Nuestro pequeño poni

En una pequeña exposición en la planta baja del museo Station House de Clifden, se cuenta la historia del poni autóctono de Connemara

Cleggan Riding Centre
Cleggan Riding Centre

La exposición incluye un cortometraje que se proyecta junto a un carro lleno de turba: las escenas parecen extrañamente familiares pero, a la vez, curiosamente distantes.

Los paisajes podrían ser del Connemara actual, pero está claro que la gente que aparece no es de esta época. Hombres jóvenes vestidos con gruesos suéteres cabalgan a pelo sobre ponis, atravesando la espuma de las olas que rompen sobre la playa. Un criador lleva un bote a remo hasta una isla de yeguas, con su semental, Island Night, siguiéndole a nado

Cleggan Riding Centre, Connemara
Cleggan Riding Centre, Connemara

Los paisajes podrían ser del Connemara actual, pero está claro que la gente que aparece no es de esta época. Hombres jóvenes vestidos con gruesos suéteres cabalgan a pelo sobre ponis, atravesando la espuma de las olas que rompen sobre la playa. Un criador lleva un bote a remo hasta una isla de yeguas, con su semental, Island Night, que le sigue a nado agitado e impaciente.

 

Un tiempo pasado

Hay pocos ponis en Connemara que sigan tirando de carros de turba como solían hacer, y aún menos criadores que lleven sus sementales a nado hasta harenes de yeguas. No hace tanto que el poni de Connemara, de paso seguro y gran corazón, casi desapareció de su paisaje nativo. Una criadora local recuerda que estuvieron a punto de perder un pedazo de sus almas.

 

La fuerte recuperación, cuenta, es la manera que han tenido los lugareños de agradecerle al poni la ayuda que siempre les ha prestado.

 

¿Crees que este artículo le puede gustar a un amigo? Haz clic en para guardar y compartir


Hacerse con las riendas

No cabe duda de que los lugareños aman a este poni; a los visitantes también se les ve encantados y muchos eligen realizar una ruta por la zona a lomos de un poni. Y si eso es lo que buscas, no hay nadie mejor que Willie Leahy, fundador del museo del caballo y centro del patrimonio de Dartfielden Galway, para ayudarte a ensillar un poni. Willie es, desde hace años, el criador de ponis de Connemara más importante de Irlanda (y del mundo entero) y fue el primer hombre en todo el mundo en dirigir una ruta hípica de recreo.

Ahora ya con más de 70 años, sigue impresionando su planta cuando se sube al caballo y pasa largas horas guiando a jinetes por las arenas de estas playas, bordeando la ciénaga de Roundstone y ascendiendo por las laderas de la colina de Errisbeg.

Como cuenta el mismo Willie, "es difícil de expresar el encanto y la magia que te transmite Irlanda cuando vas a lomo de un caballo".

La emoción de las ventas de poni

Recorrer una ruta es una forma de vivir los dulces encantos del poni, pero una visita al mercado de ponis de Connemara, permanentemente instalado en Clifden y donde puedes ser testigo de la astucia y el arte de los curtidos vendedores de caballos, es otra. "Recibimos a compradores que llegan desde lugares tan lejanos como San Francisco y Tokyo", nos cuenta John Riordan de Lishmar Connemara Ponies. "Les atrae la fortaleza de carácter del poni, son tan simpáticos y versátiles..."

Clifden, un pueblo conocido como la "capital de Connemara", acoge durante una semana el Festival del poni de Connemara, que culmina con la famosa Exhibición de ponis de Connemara, el mayor escaparate de ponis de Connemara en el mundo. Los ponis exhiben orgullosos su destreza superando pruebas y competiciones, bajo la atenta mirada de los experimentados jueces.

¿Ponis vikingos?

¿Pero cómo llegaron, en primer lugar, estos animales dóciles, afables y atléticos a Irlanda? Se suele discutir acerca de la historia del poni, pero una de las versiones cuenta que cuando se hundió la Armada española frente a las costas occidentales de Irlanda, en 1588, sus caballos nadaron hasta la costa y se cruzaron con los ponis autóctonos que corrían salvajes por las montañas.

Según otra teoría, sus orígenes se remontan a tiempos de los vikingos. Pero una cosa es segura: el éxito del poni radica en su habilidad para adaptarse y sobrevivir en un entorno salvaje y accidentado como el de Irlanda occidental.

Como dice John Riordan: "se trata, simplemente, de un poni muy especial".

Ideas para tus vacaciones, noticias, ofertas… regístrate para recibir nuestra revista digital y te mantendremos en contacto con Irlanda.

No hay resultados que se ajusten a tus criterios de búsqueda

¿Necesitas un vuelo o un ferry?

Por mar o por aire, encuentra aquí la mejor ruta

Encontrar vuelos
Encontrar ferry