Wexford

Wexford Harbour
Wexford Harbour

Playas de Bandera Azul, brillantes faros, fresas en verano y un papel protagonista en la historia de Irlanda... Bienvenidos al sureste soleado de Irlanda

Hay patrimonio en cada esquina de Wexford. Toma por ejemplo Enniscorthy, que hace poco celebró un cumpleaños bastante significativo: 1.500 años. Aquí es donde encontrarás la catedral de San Aidan, diseñada por Pugin, un voluminoso castillo normando y un centro de visitantes que cuenta la historia de la cercana Vinegar Hill. En este monte tuvo lugar la batalla decisiva de la rebelión irlandesa de 1798.

Tampoco te pierdas New Ross, sitio en el que desembarcaron sobre las costas de Irlanda los primeros normandos en 1169. Conduciendo por el curso del río Barrow, verás una sorprendente réplica de un barco de la hambruna amarrado en los muelles. El barco es la atracción estrella del Dunbrody Experience, donde actores disfrazados se combinan con la interacción de los visitantes para crear una aventura que evoca la época de la hambruna (incluso recibirás una entrada con fecha de 1849).

Los amantes de la historia norteamericana también reconocerán en estos muelles el lugar desde el que el presidente John F Kennedy se dirigió a la gente de Irlanda durante su visita de 1963. El bisabuelo de Kennedy, Patrick, emigró desde New Ross a América en 1848, y la vieja casa de los Kennedy, que visitó el propio JFK para tomar una taza de té, puede visitarse en el pueblo cercano de Dunganstown.

Historia que llega a puerto

Siguiente en la lista está el propio pueblo de Wexford, donde hay una ruta patrimonial que se abre paso entre calles medievales empapadas de influencias vikingas, normandas y Cromwellianas. Hay que destacar la abadía de Selskar, donde Enrique II pasó seis semanas de penitencia en 1172 por su participación en el asesinato de San Thomas Beckett.

Wexford también tiene un ojo puesto sobre el futuro. El moderno y flamante Teatro de la Ópera acoge el Festival Anual de Ópera entre los paneles de nogal de su teatro y su café con vistas a la ciudad. El festival tiene lugar en octubre y el nuevo teatro lo ha propulsado hasta el siglo XXI.

Anzuelo, sedal y pesa de plomo

Stephen Spielberg eligió las playas de Bandera Azul al norte de Wexford para rodar la película Salvar al soldado Ryan (el desembarco de Normandía se rodó cerca de Curracloe), pero también merece la pena ver la agreste costa del sur.

Un corto viaje hacia el sur desde Wexford te descubre el pueblo pesquero de Kilmore Quay, desde donde los barcos pueden llevarte en un periquete a pescar en altura o avistar aves en las islas de Saltee.

Un viaje un poquito más largo te lleva a la desierta península de Hook. Viejos fuertes y recoletas calas se esconden detrás de cada esquina, pero el plato fuerte de una vuelta en coche por la península es el mismo faro de Hook. Esta imagen icónica lleva más de 800 años desviando buques de las rocas.

Súbete a la vieja torre en invierno y no solo verás los barcos pasar, incluso puede que veas alguna ballena.