Tipperary

Cahir Castle, County Tipperary
Cahir Castle, County Tipperary

Toma varios antiquísimos sitios patrimoniales, añádeles un paisaje ondulante de montañas y lagos y sazona con un buen pellizco de hospitalidad y calidez. Esa es la fórmula del éxito de Tipperary

Hasta hace relativamente poco, esta receta sólo se degustaba desde la distancia. Pero estaremos de acuerdo en que el mundo ahora es más pequeño que cuando, hace 100 años, Jack Judge escribió la cancioncilla It's A Long Way to Tipperary (Es un largo camino hasta Tipperary). Lo cierto es que hoy se llega enseguida a lo que se ha dado a conocer como el valle dorado de Irlanda, con su suntuoso tapiz de lagos, montañas y valles.

Piensa en el río Suir, que fluye delicadamente entre Carrick-on-Suir y Clonmel. Piensa en las cuevas de Mitchelstown, descubiertas por casualidad al caer una palanca entre las grietas en 1833. Piensa en el Glen de Aherlow, un mundo perdido entre las montañas de Galtee y Slievenamuck.

¿Te imaginas allí, en medio de todo?

También está Lough Derg, el genuino lago de recreo irlandés. Para verlo bien y con perspectiva, sube al Lookout ("mirador", nombre muy apropiado) de Portroe. Para acercarte más a la acción, puedes visitar sus pueblos portuarios, salir en bici desde Nenagh recorriendo uno de sus circuitos ciclistas o detenerte en los pueblos gemelos de Killaloe y Ballina. Uno está en Clare; el otro en Tipperary, lo que añade bastante picante al choque entre los dos condados sobre el campo de hurling en las competiciones de la GAA.

Patrimonio digno de una Reina

Escondidas entre las ondas y los pliegues de la campiña de Tipperary hay docenas de joyas patrimoniales. Por ejemplo, el pueblo medieval de Fethard, donde entre otras cosas descubrirás el famoso McCarthy's: bar, restaurante y funeraria... todo en uno.

O si viajas en coche, ¿por qué no siguas la Ruta de los Butler, que entrelaza el castillo de Ormonde, el castillo de Cahir, el Main Guard de Clonmel y otros hitos relacionados con la dinastía de los Butler?

El Rock of Cashel, antigua capital de los Reyes de Munster, fue uno de los platos fuertes de la reciente visita de la reina Isabel a Irlanda. Situado sobre un pedestal de hierba y caliza, su Round Tower (torre irlandesa), capilla románica y catedral gótica casi parecen un castillo en el aire.

Deliciosa comida

Claro que la tierra agrícola de Tipperary no es sólo campo. Los quesos locales son la atracción principal de los mercadillos de Cahir y Tipperary. Aquí en este condado encontrarás fincas frutales al lado de campamentos de camping. Escapadas deliciosas para gourmets en viejos conventos restaurados. O productos artesanales que rezuman de tiendas delicatessen en el pueblo fortificado de Nenagh. Es donde yates y cruceros que navegan por el río Shannon pueden amarrar para probar un cuenco de estofado en un gastropub, o degustar comida casera con una pincelada sofisticada en los restaurantes que hay frente al lago.

Buen provecho. El camino a Tipperary se ha hecho bastante más corto.