La región de los lagos de Fermanagh

Enniskillen Castle is home to Fermanagh County Museum
Enniskillen Castle is home to Fermanagh County Museum

En Fermanagh hay agua, agua por todas partes. Esta región está hecha a la medida de los pescadores de agua dulce, los exploradores o todos aquellos a los que simplemente les encanta pasar el rato en barco

Fermanagh es un condado que se define por el agua: una tercera parte de su superficie está cubierta de este líquido cristalino. Pero esta región de lagos también tiene mucho que conocer en tierra firme, desde mansiones imponentes hasta la montaña de Cuilcagh y las salas llenas de ecos de las cuevas de Marble Arch.

Agua, agua por todas partes

En Fermanagh se encuentra una de las redes de vías fluviales más larga de Europa: 700km de ríos, canales y lagos que se combinan para crear el mundo acuático perfecto. Puedes pescar (los lagos son famosos en todo el mundo por sus lucios y rutilos de invierno). Puedes practicar el wakeboard y el esquí acuático. O sencillamente relajarte y empaparte del ambiente.

En este laberinto de lagos el mayor de todos se llama Lough Erne. Se trata de un enorme lago en pleno centro del río Erne que contiene 154 islas, entre las que se incluye la isla de Devenish, donde se levanta uno de los más bellos enclaves monásticos de Irlanda del Norte, y en cuyo centro encontraremos la bulliciosa ciudad de Enniskillen.

En las orillas

Enniskillen divide el gran lago en dos partes, la superior y la inferior, llamadas Upper y Lower Lough Erne respectivamente. Solía ser el cuartel general de los jefes del clan más poderoso de Fermangh, los Maguires, que tenían una flota privada de 1500 barcos para patrullar el enorme lago.

 

El castillo de Enniskillen era la fortaleza perfecta para divisar cualquier amenaza, si bien hoy en día alberga el Museo del Condado de Fermanagh y el museo del regimiento de los Fusileros Reales de Inniskilling.

 

Entre los habitantes más recientes se cuentan grandes escritores como Oscar Wilde y Samuel Beckett, que fueron alumnos de la famosa Portora Royal School de Enniskillen. Sin embargo no eran verdaderos Enniskilliners, pues los nativos dicen que para tener ese honor es necesario haber nacido entre los puentes de la isla central de la ciudad: Inis Ceithleann de donde toma su nombre.

 

No te pierdas Main Street, de una milla de longitud, ¡una calle que al recorrerla cambia seis veces de nombre!

 

Montañas y cuevas

En Fermanagh se halla además la montaña de Cuilcagh, un pico de 665 m. de altura, sobre el que puede observarse en los días claros un panorama que abarca desde el Mar de Irlanda hasta el Océano Atlántico. Su silueta característica, una abrupta meseta flanqueada por escarpados precipicios, es el resultado de la erosión de la piedra caliza del entorno, y constituye un paraíso geológico declarado Geoparque por la Unesco.

Además de las excursiones por las colinas, brezales y bosques (sin olvidar el estilo palladiano de Florence Court y el castillo de Coole), los viajeros pueden explorar las bellezas geológicas del subsuelo visitando las cuevas de Marble Arch.

Comenzando por un paseo subterráneo en barca hasta terminar en cavernas formadas hace 650 millones de años, descubrir este subsuelo de salas y pasadizos es la mejor forma de llegar al corazón de Fermanagh.

A través del agua, por supuesto.