Clonmacnoise

Bienvenidos a la quintaesencia de la belleza en Irlanda: las ruinas monásticas de Clonmacnoise

Clonmacnoise, County Offaly
Clonmacnoise, County Offaly

Obviamente, puedes llegar a Clonmacnoise por carretera. Pero si realmente quieres llevarte una historia para contar, es mejor llegar a este yacimiento del Cristianismo temprano en barco.

Navegando tranquilamente por el río Shannon desde Athlone, el imponente canal te arrastra desde la Irlanda moderna hasta los campos exuberantes de Westmeath. De pronto, sigues una curva del río y te encuentras en medio del siglo VI.

Clonmacnoise, County Offaly
Clonmacnoise, County Offaly

Los importantes vestigios de una catedral, torre irlandesa, altas cruces irlandesas y no menos de siete iglesias que datan de 545 d. de C. no parecen pertenecer a esta ciénaga tan remota. En realidad, Clonmacnoise llegó a ser uno de los más importantes centros de religión y erudición de toda Europa.

¿Crees que este artículo le puede gustar a un amigo? Haz clic en para guardar y compartir

Levantado por San Ciarano Mac a tSaor ("hijo de carpintero"), Clonmacnoise estaba situado en la intersección del río Shannon con la ruta este-oeste más importante de Irlanda en la época, un emplazamiento estratégico que fue fundamental para su crecimiento.

En el siglo IX ya era el monasterio más famoso de Irlanda junto a Clonard, y recibía la visita de estudiosos de toda Europa. Entre los siglos IX y XI, se convirtió incluso en camposanto para los Grandes Reyes de Tara.

Arte imperecedero

Las primeras estructuras de Clonmacnoise, fabricadas con madera en el siglo IX, empezaron a sustituirse por edificios más durables, hechos de piedra. Las imponentes ruinas que vemos hoy, muchas de las cuales han sido objeto de exhaustivas obras de conservación, reflejan el hervidero de actividad que fue una vez el lugar: impresiona pensar que 1.500 o 2.000 personas vivieron y trabajaron aquí durante el siglo XI.

Paseando hoy en día por las ruinas moteadas de liquen, es fácil imaginarse el trajín de monjes, la febril actividad de los artistas produciendo desde manuscritos hasta obras en piedra y metal. Una de las piezas de arte más impresionantes es el báculo ornamentado de obispo que se exhibe ahora en el Museo Nacional de Irlanda...

Tal fue la importancia de Clonmacnoise para el patrimonio cristiano de la isla, que se cuenta que San Ciarano regresó aquí siglos después de su muerte para apalear a un saqueador con su báculo dorado.

Altas cruces irlandesas

Las tres espléndidas altas cruces irlandesas son auténticas estrellas en Clonmacnoise, resguardadas hoy en día de los caprichos del clima irlandés en el interior del excelente centro de interpretación (réplicas muy convincentes se encuentran en sus emplazamientos originales). La más famosa mide cuatro metros y se conoce como la Cruz de las escrituras, con una arenisca hábilmente tallada para formar elaboradas figuras en sus cuatro costados.

No fue hasta el siglo XII, 500 años después de su fundación, que empezó la decadencia de Clonmacnoise, debido a un influjo de órdenes religiosas rivales y al crecimiento de la ciudad de Athlone al norte.

Sin embargo, el papa Juan Pablo II tenía a Clonmacnoise en alta estima y la incluyó en su famosa visita a Irlanda de 1979. Su significado histórico y popularidad entre visitantes perdura 1.500 años más tarde.

Ideas para tus vacaciones, noticias, ofertas… regístrate para recibir nuestra revista digital y te mantendremos en contacto con Irlanda.

No hay resultados que se ajusten a tus criterios de búsqueda

¿Necesitas un vuelo o un ferry?

Por mar o por aire, encuentra aquí la mejor ruta

Encontrar vuelos
Encontrar ferry