda

A lo largo de los siglos, la bella campiña irlandesa ha demostrado ser irresistible para los ricos y poderosos que desearon dejar su huella. Caballeros normandos, excéntricos aristócratas o jugadores de éxito, sus castillos aún salpican el paisaje.

Los extraordinarios castillos de Irlanda

Dublín

Desde el histórico centro de poder del país, dirígete al norte y disfruta del contraste de la fuerza normanda con el elegante confort del siglo XVIII.


A driving 34 minutos
Castillo de Dublín

Un símbolo de poder

Si los castillos son centros de poder, ninguno supera al castillo de Dublín. Es más una serie de edificios laberínticos que una fortaleza independiente, pero data del siglo XIII y fue construida en un enclave vikingo. En su momento, albergó una cárcel, la sede de la policía y los tribunales de justicia, por lo que las piedras que lo conforman están impregnadas de autoridad. Actualmente, es el lugar donde se da la bienvenida a las visitas de Estado y se inviste a los presidentes. Visita las dependencias principales, la Capilla real, la cripta y los bellos jardines, bajo los que se encuentra la “dubh linn” (laguna oscura) que dio nombre a la ciudad.

B driving 30 minutos
Castillo de Malahide

Un paraíso para los amantes de las plantas

Las partes más antiguas de esta imponente construcción se remontan a 1175 y siguen conservando un aspecto bastante bueno. Cerca de Dublín, el castillo desempeñó un papel importante en la Irlanda medieval. Fue propiedad de Richard Talbot, un normando a quien concedió la tierra el rey Enrique II en 1185 como agradecimiento por su ayuda en la conquista de Irlanda. La familia vivió aquí durante 800 años (con una breve interrupción, por “cortesía” de Oliver Cromwell). A mediados del siglo XX, Lord Milo Talbot, un apasionado coleccionista de plantas, trajo muestras de todo el mundo para poblar las nueve hectáreas de hermosos jardines que aún puedes recorrer hoy en día.

C
Castillo de Ardgillan

Unas vistas increíbles

Si te diriges al norte del condado de Dublín, te encontrarás un tipo de castillo muy diferente. Ardgillan inició su vida como Prospect House (mansión de las vistas), que debía su nombre a las preciosas vistas al mar y a las montañas de Mourne, en el condado de Down. Esta bonita y almenada estructura fue construida a mediados del siglo XVIII y, en su interior, es como una mansión grandiosa pero confortable, en lugar de un castillo espeluznante y lleno de corrientes de aire. Sus tierras son igual de elegantes e incluyen unos jardines formales y un parque espectacular. Cuando recorras el jardín de rosas, no te pierdas el impresionante invernadero victoriano que, antes de donarse a Ardgillan, perteneció al cercano hogar de la familia Jameson (sí, la del whiskey).

Irlanda del Norte

Espera lo inesperado aquí, como un excéntrico hogar conyugal de dos caras, una mansión señorial escocesa, unas ruinas de cuento de hadas y un enorme guardián junto al río.


D driving 1 hora y 7 minutos
Castillo de Ward

Un castillo con dos caras

Si te va la extravagancia, no puedes perderte el castillo de Ward. Cuando el esposo (lord Bangor) y la esposa (lady Ann Bligh) no lograron ponerse de acuerdo en qué tipo de casa deseaban construir, no discutieron, pero tampoco hicieron concesiones. Se construyeron ambas opciones. Un lado (el de ella) es todo elegante geometría paladiana; el otro (el de él) es una confección gótica con vistas a Strangford Lough. La distinción no se limita al exterior. El interior de la casa está dividido por la mitad y ambas partes se corresponden con sus respectivas fachadas.

Si dispones de más tiempo

El castillo de Ward ha sido una localización de rodaje clave para Juego de Tronos® y, en Winterfell Tours, ubicado en el patio del castillo de Ward, los seguidores pueden disfrutar de todo, desde banquetes medievales hasta clases de tiro con arco.  

E driving 1 hora y 9 minutos
Castillo de Belfast

Descubre los secretos del jardín de los gatos...

Uno de los verdaderos placeres que ofrece una visita al castillo de Belfast, una robusta mansión señorial escocesa del siglo XIX, son las vistas. Desde su posición elevada en Cave Hill, un monumento local que debe su nombre a las cinco cuevas en el lateral de sus acantilados, disfrutarás de las vistas más fantásticas de la ciudad y Belfast Lough. Cuando hayas mirado hasta hartarte, dirígete al original jardín de los gatos, donde nueve reproducciones de gatos se ocultan a simple vista, en la forma de cualquier cosa, desde arbustos a esculturas. ¿Cuántos encontrarás?  

F driving 2 horas y 16 minutos
Castillo de Dunluce

Drama en lo alto de los acantilados y relatos fantasmales

Si te interesan los cuentos de hadas, el folclore y los mitos, visita Dunluce. Ubicado en un saliente remoto y rocoso en una de las más bellas costas de Irlanda, es uno de los lugares más románticos que puedas imaginar. Los relatos sobre “banshees” y hadas, seres sobrenaturales y disputas sangrientas abundan (los clanes McQuillan y MacDonnel lucharon por el castillo durante años), e incluso se dice que existe el fantasma de una joven que murió mientras se fugaba para casarse. Al parecer, esto fue suficiente para inspirar a C. S. Lewis en la creación del castillo real de Cair Paravel de Las crónicas de Narnia.

G
Castillo de Enniskillen

Una fortaleza junto al río

Desde cualquier ángulo, el castillo de Enniskillen se ve grande, pero desde las aguas del río Erne, en cuya misma orilla descansa, parece abrumadoramente enorme. Nadie está del todo seguro sobre cuándo se construyó, pero las crónicas sugieren que fue en la década de 1420. Los torreones y sólidos muros han protegido la ciudad durante siglos y han sido una fortaleza tentadora para los invasores. Hoy en día, como corresponde, contiene dos museos: el Museo del condado de Fermanagh y el Museo de Inniskillings. El Museo del condado de Fermanagh narra la historia de esta región desde tiempos antiguos, mientras que el Museo de Inniskillings exhibe armas, uniformes y equipamiento militar desde el siglo XVII.

Ruta Costera del Atlántico

La riqueza y el poder inspiró a los constructores de estas imponentes estructuras, que se han mantenido en pie a lo largo de los siglos.


H driving 4 horas y 33 minutos
Castillo de Glenveagh

Glamour de Hollywood

No solo los invasores normandos construyeron casas para impresionar a los demás. John George Adair, un especulador de origen irlandés, amasó una fortuna en EE. UU. y regresó para construir el remoto paraíso al estilo de Balmoral del castillo de Glenveagh, cerca de las montañas de Derryveagh, a finales del siglo XIX. Su esposa diseñó los hermosos jardines y Henry McIlhenny, un posterior dueño irlando-estadounidense rico, no solo amplió el castillo sino que invitó a algunas de las mayores estrellas de Hollywood para se alojaran allí, incluyendo Charlie Chaplin y Greta Garbo. La ubicación es impresionante, 16.187 hectáreas de glens, montañas y bosques, e incluso hay una manada de ciervos deambulando por la propiedad. Sube al autobús que sale del centro de visitantes y empápate del glamour.

I driving 21 minutos
Castillo del rey Juan

Maravillas medievales en la ciudad de Limerick

Con sus enormes muros de piedra y torres circulares, la masa descomunal del castillo del rey Juan domina el corazón medieval de la ciudad de Limerick. Su ubicación fue elegida por primera vez por los vikingos en 922, antes de que el rey Juan, hermano de Ricardo “Corazón de León” (y famoso villano de muchos relatos sobre Robin Hood), hiciera construir otro castillo en 1197. Muchos de los elementos originales todavía perduran, junto con siglos de ampliaciones y reparaciones. En el patio, hay reconstrucciones de una tienda de campaña medieval y un asedio del siglo XVII (el castillo sufrió graves desperfectos durante el asedio de Limerick en 1642). Es un lugar que resulta evocador, y no solo para los aficionados a la historia.

J driving 1 hora y 28 minutos
Castillo de Bunratty

La historia cobra vida

Para visitar reconstrucciones de tiempos pasados completas y auténticas, dirígete al castillo de Bunratty, en el condado de Clare, entre Limerick y Ennis. Previamente, se construyeron otras estructuras en esta ubicación, pero el castillo actual se remonta a 1425 y se ha restaurado meticulosamente con tapices y muebles que insuflan vida a su historia. Reserva para asistir a uno de los banquetes medievales que se celebran por la noche y disfruta de la velada como un señor o señora medieval lo harían.

Si dispones de más tiempo

En la propiedad del castillo de Bunratty, encontrarás Bunratty Folk Park, donde puedes pasear por un pueblo del siglo XIX con casas, un pub y una tienda, todo en buen estado.

K
Castillo de Blarney

Un castillo con el don de la elocuencia

Puede que pululen multitud de historias inventadas y bromas sobre la labia (“blarney”) irlandesa, pero la visión del castillo de Blarney por sí misma borraría la sonrisa de tu rostro si formaras parte de un ejército invasor. Los muros terroríficamente altos derrotarían incluso a los asaltantes más duros, por no mencionar los tres túneles secretos a través de los cuales los astutos moradores del castillo podrían escapar si las cosas se pusieran demasiado feas. Besa la Piedra de Blarney y da un paseo por los jardines, que tienen un aire levemente inquietante, debido a los restos druídicos prehistóricos y los antiguos robles y tejos consagrados a tradiciones druidas.

El Ancestral Este de Irlanda

Fortalezas normandas proyectaron su hechizo sobre los concurridos pueblos a sus pies, mientras que una familia soñaba con descubrimientos científicos y buscaba maravillas.


L driving 1 hora y 1 minuto
Castillo de Cahir

Genialidad defensiva

Si lo que te preocupa son los invasores, echa un vistazo al castillo de Cahir. Su diseño es excepcional para la defensa, ubicado sobre una gran plataforma rocosa que podría soportar casi cualquier invasión, y lo hizo. De hecho, solo fue capturado tres veces en su historia, que se remonta al siglo XIII y está íntimamente vinculada con la todopoderosa familia Butler. Se ofrecen visitas guiadas y un espectáculo cinematográfico que narra la historia del castillo, pero un simple paseo ya aporta esa fuerte sensación del pasado.  

M driving 1 hora y 17 minutos
Castillo de Kilkenny

Un castillo repleto de arte y artesanía

Con vistas sobre el río Nore, el castillo de Kilkenny se encuentra justo en el centro de la ciudad de Kilkenny. Los habitantes, ocupados en sus quehaceres diarios, recorren las calles que ascienden hasta los muros del castillo. La ciudad todavía conserva un fuerte carácter medieval, con calles estrechas y acogedoras y edificios históricos todavía en uso. Partes del castillo del siglo XIII siguen pie, pero se han integrado en un conjunto sólido y en funcionamiento que, antes de venderse a los habitantes de Kilkenny por la bonita suma de 50 libras, perteneció durante 600 años a la familia Butler. Ahora, pequeños negocios artísticos y galerías florecen entre sus muros y patios.

N driving 1 hora y 25 minutos
Castillo de Birr

Delicias científicas en Birr

El bloque almenado del castillo de Birr es el hogar de una familia fascinante: los condes de Rosse. A lo largo de los siglos sus pasiones, por la astronomía, la tecnología, la ciencia y la horticultura, han sido satisfechas y compartidas con el mundo. La primera parada es el Leviatán, el enorme telescopio construido en la década de 1840 que durante mucho tiempo fue el más grande del mundo. La esposa del conde, por su parte, era una fotógrafa pionera y su hijo experimentó con la electricidad. Se rinde homenaje a sus intereses en el Centro de la ciencia. Generaciones posteriores estuvieron compuestas por jardineros, que crearon el maravilloso entorno que aún atrae a los visitantes con sus plantas poco comunes, un lago, un invernadero de helechos y jardines formales.

O
Castillo de Trim

Una fortaleza normanda

El castillo de Trim, el castillo normando más grande de Irlanda, dista mucho del mundo refinado e intelectual de Birr. Estos muros imponentes han resistido muchos ataques gracias a su posición estratégica en un terreno ligeramente elevado, en un vado al otro lado del río Boyne. Su fuerza y posición céntrica junto al río, en su día navegable, otorgaron al castillo de Trim la aprobación real y, en su larga historia, ha desempeñado muchas funciones, incluyendo la de prisión, hogar familiar y set de rodaje, cuando Mel Gibson rodó Braveheart aquí en la década de 1990. Solo se puede acceder al castillo durante las visitas guiadas, pero puedes recorrer el exuberante entorno a tu ritmo y disfrutar de la idílica ubicación ribereña.

Imprime y llévate esta sugerencia de viaje contigo

¿Te gusta? ¡Esto te encantará!

No hay resultados que se ajusten a tus criterios de búsqueda

¿Necesitas un vuelo o un ferry?

Por mar o por aire, encuentra aquí la mejor ruta

Encontrar vuelos
Encontrar ferry

Ofertas

Vaya, no conocemos ese correo electrónico. ¿Quieres verificarlo y volver a probar?