¡Vaya... algo ha ido mal!

Mi Irlanda

¿Buscas inspiración? ¿Estás planeando un viaje? ¿O simplemente quieres navegar para encontrar contenidos que te gusten? Te mostraremos una Irlanda hecha a tu medida.

FFFFFF-0 FFFFFF-0

    Descubre lo que Irlanda tiene reservado para ti

    c204_a_argory-house_bg_1280x768 c204_a_argory-house_bg_1280x768

    Navidad en Irlanda

    Irlanda vive para la Navidad. En nuestros mercados reina la felicidad, nuestros regalos son artesanales y seguimos divirtiéndonos al máximo

    • #CulturaYPatrimonio
    • #CulturaYPatrimonio
    Belfast Christmas Market Belfast Christmas Market

    Aquí tienes cinco formas de pasar la Navidad en Irlanda.

    1. Explora nuestros mercados navideños

    Diciembre ofrece el momento ideal para combinar vino especiado (y chocolate para los niños), pasteles de picadillo de fruta, luces mágicas y compras. Los mercados navideños de Irlanda prometen un ambiente mágico, con villancicos y felicidad por todas partes.

    Uno de los más bonitos es el mercado navideño de Belfast, perfectamente ubicado frente al festivo y eternamente hermoso edificio del ayuntamiento. En Kerry, Killarney organiza un evento al aire libre, mientras que el festival Winterval de Waterford alberga un mercado navideño tradicional en la ciudad.

    En Galway, Eyre Square se convierte en un paraíso invernal para acoger el Mercado continental de Navidad de Galway. Trae zapatos cómodos para bailar y apetito para degustar los placeres gastronómicos. Ven para comprar los regalos y quédate por el vino especiado, el chocolate caliente y la música en directo.

    2. Conoce a Papá Noel (y a sus renos)

    ¿Sabías que las montañas de Mourne son la residencia oficial de Papá Noel en Irlanda? Puedes conocerle en esta casita aislada e incluso ver trabajar a los elfos en el taller. En Mount Stewart, Papá Noel (o Santy, como le llamamos a veces) ha creado un sendero forestal para que los niños ilusionados quemen algo de energía.

    ¿Qué ocurre con sus ayudantes? El parque Phoenix de Dublín es un área de juegos para los ciervos que viven en él y cada Navidad los visitantes tienen la oportunidad de conocer a algunos miembros de la manada de Bambi y escuchar la charla que imparten los cuidadores del parque. El espíritu navideño se apoderará de Downpatrick, mientras que los personajes del pasado, el presente y el futuro de la Navidad invadirán la plaza de San Patricio.

    3. Compra artesanía

    Las luces navideñas de la dublinesa Grafton Street brillan como los muchos deseos navideños de estas fechas, por lo que ir de compras bajo ellas es todo un placer. Si buscas artesanía y diseño en la ciudad, visita el mercado y centro de diseño que hay en el ático del Powerscourt Townhouse Centre. El centro también alberga un taller mágico de Papá Noel donde puedes conocerle en una cueva al estilo del siglo XVIII.

    En Irlanda contamos con infinidad de extraordinarios regalos navideños, como el hermoso cristal de la Irish Glass Company de Waterford, la cerámica de vanguardia de Louis Mulcahy en la península de Dingle, los originales jerséis Aran de las islas homónimas o las excelentes joyas que Angela Kelly elabora en el pintoresco centro Buttermarket de Enniskillen.

    4. Carreras al aire libre

    Una vez concluida la cena y entregados los regalos, la próxima tradición navideña que debes probar son las carreras de caballos. Las carreras del Día de San Esteban/Boxing Day (26 de diciembre) son todo un acontecimiento y el lugar perfecto para reunirse después de Navidad. Lleva ropa glamurosa (y que te mantenga calentito) y únete a las masas que acuden a probar suerte. Las carreras del Boxing Day han sido declaradas festivales en Leopardstown y Limerick, mientras que en el hipódromo Down Royal son una tradición.

    5. Prueba algo tradicionalmente irlandés

    Hay algunas cosas que en Irlanda hacemos REALMENTE bien en Navidad. Las familias de Dublín se aseguran de echar un vistazo al escaparate navideño de los prestigiosos grandes almacenes Brown Thomas. 

    En Nochebuena, el pub se convierte en el centro de la vida social de pequeñas aldeas, pueblos e incluso ciudades. Suele estar muy animado con amigos y familias que se reúnen para disfrutar de un whiskey caliente y ponerse cómodos junto al fuego. El espíritu navideño en su máxima expresión. 

    El 26 de diciembre se conoce como Día de San Esteban en la República de Irlanda y Boxing Day en Irlanda del Norte, y tradicionalmente es un día para salir de casa. Si no es para dar un paseo largo, los irlandeses saltan al Atlántico o al mar de Irlanda para disfrutar de un baño refrescante pero que te hará tiritar (también una gran tradición del día de Navidad). 

    En Dingle, es la época del año en la que los Wren Boys celebran el día del reyezuelo, denominado “Day of the Wren” (Lá an Dreoilín). Habrá música en directo, disfraces de paja y una sensación de tradición que desafía el paso del tiempo.