Ciudad de Lisburn

Lisburn es una ciudad alegre de tiendas bonitas, tentadores restaurantes y hermoso lino tradicional

El lino es solo una parte del tejido de la vida urbana en Lisburn, pero es una parte interesante. El lino irlandés era el preferido de la realeza europea, elegido para las servilletas del Titanic, ¡e incluso utilizado en el paracaídas de Neil Armstrong!

Una distinguida historia de más de 400 años significa que Lisburn tiene muchos más relatos en la manga (de lino) para contar a sus visitantes.

La ciudad está situada al suroeste de Belfast, en un fértil valle verde justo al lado del río Lagan. Tiene el aspecto vivaz de una ciudad joven, habiendo adquirido su condición de ciudad en 2002 por nombramiento de la reina Isabel durante las celebraciones de su Jubileo de Oro. Sin embargo, sus agradables paisajes casi no han cambiado desde el siglo XVIII gracias a la conservación de sus edificios.

El centro de la ciudad, perfecta para paseos y sin tráfico, suele estar lleno de gente que va de compras hacia Bow Street Mall y la Lisburn Square de estilo georgiano. Los cafés con especialidades selectas y panaderías verdaderamente buenas como Windsor y Jeffers son excelentes sitios para una parada por el camino, mientras que el delicatessen Yellow Door es el sitio de moda para ingredientes frescos locales.

Claro que Lisburn tiene mucho más que cafés y tiendas. Los hermosos parques de la ciudad cuentan la historia de su gran benefactor, Sir Richard Wallace, que donó 50 fuentes a París y Lisburn para conmemorar el fin del asedio de París en 1871.

¿Quieres descubrir más acerca del pasado textil de la ciudad? Entonces no te pierdas el Centro del lino irlandés y Museo de Lisburn. La época de esplendor del lino fue en el siglo XVIII, cuando la producción estaba en su cenit. Aquí podrás aprender todo lo que hay que saber sobre su historia.

En su conjunto, Lisburn es precioso rincón para turismo, compras e historia, todo a orillas del río.