Limerick: cinco cosas que hacer

Espera lo inesperado en Limerick. Desde huevos fritos en un mercado victoriano hasta pubs estrafalarios que acogen a presidentes literarios, todo al alcance de tu mano…

1. Explora el picoteo del Milk Market

Sé amable con Anne Lloyd y te corresponderá preparándote unos huevos fritos celtas y morcilla irlandesa en el fabuloso Milk Market. Los huevos van envueltos en carne de salchicha, empanados y fritos. "Los turistas los prueban con temor", se ríe, "pero les encantan y siempre piden más".

El sábado por la mañana es el mejor momento para captar esta fusión de sabor, música y humor desenfadado en el antiguo edificio de piedra que fue una vez el mercado de maíz. Con su impresionante nueva carpa, es un hervidero de actividad que atrae a comerciantes de toda la región. Hazte con unos exquisitos panes de espelta, pescado del oeste de Cork, fruta y verdura de Kerry y una sabrosa selección de alimentos ecológicos: salchichas, aceitunas, mermeladas, pastelería y chocolates locales.

2. Descubre el arte genial de Jack B Yeats y Picasso

Dirígete a la Galería de la ciudad de Limerick para encontrar una magnífica colección de pintura irlandesa. La amplitud de la selección es lo fundamental, pero un buen punto de inicio es Chairopanes, el retrato de Jack B Yeats de una atracción de feria. En 2012 se ha abierto un anexo de la galería con un presupuesto de 1,7 millones de euros.

Tu exploración cultural no estará completa sin una visita al impresionante museo Hunt y sus extraordinarias exposiciones: una de las mejores colecciones de tesoros celtas y medievales fuera de Dublín, además de obras de Picasso, Renoir y Henry Moore. También hay una ruta del tesoro para niños, una tienda de regalos y un maravilloso café que mira sobre el río Shannon.

3. Siéntate en un pupitre al lado del escritor más famoso de Limerick

Explora la vida del autor ganador del premio Pulitzer Frank McCourt, visitando su antigua escuela que ha sido transformada en un museo. Aunque nació en Brooklyn, McCourt se educó en Limerick y es autor de Las cenizas de Ángela, el éxito de ventas en el que cuenta su infancia en Limerick.

Leamy House, un delicioso edificio protegido de estilo Tudor, cuenta la historia de su educación marcada por la pobreza. La escuela restaurada es similar a la original con sus mapas, pizarras y tinteros. Hay incluso un maniquí sentado en el pupitre que estudia gramática francesa.

Después de tu visita, únete al tour a pie de Las cenizas de Ángela. Cubre unas increíbles 42 localizaciones del libro, incluida la oficina de correos en la que trabajó el autor como telegrafista y el precioso Pery Square, de estilo georgiano y situado al lado de People's Park: dos de las atracciones que no te puedes perder en Limerick.

4. Lee poesía en la Casa Blanca

El propio Presidente de Irlanda, nada menos, Michael D Higgins, nacido en Limerick, ha recitado su poesía en la Casa Blanca, el pub más antiguo de la ciudad y lugar predilecto de poetas, escritores y eruditos. Con suerte, puede incluso que oigas recitar un "Limerick" (un poema corto e ingenioso).

Todos los miércoles, Barney Sheehan se pone la pajarita y presenta a los mejores bardos de la ciudad. Se anima a que los visitantes lean su propia poesía y, como valor añadido, se sirve picoteo gratis. El encargado Glenn McLoughlin dice que Limerick es "un pueblo grande" y que la poesía es una excelente vía de escape para la gente: "Se inspiran unos a otros y a los turistas les encanta venir a verlo y participar".

5. Ven a ver el rugby en Thomond Park

Una buena forma de catar la cultura deportiva de Limerick es con un tour de Thomond Park, campo sagrado para los amantes del rugby en el que Munster consiguió batir a los imponentes All Blacks 12-0 en 1978. Puedes entrar en zonas que suelen estar reservadas a los jugadores y árbitros, además de visitar el museo.