Parque Phoenix de Dublín

Phoenix Park

El parque cerrado más grande de Europa está repleto de hermosas casas solariegas y vistas increíbles, e incluso tiene su propia manada de gamos

El parque Phoenix está a tiro de piedra del centro de la ciudad de Dublín, a 20 minutos en transporte público por una ruta junto al río Liffey. Pero una vez cruzas sus puertas, podrías estar a un millón de kilómetros del animado centro urbano.

Originariamente creado como pabellón de caza real en la década de 1660, sus puertas se abrieron al público en 1747. Una gran manada de gamos se instaló aquí en el siglo XVII, y los que veas vagando libremente por la propiedad son sus descendientes. Con 709 hectáreas para explorar, el parque Phoenix es dos veces más grande que el Central Park de Nueva York. Sus dos puertas principales están abiertas las 24 horas del día durante todo el año, por lo que puedes disfrutar de este oasis urbano durante horas, si lo deseas. Estas son otras cosas que encontrarás en su interior...

Parque Phoenix
Parque Phoenix

Centro de visitantes del parque Phoenix y finca de Ashtown

El castillo de Ashtown, que data del siglo XV, es un torreón medieval que hasta 1978 permaneció oculto en el interior de los muros de una mansión georgiana. Hoy en día, forma parte del centro de visitantes del parque Phoenix, que muestra interpretaciones históricas del parque desde el año 3500 a. C. hasta la actualidad.

La finca de Ashtown también cuenta con un huerto amurallado victoriano del siglo XIX. Sus talentosos jardineros dan charlas públicas el segundo sábado de cada mes a las 10:30 horas.

Zoo de Dublín

Fundado en 1830, el zoo de Dublín es el cuarto más antiguo del mundo. Los primeros animales que recibió fueron una donación del zoo de Londres y, desde entonces, ha crecido exponencialmente. Abarca casi 28 hectáreas y alberga más de 400 animales divididos en distintos hábitats, incluyendo el bosque de los orangutanes, la senda forestal Kaziranga, la cala de los leones marinos, la sabana africana y la casa de los reptiles.

Áras an Uachtaráin
Áras an Uachtaráin

Áras an Uachtaráin

La “residencia del Presidente” se pronuncia “aras en octran” en irlandés, y tiene una historia pintoresca. La casa original fue construida en 1751 por el guarda del parque y arquitecto aficionado Nathaniel Clements, y no se convirtió en la residencia del Presidente de Irlanda hasta 1938, un año después de que se creara el puesto.

Si el diseño neoclásico, el pórtico angular de tres puntas, las estoicas columnas griegas y la fachada encalada te resultan familiares, puede deberse a que se dice que Áras inspiró al arquitecto de origen irlandés James Hoban en su diseño de la Casa Blanca de Estados Unidos.

Áras está abierta al público todos los sábados, y si tienes suerte, puede que veas al Presidente Michael D Higgins paseando a sus perros boyeros de Berna, Bród (pronunciado “brodi”) y Síoda (pronunciado “sieida”).

Farmleigh Estate
Farmleigh Estate

Farmleigh Estate

Antiguo alojamiento de dignatarios visitantes, el público solo puede acceder a la mansión de Farmleigh a través de una visita guiada, pero sus jardines permanecen abiertos para que todo el mundo pueda disfrutarlos, al igual que su Galería.

Restaurada como una representación única de la época eduardiana (principios del siglo XX), la casa tiene un estilo sumamente ecléctico. Fue construida por el bisnieto de Arthur Guinness, familia conocida por su famosa cerveza negra, y muchas de las obras de arte y muebles permanecen en Farmleigh como préstamo de la familia Guinness. Si vas a visitarla, comprueba las fechas para ver si se celebra su maravilloso mercado agrícola de alimentos y artesanía en el patio trasero de la Galería.

Victorian People’s Flower Garden

Situados cerca de la entrada de Parkgate Street, los People’s Flower Gardens cubren casi nueve hectáreas y fueron creados y vallados en 1864 para mostrar la horticultura victoriana en su máximo esplendor. Con un gran lago ornamental y zonas de pícnic, comer al aire libre aquí es una experiencia maravillosa.

Caballo y carruaje
Caballo y carruaje

Explora los monumentos

Casi frente a los People’s Flower Gardens se encuentra Phoenix Park Bikes, donde el equipo puede ponerte a prueba y presentarte la recién ampliada red de rutas ciclistas de 14 km que atraviesan el parque. Pedalea junto a monumentos impresionantes, como la cruz papal, erigida para la misa al aire libre oficiada por el papa Juan Pablo II en 1979, y el monumento a Wellington, el obelisco más grande de Europa con 62 m de altura. También descubrirás el fuerte Magazine, con su forma de estrella, en St Thomas Hill, cerca de la puerta de Islandbridge. Solía utilizarse para almacenar pólvora y munición para el Ejército británico, y está abierto a visitas todos los días (nota: las visitas se inician en el centro de visitantes del parque Phoenix).

Parque Phoenix
Parque Phoenix

Dónde comer y beber

Comer al aire libre en este lugar es una experiencia simplemente sublime cuando brilla el sol. La famosa Victorian Tea Rooms, junto al zoo de Dublín, puede ayudarte con los preparativos del pícnic. Lo que en su día fue un simple kiosko, ahora ofrece comida caliente y una deliciosa repostería casera que puedes disfrutar dentro de este emblemático edificio o al aire libre.

Junto al castillo de Ashtown y el centro de visitantes, encontrarás The Phoenix Café, que sirve una gran variedad de ensaladas frescas y saludables, y quiches recién horneados. Si necesitas un motivo para detenerte, aquí tienes uno: sus bollos son deliciosos y se sirven con mermelada casera.

Y en los terrenos de Farmleigh Estate, encontrarás The Boathouse Café, situado en la orilla de un lago con vistas a hermosos jardines y bosques. Se trata de un lugar tranquilo y una joya oculta dentro del parque.

Descubre más alrededor de Dublín

No hay resultados que se ajusten a tus criterios de búsqueda

¿Necesitas un vuelo o un ferry?

Por mar o por aire, encuentra aquí la mejor ruta

Encontrar vuelos
Encontrar ferry
Vaya, no conocemos ese correo electrónico. ¿Quieres verificarlo y volver a probar? Por favor introduce tu correo electrónico directamente del teclado, sin copiar/pegar y asegúrate de que no haya espacios antes o después de tu correo electrónico.