Volver

El pub irlandés

¡Oh, el pub! Piedra angular de la comunidad, la cultura y las costumbres. Guarida de la camaradería y las bromas. Donde la música en directo y la charla animada se entremezclan sabiamente ante una barra de caoba pulida.

Tenemos bien clara una premisa: casi todos los pueblitos de Irlanda, aún los más remotos y perdidos, son pueblos de “una iglesia, una tienda y tres pubs”. Y estos pubs siempre están a rebosar, animados con gritos que se elevan por encima de las notas de una guitarra, el ruido de los dardos al clavarse en el tablero y los tacos que golpean las bolas del billar. A veces, los pubs invaden el terreno de la tienda, y puedes encontrar la mitad de la barra adornada de alimentos enlatados y periódicos; otras veces, aunque te resulte extraño, pueden incluso invadir el territorio de la iglesia, con sus propios confesionarios abiertos de par en par.

Seguro que no hace falta que insistamos para que visites un pub irlandés en tu paso por Irlanda, pero sí queremos ofrecerte un pequeño anticipo de la experiencia que allí te espera. Ese ritual de entrar, tomar asiento y pedir como si fueras un irlandés de pura cepa… aunque seguro que alguien capta tu acento (tardarán unos 10 segundos) y te preguntará “¿y qué te trae por aquí?”.

Un legado literario líquido
De acuerdo, no es ningún secreto que a los escritores irlandeses les gustaba tomarse una pinta. O dos. O tres. O… Bueno, ya sabes lo que queremos decir. En su abnegada búsqueda del sentido de la vida, se encaramaban a los elegantes taburetes de los mejores pubs de Dublín y se dedicaban a filosofar. Cuando atravesamos las puertas de pubs como Neary’s o nos rodeamos del tosco encanto de Toners (aparentemente el único pub de Dublín en el que W.B Yeats se tomó algo) empezamos a entenderlo. Era imposible que Joyce escribiera un libro sobre Dublín sin hablar de un pub. Piensa por ejemplo en el Davy Byrne’s… tanto si es cierto como si es solo una leyenda, nos gusta la idea de Jonathan Swift, el autor de los Viajes de Gulliver (y también deán de la Catedral de San Patricio), tomando una copita en el Brazen Head. Sin embargo, la madre de todas las guaridas literarias de Dublín es, posiblemente el Palace Bar de Fleet Street. Entra y “saborea” el aire (y las pintas) que un día nutrió la vena cómica de Flann O’Brien, el encanto despreocupado de Brendan Behan y la perfección poética de Paddy Kavanagh. Seguro que esto te da para escribir una novela.

Ponme…
Puede que te sorprendas de lo difícil que resulta elegir una bebida en el pub. Los primeros minutos los pasas con el brazo apoyado en la barra admirando todas esas espléndidas botellas y murmurando “Ermmmmm, ponme aaaaaaaaaa…” No te preocupes ni te precipites, esto forma parte de la diversión. ¿Qué va ser, una resplandeciente pinta de Porter con su buena espuma desbordante o un whisky junto a la chimenea, ese líquido mágico capaz de calentar el cuerpo y el alma?
Si antes de entrar en el pub has dado un largo paseo bajo el frío, te recomendamos un delicioso y reconfortante café irlandés o un café con Baileys, una alternativa más dulce y cremosa.

Si la vida te da limones…
Por supuesto, también tenemos bebidas no alcohólicas. Los que tengan que conducir y las mujeres embarazadas pueden probar un vaso de nuestra icónica limonada roja. A los irlandeses nos encanta esta bebida, seguramente porque nos recuerda a nuestra infancia (en las fiestas de cumpleaños bebíamos litros y litros) o porque no se sirve en ninguna otra parte del mundo y la echamos de menos tanto como a nuestra propia madre cuando salimos de esta isla. Prueba un sorbo y verás cómo entiendes esta locura nuestra. En Irlanda del Norte encontrarás la limonada tostada. Y después está la limonada blanca, la que se conoce en todos los países del mundo. ¡Sí, probablemente esta es la única isla del mundo en la que tienes que especificar el color de la limonada que quieres!

Sesiones musicales
Estás sentado en un taburete, saboreando tu whisky/limonada o una combinación de ambas bebidas, y, de repente, un paisano con barba con un jersey de las Islas de Arán te saca de tu ensueño tocando un bodhrán, al que rápidamente siguen un violín, un banjo y una flauta, y te encuentras en primera fila de tu primera sesión de música tradicional. Horas después de haberte marchado del pub aún piensas… “No sé muy bien lo que ha pasado, pero me ha encantado”.
Pero… “¿dónde? ¿DÓNDE puedes presenciar más sesiones como esta?”, te preguntas. La verdad es que en cada rincón de la isla. Algunos lugares dignos de mención son Dingle y el resto del Condado de Kerry, el vecino Condado de Cork, el Condado de Clare y el Condado de Antrim y sus Glens. Este mapa de todos los pubs en los que se celebran sesiones de música tradicional (con horarios y precios) tiene un valor incalculable. Si visitas Irlanda del Norte, aquí encontrarás una lista de sus pubs.

Para todos los gustos
Reconozcámoslo, si tuviéramos tiempo, visitaríamos todos los pubs de Irlanda. Sin embargo, la vida debe seguir su curso y no podemos estar eternamente de vacaciones. Así que, teniendo en cuenta que no puedes conocer todos y cada uno de los pubs, sabemos cuál será tu siguiente pregunta ¿cuáles NO debes perderte por nada del mundo?
Uff, ¡no nos hagas elegir! Hay un pub para cada estado de ánimo, carácter y preferencia musical. Es imposible alcanzar un consenso, así que veamos lo que opina cada uno de nuestros blogueros:

Aileen: el Crown Bar Liquor Saloon de Belfast es perfecto, con su acogedor ambiente iluminado por lámparas de gas.

David: a los que les gusten los pubs recónditos les recomiendo el Dick Mack’s de Dingle; y a los que les gusten los pubs con un poco de historia literaria, les recomiendo el Davy Byrnes de Dublín.

Orla: sin duda The Roost de Kildare. Es muy acogedor para quedar a charlar con amigos, pero tiene buen espacio para bailar llegado el momento.

Johnny: The Bodega de Coal Quay es perfecto para salir por la noche. Tiene techos muy altos, una decoración maravillosa, muy distinta de la del resto de los bares nocturnos de la ciudad de Cork, y una magnífica combinación de música, no solo la típica música dance = Éxito garantizado.


Sobre el autor

Añade tu comentario

No estás conectado

0 comentarios