Newry: cinco cosas que hacer

Para ser una ciudad pequeña Newry lo tiene todo. Hemos escogido cinco cosas que hacer tanto si te gusta ir de compras como si te van los castillos.

1. Contempla la historia conservada en roca.

Newry ha sido un asentamiento humano desde el 4.000 a. C. de modo que no es de extrañar que tenga un patrimonio rico y variado. Sus casas georgianas del siglo XVIII y un precioso palacio de justicia del XIX se elevan elegantemente entre estructuras modernas. Por los muelles, los edificios de ladrillo del canal y sus atractivas fachadas de terracota siguen en pie con sus diseños originales.

Un antiguo molino de azúcar ocupado por el ejército americano durante la Segunda Guerra Mundial es hoy en día un próspero negocio de diseño textil con galería de arte y cafetería incluida. Después de su restauración, una antigua hilandería de lino se usa ahora como centro comunitario. Puedes conocerlo todo sobre la historia de estos edificios en la Ruta del Patrimonio de Newry, que comienza en el histórico castillo de Bagenal y se extiende por toda la ciudad.

2. Descubrir un castillo

Oculto durante siglos y redescubierto en 1996, el castillo de Bagenal ha pasado por un extraordinario proceso de restauración y alberga desde una torre fortificada del siglo XVI hasta un almacén del XIX. Ahora es la sede de la oficina de turismo de Newry y alberga un interesante museo que merece la pena visitar. No te pierdas la "Piedra de la Promesa", una losa de granito moteado de negro con una cruz celta situada en el muro de Castle Street. Su particular nombre proviene de los tratos que los panaderos sellaban sobre ella los días de mercado, tocándola para llamar a la buena suerte.

3. La catedral de la cultura

Las iglesias y catedrales de Newry son auténticos manantiales de historia. Un cautivador panorama de ciudad y campo se despliega alrededor de la alta Iglesia de San Patricio. La iglesia fue fundada en 1578 y es una de las primeras iglesias protestantes construidas en la isla de Irlanda.

La siguiente parada es la catedral de San Patricio y San Colman, el principal templo católico de la ciudad. Conocida por sus luminosas vidrieras, esta catedral se abrió al culto en 1829 y en su interior hay magníficas obras de mármol de estilo italiano.

4. Observando al "Peón".

La cara perfectamente esculpida de la estatua del Peón de Newry vigila desde su pedestal en Sugar Island. Esta estatua de bronce levantada en 2011 conmemora a los hombres que construyeron el Canal de Newry en 1742.

5. ¡Tarta!

El Café Shelbourne es una institución en Newry. Aquí es donde reponen fuerzas con la deliciosa pastelería los que vienen agotados de hacer compras y los que hacen su pausa del almuerzo. La encargada Edell Farrell lo describe como "un negocio familiar para familias y una parte del tejido social de Newry desde hace generaciones".

Desde hace más de cien años el aroma de los dulces recién horneados perfuma el aire mientras que las pasteleras hacen lo que saben hacer mejor en las cocinas. Estamos hablando de tarta de chocolate fundido, pasteles de toffee y plátano, Pavlova, tartas... ¡la lista es interminable! En las paredes hay obras de artistas locales y de uno de los creadores más prometedores de Irlanda: Graham Knuttel. Nuestros favoritos son los retratos de Bono y Van Morrison.