Laois

Desde practicar senderismo en las montañas más antiguas de Europa hasta tomar fotos en los festivales y museos más estrafalarios de Irlanda... Laois no tiene salida al mar, pero sabe agradar de mil maneras

El Rock of Dunamase

Cuando visites el Condado de Laois no te olvides de visitar el famoso Rock of Dunamase, ¡uno de los lugares con más historia de toda Irlanda! En el Rock, los primeros signos de ocupación datan del siglo IX. En el año 845 los vikingos de Dublín atacaron el lugar. El Castillo fue construido en el siglo XII, pero destruido con una bomba en el año 1650. En la actualidad sólo nos queda la estructura exterior de la edificación.

Más eléctrico que aterrador

Laois tiene una larga tradición de festivales especializados. Uno de los festivales más antiguos es su Steam Rally anual. El festival tiene lugar en agosto y ve llegar lustrosas y majestuosas máquinas de vapor que desfilan ante la multitud. Y el Museo de vapor de Stradbally está a tiro de piedra.

Hay que querer a un sitio lo suficientemente descarado como para organizar un festival que simplemente se llame: "Howya" (alias el Festival de las amistades en Irlanda). Howya es la abreviatura de "How are ya" (¿Cómo estás?) y un saludo irlandés al que se puede responder de dos formas: 1) "Fenomenal" (que significa "nada mal") o 2) "Nada mal" (que significa "fenomenal").

asta 10.000 asistentes llegan al evento cada agosto, que también incluye el Festival de espantapájaros de Durrow (siendo el plato fuerte el campeonato irlandés de espantapájaros).

Si el vapor y los espantapájaros no son lo tuyo, prueba con el Electric Picnic. Es el festival de música que se organiza cada septiembre en Stradbally Hall, edificio del siglo XVIII, tan famoso por su cartel de música ecléctica como por su comida y jacuzzis, tipis, gastronomía para gourmets y campings familiares.

¿O qué te parece la parafernalia "vintage" de caza y pesca en el Museo de pesca con mosca y caza de Attanagh, el único museo de este tipo en Europa?

 

Aguas salvajes

Los pescadores también sentirán la dulce llamada de la naturaleza. Prueba la pesca con caña en los lagos de Laois o la pesca de lanzado para la trucha marrón y otras especies en el río Barrow, que produce más peces oficialmente galardonados que ninguna otra zona de pesca en Irlanda.

El Barrow nace en las montañas de Slieve Bloom, las más antiguas de Europa junto al Macizo Central en Francia, y aunque a lo largo de los milenios han bajado en altitud, desde 3.700 m hasta tan solo 527 m hoy en día, las Slieve Bloom están repletas de rincones ocultos. Parecen suplicar que las explores, desde las cascadas de Glenbarrow hasta el sendero Slieve Bloom Way de 84 km.

Las Slieve Blooms acogen festivales de senderismo a lo largo de todo el año, pero si visitas en octubre encontrarás otro festival estrafalario: el Festival de cuentacuentos de Slieve Bloom es la excusa perfecta para aparcar un rato las botas y dejar que te envuelvan unos cuantos cuentos, relatos o poemas.

Estrellas del Rock

Puede que el Festival Electric Picnic traiga algunas de las estrellas del rock más importantes del mundo al pequeño condado de Laois, pero hay una estrella del rock que se queda todo el año: la Roca de Dunamaise. Los normandos encontraron en este afloramiento de piedra caliza el lugar perfecto para construir una fortaleza.

El asiento del siglo XII se incluyó en la dote de la hija del Rey de Leinster cuando se casó con el normando Lord Strongbow. Sus ruinas y vistas dejan pocas dudas del porqué.