dunluce-castle-purple-flowers dunluce-castle-purple-flowers

Castillos de Irlanda que no puedes perderte

Gracias a sus leyendas, la tradición y sus fastuosos entornos, los castillos de Irlanda siempre despiertan la imaginación

  • #Casas históricas
  • #Casas históricas
irelands-unmissable-castles-part-one-two irelands-unmissable-castles-part-one-two

Optional Caption Text

¿Te gusta nuestra infografía? ¡Haz clic aquí para descargarla!

Sería imposible visitar los más de 3.000 castillos que hay en la isla de Irlanda. Aquí echamos un vistazo a seis de los castillos abiertos al público, desde promontorios junto a acantilados hasta oasis de interior.

unusual-castles-dunluce-strip unusual-castles-dunluce-strip

Castillo de Dunluce, condado de Antrim

Castillo de Dunluce

El inmenso castillo de Dunluce se encuentra en el extremo de la costa de Antrim, donde se eleva sobre el mar en lo alto de una oscura formación de basalto. Esta construcción, que en su época fue hogar de los clanes feudales de los McQuillan y los MacDonnel, es el ejemplo perfecto de un castillo irlandés medieval. Desde una rebelión a un incendio, visitas de sirenas e incluso “banshees”, Dunluce ha sido testigo de muchas situaciones dramáticas. No es de extrañar que se diga que esta histórica montaña sirvió de inspiración a C. S. Lewis para crear la sagrada Cair Paravel de Narnia.

Con los acantilados de piedra caliza blanca de Portrush en el horizonte occidental, se puede comprender que uno piense que ha viajado al pasado. ¡Pero no te acerques demasiado al borde! Según la leyenda, en una ocasión la cocina del castillo cayó al mar llevándose a siete cocineros.

Visita también

unusual-castles-glenarm-strip unusual-castles-glenarm-strip

Castillo de Glenarm, condado de Antrim

Castillo de Glenarm

Aunque el castillo que vemos hoy lleva en pie desde 1636, ha habido un castillo en Glenarm desde el siglo XIII. En su día, la finca Glenarm se extendía hasta la costa norte de Antrim, pero ahora es mucho más pequeña y alberga una granja ecológica en vez de un parque de ciervos y el encantador salón de té donde en su momento se erigía la mansión Mushroom del siglo XIX.

A pesar de que sigue siendo una residencia familiar, se pueden realizar visitas guiadas del castillo en determinados horarios. La finca es un hervidero de actividades: en los últimos años ha sido la sede de los Highland Games, la Wilderbeast (una carrera campo a través de 16 km) y un festival anual del tulipán. Y dado que el litoral está cerca, ¿qué más se podría pedir?

Ideal para familias

unusual-castles-tullynally-strip unusual-castles-tullynally-strip

Castillo de Tullynally, condado de Westmeath

Castillo de Tullynally

El castillo de Tullynally lleva habitado por la misma familia desde el siglo XVII y está asociado con una de las leyendas más apreciadas de Irlanda: los hijos de Lir. De hecho, sus visitantes contaban que Lady Georgiana había construido una “tierra de cuento de hadas” cuando reestructuró la finca en la década de 1830. Aunque desde entonces se ha añadido de todo, desde un corral para llamas hasta un jardín tibetano, el castillo en sí se ha mantenido prácticamente intacto.

Siglos más tarde, la impecable acústica del magnífico gran salón de Tullynally es perfecta para los eventos musicales que suelen organizarse, mientras que los visitantes de los amplios jardines pueden disfrutar con frecuencia de ferias de plantas o paseos primaverales con el propietario como guía. Desde fiestas en verano hasta rutas de terror en Halloween, Tullynally es un castillo para todas las estaciones.

Historia antigua

unusual-castles-birr-strip unusual-castles-birr-strip

Castillo de Birr, condado de Offaly

Castillo de Birr

El tercer conde de Rosse era un caballero innovador. Su telescopio “Leviatán”, que todavía funciona en el castillo de Birr, fue en su día el más grande del mundo. Mientras que su esposa Mary creó en los establos de la finca uno de los primeros cuartos oscuros del mundo. Enseguida se ve por qué los jardines del castillo de Birr son de los más impresionantes de Irlanda. Las innumerables flores exóticas llenan de vida la propiedad con un arcoíris de color, mientras que las cascadas y lagos son el hogar de nutrias, garzas reales y martines pescadores.

Los descendientes del conde y su mujer, cuyos retratos siguen adornando el gran comedor de estilo victoriano, guían a los visitantes por el interior del castillo. Las vistas desde el espectacular salón gótico de forma octagonal llegan hasta el río Camcor, cuya corriente aprovechó en su día el hijo del matrimonio para proporcionar electricidad al castillo.

Viaja por el tiempo

unusual-castles-blackrock-strip unusual-castles-blackrock-strip

Castillo de Blackrock, condado de Cork

Castillo de Blackrock

En el escudo de armas de Cork se proclama que la ciudad es un “puerto seguro para los barcos”, pero no siempre fue así. El castillo de Blackrock se construyó sobre un formidable afloramiento calizo en el siglo XVI para proteger uno de los puertos naturales más profundos del mundo contra la piratería y los ataques navales, así como para proteger a la nobleza de las facciones más beligerantes del “Condado Rebelde”.

El castillo fue fielmente restaurado por los habitantes de Cork después de que el fuego lo destruyera en dos ocasiones. Hoy en día alberga el valiosísimo centro de investigación astronómica perteneciente al cercano Instituto de Tecnología de Cork. Su galardonada exposición interactiva sobre astronomía, El cosmos en el castillo, es la primera de su género en Irlanda.

Dónde comer

unusual-castles-ballynahinch-strip unusual-castles-ballynahinch-strip

Castillo de Ballynahinch, condado de Galway

Castillo de Ballynahinch

Escondido entre 180 hectáreas de escarpados paisajes en Connemara, el castillo de Ballynahinch es una apuesta segura si buscas un entorno relajante. La finca se ha convertido en un lugar apacible con el paso del tiempo, pero hace medio milenio fue el hogar de algunos de los personajes más infames de las leyendas irlandesas. De hecho, la reina pirata Grace O’Malley y el “feroz clan de los O’Flaherty” ocuparon sus salones.

La finca de Ballynahinch puede disfrutarse fácilmente a caballo o a pie. Entre las actividades favoritas de los visitantes destacan la caza estacional de perdices y una excursión a la isla desierta de Inishlacken.  Si prefieres apreciar este entorno histórico desde un lugar más confortable, puedes acurrucarte en un sillón junto a la chimenea.

Estira las piernas