Louth

Sailing on Carlingford Lough
Sailing on Carlingford Lough

Louth es el condado "pequeño" de Irlanda. Pero pega fuerte

Pequeño, pero perfectamente formado. Eso, en resumen, es Louth. A pesar de su tamaño, esta esquina del país es el hogar de algunos de los grandes tesoros históricos del valle de Boyne y de una sorprendente extensión de costa que incluye pueblos de moda como Dundalk y Drogheda.

En su centro está Drogheda, uno de los pueblos amurallados más grandes de la Irlanda medieval, que hoy en día ha infundido un relajado cosmopolitismo a su núcleo histórico. En un momento dado, puedes estar devorando marisco fresco en un hotel a orillas del río. Un instante después, puedes estar explorando lugares de interés histórico, como Beaulieu House y sus jardines, todo del siglo XVII, o quedarte con la boca abierta ante la iglesia de San Pedro...

¿Porqué? La iglesia de San Pedro es famosa por su capilla dedicada a San Oliver Plunkett (1625-81), el último mártir católico que murió en Inglaterra, y la pieza central de la capilla es su espeluznante cabeza conservada.

La historia continúa muy cerca en la vieja abadía de Mellifont y Monasterboice. En esta última, no te pierdas la cruz de Muiredach, del siglo X. Tiene 5,5 m. de altura y sus paneles muestran escenas bíblicas como si de un iPad de la antigüedad se tratara. Increíblemente, se talló de un único bloque de arenisca.

Agua, agua por todas partes

Louth puede presumir de un litoral impresionante, que se extiende sobre los 90 km. que van desde Carlingford Lough hasta las playas de Baltray. ¿Has caminado alguna vez sobre el agua? Te sentirás como si lo hubieras hecho después de una vuelta por la península de Clogherhead, serpenteando alrededor de rocas como las que se utilizaron para crear las menhires de Newgrange, antes de llegar a Port Oriel.

Luego está Carlingford, lo más que se puede parecer un pueblo a un museo al aire libre. Al caminar por sus calles medievales, verás una tienda de golosinas a un lado, un tholsel (un antiguo edificio público) al otro, un centro de aventuras ultra-moderno aquí, una casa de la moneda medieval allá... y así por todo el pueblo. Carlingford también acoge un gran festival de la ostra en agosto y una efervescente escena de bistrós que no desentonaría en cualquier pequeña ciudad.

Duendes

La península de Cooley no solo tiene un aspecto fabuloso, es que lo es... se dice que Slieve Foy es la última morada del héroe irlandés Fionn mac Cumhaill. Fue un lugar fundamental en la leyenda de Táin Bó Cúailnge que se recoge en la literatura irlandesa del siglo XII (a menudo traducida como El robo del toro de Cooley, que cuenta la saga épica de la reina Medbh de Connacht y del guerrero Cuchulainn.

Como si eso fuera poco, también se incluye en la Directiva Europea de Hábitats como zona especialmente protegida por su flora, fauna y duendes.

Exacto: los duendes de Irlanda... los leprechauns. No sabemos muy bien cómo la U.E. se ha visto envuelta en algo así, pero les vamos a seguir la corriente. Slieve Foy acoge la caza anual de leprechauns e incluso puedes ver un traje de un leprechaun y sus huesos en un pub local, PJ O'Hare's.

¡Bienvenidos a un pequeño condado con muchas posibilidades!