Un día perfecto en Dublín

Algunos dublineses nos cuentan un día perfecto en su ciudad.

Consejos expertos y sabiduría local son justo lo que necesitas para descubrir esos lugares especiales fuera de lo común y difíciles de encontrar.

Hemos preguntado cómo sería un día perfecto en la ciudad a tres dublineses que están en la onda. Elige seguir los pasos de una propietaria de boutique, un chef o un periodista.

Propietaria de boutique

La primera es Ruth Ní Loinsigh, propietaria de las boutiques dublinesas Om Diva y Atelier 27 en Drury Street.

"Mi día perfecto en Dublín es el domingo. Mis dos hijas (de cinco y siete años) y yo nos levantamos pronto el último domingo del mes y desayunamos con amigos en el mercado de pulgas de Dublín. A nuestros hijos les encantan los muffins y zumos naturales, mientras que yo suelo disfrutar del "especial de huevos". Después curioseamos todos juntos los puestos, que venden de todo, ¡desde vajilla de colección a muñecas Barbie de los años 70!

"Después del mercado, nos damos un pequeño paseo hasta Francis Street, el "barrio de las antigüedades" de Dublín. Ahí soñamos un rato mientras miramos los escaparates. Al subir la colina hasta la catedral de la Santísima Trinidad puedes oler el aroma de malta que llega desde la fábrica de Guinness: me recuerda a los domingos que pasaba con mi madre en Meath Street cuando era niña. Si tienes suerte puede que escuches doblar las campanas de la catedral de la Santísima Trinidad en todo su esplendor.

"Solemos detenernos para comprar los periódicos del domingo en un pequeño kiosco que hay en Fallon and Byrne, el mercado gastronómico de Dublín, para después seguir hacia St Stephen's Green, un parque central con una zona infantil estupenda. Nos tomamos un café de camino en Lemon Creperie (el mejor caffé latte de Dublín) y leo los suplementos dominicales mientras que los niños juegan en los columpios y toboganes.

"Después nos encanta pasear por Grafton Street donde artistas callejeros entretienen a todas las generaciones; puedes encontrar cualquier cosa, ¡desde los U2 del futuro hasta exóticos bailarines de limbo y sopladores de pompas gigantes! Puede que nos demos un homenaje para el almuerzo en Bewley's Café, con una copa de vino fresco para los mayores y helado para los niños. ¡No hay nada mejor que un domingo en Dublín!"

¿Sientes curiosidad por saber cómo es el día perfecto en Dublín para un chef y un periodista?