Volver

Autopistas hacia el cielo: las rutas en coche más bellas de Irlanda

Aquí te lo repetimos sin cesar: “Llega hasta donde Irlanda te lleve”. Bueno, pues hoy vamos a ofrecer algunos consejos especialmente dirigidos a todos los que conducen hasta donde Irlanda les lleva. Prometemos mantener los ojos puestos en la carretera mientras nuestra bloguera invitada Fiona Hilliard nos muestra cuatro de las rutas turísticas en coche más bonitas de Irlanda.

La zona del Burren, Condado de Clare
En un modesto y tranquilo rincón del Condado de Clare se encuentra una de las atracciones naturales más peculiares de Irlanda. A primera vista, la zona del Burren, cuya etimología procede de la palabra gaélica boireann que significa “tierra rocosa”, parece un paisaje lunar de piedra caliza áspera e inhabitable, pero no te dejes engañar por las apariencias, allí viven más de 700 tipos de plantas y se considera una de las regiones botánicas más ricas de Europa. La fauna silvestre también florece aquí, donde podrás contemplar muchas especies de pájaros, pequeños mamíferos y mariposas… 28 de los 32 tipos de mariposas que se encuentran en Irlanda son autóctonas de la zona del Burren.

La vida en la zona del Burren comenzó hace mucho, mucho tiempo. La piedra caliza que domina la zona se formó a partir de conchas de criaturas marinas hace 300 millones de años. Unos 15.000 años después, un glaciar chocó contra el suelo y la cólera helada de la naturaleza desgastó la piedra formando las calzadas angulares que hoy nos fascinan.
La ruta: el circuito de la zona del Burren tiene 83 km. Comienza en la antigua ciudad de Kilfenora. Conduciendo hacia el oeste llegarás a Lisdoonvarna (que albergará en septiembre el festival de solteros, Matchmaker) y verás las señales hacia Fanore y Black Head. Detente a visitar el Centro de la zona del Burren para sumergirte en la historia, la flora y la fauna de la región. También merece la pena visitar la villa de Craggah y recorrer a pie la costa de Fanore.

La Ruta Costera de la Calzada
La Ruta Costera de la Calzada se prolonga más de 160 kilómetros entre dos ciudades llenas de vida: Belfast y Londonderry, para conformar uno de los viajes por carretera más bellos del mundo. Las columnas de basalto de la Calzada del Gigante son solo uno de los platos fuertes de esta espectacular línea costera.

Esta ruta empieza en Belfast, para dirigirse hacia el norte a través de la ciudad costera de Carrickfergus atravesando los nueve Valles de Antrim: valles cincelados por glaciares salpicados de encantadores pueblos costeros y terrenos boscosos. Entre Ballycastle y la Calzada del Gigante se extiende el tramo más pintoresco de la ruta, con acantilados negros y pizarra blanca, preciosos puertos y grandes extensiones de playa. Respira hondo y atrévete a cruzar el puente de cuerda Carrick-a-Rede… no te arrepentirás, ya que al otro lado te encontrarás con la famosa Calzada del Gigante, declarada Patrimonio Mundial de la Humanidad de la UNESCO.
El curioso ensamblaje de las 40.000 columnas de basalto, formadas por lava derretida enfriada en hexágonos casi perfectos de peldaños de piedra oscura, parece tan perfectamente artificial que no es de extrañar que aún perviva el mito de la provocación de Finn McCool al gigante Benadonner.
Nos conviene tomar un pequeño desvío hacia el interior para pasar la noche en la villa de Bushmills, el hogar de la destilería activa más antigua de Irlanda. De vuelta a la carretera de la costa, en dirección oeste, no dejes de detenerte en los románticos restos del Castillo de Dunluce, los animados destinos vacacionales de Portrush y Portstewart, o la impresionante vista del Templo de Mussenden. La ruta termina en la ciudad de Londonderry, Capital británica de la Cultura de 2013.
La ruta: la Ruta Costera de la Calzada discurre prácticamente en su totalidad por la A2. En este itinerario encontrarás información más detallada de la ruta.

Parque Forestal de Slieve Gullion, Condado de Armagh
La montaña de Slieve Gullion se eleva 573 metros sobre las escarpadas colinas cubiertas de brezo de un gran volcán extinto. Naturalmente, y teniendo en cuenta la espectacular belleza y patrimonio natural de esta zona, el Anillo de Gullion cuenta con una gran cantidad de mitos y leyendas, como esa superstición que dice que si te bañas en el lago, el pelo se te pondrá blanco.

La ruta: una ruta panorámica de 13 km a través del Parque Forestal de Slieve Gullion ofrece vistas maravillosamente pintorescas de las colinas circundantes. Aparca en el área de descanso y date un paseo hasta la cima, para llegar hasta el punto más alto del Condado de Armagh. Los que se animen a caminar recibirán su recompensa: la impresionante vista de dos montículos de piedras de la Edad de Bronce y un precioso lago.

El Paso de Sally, Condado de Wicklow
Coloca Dublín en el retrovisor y dirígete hacia el sur, hacia el “Jardín de Irlanda”: el Condado de Wicklow. El Paso de Sally es una carretera recta que conduce hasta los pantanos de turba de las montañas de Wicklow, uno de los escenarios de la película Braveheart, y el impresionante Lago Tay (conocido como el Lago Guinness por el color de su agua y porque la playa artificial recuerda a esta cerveza negra de espuma cremosa). De repente, se abren los campos y el pantano se convierte en un valle verde y frondoso, dando paso a la historia, la serenidad y la belleza absoluta de Glendalough.

Glendalough, conocido como el ‘valle de los dos lagos’, cuenta con su buena dosis de historia y espectaculares vistas en el Parque Nacional de las Montañas Wicklow. La torre redonda compone una silueta que penetra en el paisaje de colinas ondulantes, e indica el propósito de la zona de ser uno de los centros monásticos más importantes de Irlanda desde que San Kevin fundara su enclave en el siglo VI. Cambia el coche por las piernas y explora algunos de los muchos restos monásticos del lugar, incluida una casa parroquial románica del siglo XII, la catedral, una gran cruz de granito del siglo VI o VII y la Iglesia de San Kevin. Los lagos enseguida te atraerán con su belleza.

La ruta: coge la N81 a las afueras de Dublín, y tras conducir una media hora desvíate a la R759 en Manor Kilbride. Desde aquí hasta Glendalough no hay más que una agradable hora de paseo en coche: sigue la señal hacia Glendalough en el Paso de Molly. Consulta el itinerario completo para seguir la ruta de Wicklow.

La dublinesa Fiona Hilliard es blogger de viajes y autora de Argus Car Hire. Para obtener más información sobre viajes por carretera en Irlanda, visita el blog de Fiona Glove Box.


Sobre el autor

Tenemos un montón de blogueros invitados, desde fotógrafos a cocineros, pasando por escritores o guías turísticos; y todos ellos tienen alguna historia interesante para compartir sobre su experiencia en Irlanda. Si te interesa ser bloguero invitado en Turismo de Irlanda, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Añade tu comentario

No estás conectado

0 comentarios