El patrimonio cristiano de Irlanda

Glendalough, County Wicklow

Cruces elevadas esculpidas, intrincados cálices y manuscritos minuciosamente ilustrados. Si hablamos del patrimonio cristiano en Irlanda, el diablo está en los detalles

Nadie les hubiera reprochado a los hombres y mujeres religiosos de la primera época cristiana en Irlanda (del año 400 a 800 d.C.) que simplemente se rindieran. Se esforzaban en un momento histórico en el que gran parte de Europa yacía devastada por los vándalos y visigodos; por no mencionar sus propios problemas con los vikingos. Sin duda, lo fácil hubiera sido dejarlo todo y dedicarse a beber hidromiel. Pero no: en tiempos violentos, los monjes de Irlanda estaban ocupados impregnando a sus manuscritos con radiantes hojas de tinta y pan de oro. Las torres irlandesas se construyeron ladrillo a ladrillo para guardar tesoros, y proteger personas. Y las elaboradas cruces elevadas daban vida a la Biblia en paneles, como una primera versión de PowerPoint.

Arte minucioso

El Libro de Kells, creado alrededor del año 800 d.C. y expuesto en el Trinity College de Dublín, es uno de nuestros únicos tesoros que quedan de esta época dorada. Los académicos siguen tratando de demostrar de forma concluyente el origen de este valioso tomo, o explicar incluso cómo ha sobrevivido, pero el misterio no hace más que aumentar su atractivo. Ha estado en Dublín desde que un gobernador de Kells, en el Condado de Meath, demostrara rapidez de reflejos al entregarlo a la ciudad para su custodia en 1654. Los visitantes pueden acercarse al libro en la antigua biblioteca del Trinity College, Old Library of Trinity, donde se exhiben dos de los cuatro volúmenes.

Trinity también guarda otros tesoros, como los libros de Durrow y Armagh, además del Libro de Dimma, de tamaño bolsillo, con su elaborado cumdach (estuche).

Cruces elevadas y arte mayor

En la primera época cristiana, como sabemos, había poca gente que supiera leer. Por tanto, para difundir la Palabra de Dios, los monjes tenían que ser creativos, llegando a crear bellísimos libros. Las cruces elevadas de Irlanda, con paneles tallados que ilustran relatos bíblicos, muestran toda su creatividad.

En el asentamiento monástico del siglo VI de Clonmacnoise, en el Condado de Offaly, tres cruces elevadas sirven de prueba duradera de la habilidad y artesanía de los escultores de la primera época cristiana. La 'cruz de las Sagradas Escrituras' (Cross of the Scriptures) de cuatro metros de altura, es una de las más destacadas, cubierta en todas sus superficies por figuras fantásticamente intrincadas. Junto a las demás, se encuentra en un centro de interpretación para protegerla de los caprichos del clima irlandés.

Pero Clonmacnoise no es el único sitio que te dejará boquiabierto. Está el pueblo patrimonial de Kells, famoso por sus cruces elevadas talladas con escenas bíblicas. En el Condado de Tyrone, la cruz elevada de Ardboe, del siglo X, es la más antigua de Irlanda del Norte. En el mismo lugar donde yacía un antiguo monasterio fundado por San Colman, "Ard Boe" significa literalmente "colina de la vaca", un nombre que evoca la leyenda de una vaca mágica que, según cuentan, ayudó a construir el monasterio.

Mientras los hombres se ocupaban de la construcción y la artesanía, la vaca les proporcionaba infinitas raciones de crema, leche y mantequilla.

Altísimas hazañas

A pesar de sus cimientos superficiales, más de 70 torres irlandesas se mantienen en pie en Irlanda. Construidas para ser vistas desde lo lejos (¡y para ver lejos!), servían de faros para todo aquél que buscara refugio, protección y oración. Para entenderlo no hay más que pensar en la torre irlandesa de Glendalough en su profundo valle, o la de la ciudad de Antrim con su forma de aguja.

En muchos asentamientos de la primera época cristiana encontrarás no solo un tesoro, sino un conjunto de ellos, para una experiencia de completa gloria monástica. Por ejemplo, en el asentamiento monástico de finales del siglo V en Monasterboice, Condado de Louth, hay una torre irlandesa junto a dos cruces elevadas. Ya que estás allí, examina detenidamente la cruz de Muiredeach, cuyas elaboradas escenas bíblicas incluyen la representación del arresto de Cristo, con los villanos presentados como vikingos… incluso con joyas de la época vikinga.

Ya avisamos que el diablo está en los detalles.


El histórico pasado de Irlanda

No hay resultados que se ajusten a tus criterios de búsqueda

¿Necesitas un vuelo o un ferry?

Por mar o por aire, encuentra aquí la mejor ruta

Encontrar vuelos
Encontrar ferry

Ofertas

Vaya, no conocemos ese correo electrónico. ¿Quieres verificarlo y volver a probar?