Connemara

Diamond Hill

Apodada como un lugar de “belleza salvaje” por Oscar Wilde, la impactante región de Connemara lleva muchos años siendo un destino de referencia para cualquiera que desee vivir la auténtica Irlanda

Bueno para
  • Ecuestre
  • Pesca
  • Paisajes
  • Caminar
  • Atracciones principales
    Parque Nacional de Connemara | Clifden | Puerto de Killary | Abadía de Kylemore


  • Aeropuertos más cercanos
    Aeropuerto de Shannon | Aeropuerto de Dublín

  • Famoso por

    Paisajes salvajes | Muros de piedra | Ovejas en las carreteras | Los lagos de Connemara


Ubicada en el escarpado oeste de Irlanda, podrías pensar en Connemara como en una cámara acorazada donde se guardan las tradiciones irlandesas bien protegidas del paso del tiempo. Al atravesar las inhóspitas, a la par que hermosas, tierras de Doo Lough y los valles de Delphi, el paisaje desciende hasta las oscuras aguas del puerto de Killary, un espectacular fiordo que se enmarca entre montañas de color verde oliva. Es una señal de que te encuentras en un lugar muy especial. La verdad sea dicha, esta región romántica, con sus antiguos muros de piedra, sus ponis y su paisaje silvestre conforma la misma esencia de Irlanda: “Aquí encontrarás numerosas oportunidades de conocer la lengua, las canciones, la danza y la literatura de Irlanda”, comenta Paula Lydon del Centro de Historia y Patrimonio de Connemara. Y no se equivoca.

Connemara es esa zona recóndita en la costa oeste de Irlanda, flanqueada al norte por la Bahía de Clew, al sur por la Bahía de Galway y al este por Lough Corrib y Lough Mask.

NEW YORK TIMES

¿Por qué Connemara es diferente? La respuesta es fácil. Las tradiciones están presentes en todas partes. Todo, desde la comida en el plato hasta la música que suena en los pubs, está impregnado de un patrimonio cultural único. Estas tradiciones también se reflejan en el idioma, Connemara es una región Gaeltacht (donde se habla irlandés). Puedes hacer pinitos y practicar con algunas palabras (“cupla focal”) o incluso hacer un curso, pero si no te apetece, que no cunda el pánico, porque todo el mundo en la zona habla inglés también.

Puesta de sol en la Sky Road
Puesta de sol en la Sky Road

En cuanto a la comida, te esperan delicias en esta parte de la isla. Bordeada por el océano Atlántico, Galway tiene una sólida tradición marinera, y el pescado ahumado es una especialidad local. Encontrarás salmón y caballa ahumados en los menús de pubs y restaurantes de toda Connemara, pero si deseas ver de cerca el arte del ahumado, concierta una visita al centro de visitantes y ahumadero de Connemara. ¿Buscas un lugar donde comer mientras disfrutas de vistas verdaderamente espectaculares? Prueba en el Misunderstood Heron, un sencillo puesto de comida ambulante que sirve unos excelentes mejillones del fiordo de Killary con vistas de las aguas de donde proceden.

¿Te apetece asistir a una auténtica “sesión de música tradicional”? La buena noticia es que Connemara es uno de los mejores lugares de la Tierra para oír los sonidos de la música irlandesa tradicional. Estas viejas canciones narran las historias y fábulas de la antigua Irlanda, transmitidas por una tradición oral que se remonta a siglos atrás. Los músicos se reúnen en rincones acogedores de pubs animados como Molly’s, en Letterfrack, Lowry’s, en Clifden, y The Shamrock Bar, en Roundstone.

Diamond Hill
Diamond Hill

Descrita como “una belleza salvaje” por el maestro de la literatura Oscar Wilde, Connemara puede hacer que tu corazón cante de alegría y el resto del mundo se desvanezca. Se trata de la Irlanda rural en su expresión más espectacular, así que disfrútala al máximo con un paseo por la naturaleza. El Parque Nacional de Connemara resume todo lo que hace que esta región sea tan especial, y el circuito de Diamond Hill es un excelente punto de partida para la exploración. Con el Atlántico a un lado y las famosas cumbres de las montañas Twelve Ben al otro, prepárate para quedarte maravillado. Pero de eso trata Connemara, e Irlanda, de dejar atrás la rutina y llenar tu corazón con algo realmente especial.

Kylemore Abbey
Kylemore Abbey

A orillas de Lough Pollacopall, una de las mayores pruebas de amor se eleva con señorial elegancia, tan perfecta hoy como lo fue cuando se erigió en 1871. Mitchell Henry construyó la abadía de Kylemore para su esposa, Margaret, después de que pasaran su luna de miel en la zona en la década de 1840. Por desgracia, solo tres años después de que se hubiera completado el castillo, Margaret falleció. Su marido, desolado, la enterró en un pequeño mausoleo en el bosque, donde se reunió con ella tras su propia muerte.

La iglesia neogótica es un testimonio perpetuo del amor de Mitchell Henry por su esposa, Margaret

Eithne O 'Halloran, abadía de Kylemore

Más tarde, Kylemore se convirtió en un convento benedictino y después en una escuela, pero Margaret nunca fue olvidada y, durante mucho tiempo, la abadía de Kylemore ha sido considerada la carta de amor más espectacular de Irlanda.

Paisajes, historias de amor, música, cultura, gastronomía, no es de extrañar que Connemara ocupe un lugar tan especial en los corazones de todos los que la visitan.

No hay resultados que se ajusten a tus criterios de búsqueda

¿Necesitas un vuelo o un ferry?

Por mar o por aire, encuentra aquí la mejor ruta

Encontrar vuelos
Encontrar ferry

Ofertas

Vaya, no conocemos ese correo electrónico. ¿Quieres verificarlo y volver a probar?