Armagh, una belleza añeja

St Patrick’s Cathedral, Armagh
St Patrick’s Cathedral, Armagh

La ciudad de Armagh es un gran mezcla de cultura, catedrales y craic con fantásticos pubs, un hermoso bulevar bordeado de árboles y elegantes museos

Es difícil no quedar impresionado por el linaje de Armagh. Al fin y al cabo, lleva más de 5.000 años siendo la capital eclesiástica de la isla. A tan solo una hora de carretera desde Belfast, esta antigua ciudad tiene historia a raudales y sus empinadas calles, elaborados portales y extravagante arquitectura le dan un aire de misterio difícil de superar.

¿Te interesa San Patricio? Bienvenidos a Armagh. Se cuenta que el santo patrón de Irlanda dispuso aquí la construcción de una iglesia de piedra en 445 d. de C. Y en el mismo punto en el que se encuentra ahora la Catedral de San Patricio de la Iglesia de Irlanda, se puede bajar a una cripta de la Edad Media en la que suena música sacra entre bustos de piedra y animales tallados.

Claro que el título de "capital eclesiástica" no ayuda a que Armagh parezca precisamente una metrópoli cosmopolita... pero no te dejes engañar: pubs peculiares como The Hole in the Wall, McCrum's Court y Red Ned's; tiendas familiares como el supermercado Emerson's y TG Hawthorne's; una rica escena cultural y un inmenso Festival del día de San Patricio se ocupan de que la actividad no cese durante todo el año

La mejor forma de explorar todo lo que ofrece la ciudad es a pie. Desde la bella colección de edificios en el bulevar bordeado de preciosos plátanos, tilos, hayas y castaños, hasta las elegantes calles como English Street, Scotch Street y Irish Street.

Si pasas unos pocos días aquí, resonará en tus oídos la descripción que hizo de la ciudad el escritor de viajes de la década de 1930, Richard Hayward: "La belleza de Armagh es la de una dama que ha envejecido admirablemente".