7 lugares imperdibles en tu viaje en carretera desde Cork

Ring of Kerry

¡Llevate tu propio coche a Irlanda con Brittany Ferries y piérdete por las carreteras y paisajes de Irlanda! Te contamos los lugares imprescindibles por el sur de Irlanda como Kinsale, la península de Kerry, Waterford o la roca de Cashel.

KInsale

Ahora puedes viajar en ferry desde Santander hasta Cork, en el suroeste de Irlanda, con la compañía Brittany Ferries en cualquier época del año. Los billetes están a la venta a través de la página web de Brittany Ferries, así que ya puedes ir planificando tu viaje en carretera desde Cork y llevar tu propio coche.  La ruta cuenta con dos conexiones semanales con salidas desde Santander los jueves a las 17:30h y los domingos a las 12:00h.

Cork es la segunda ciudad más grande de Irlanda y cuenta con una explosiva mezcla de galerías de arte, cafés de moda, museos llenos de historia y pubs en los que las horas se te pasarán volando. Pero además es una genial puerta de entrada a la Ruta Costera del Atlántico o El Ancestral Este de Irlanda. ¡A continuación te proponemos 7 paradas obligatorios en tu ruta en carretera desde Cork para que adentrarte en un mundo de leyendas, abruptos acantilados, castillos de cuento de hadas y mucha diversión!

pueblo de kinsale

1. Kinsale

Se dice que Kinsale es uno de los pueblos más bonitos de Irlanda así que si quieres descubrirlo por ti mismo tan sólo tienes que conducir 30 kilómetros en dirección sur desde Cork. También es uno de los sitios más instagrameables gracias a que su casco histórico está pintado de unos colores tan vivos capaces de desafiar a cualquier día gris.

Un lugar que merece la pena destacar de este pueblecito con encanto es el castillo de Desmond. Fue construido en el siglo XVI como una residencia, posteriormente sirvió como prisión y hoy en día ha sido reconvertido en un Museo Internacional del Vino. 

killarney

2. Killarney

A 88 kilómetros de Kinsale que se encuentra Killarney, pueblo considerado como la puerta de entrada al Parque Nacional de Kerry y que se empezó a dar a conocer cuando el Lord de Kenmare lo popularizó hace más de 250 años. Ha pasado tiempo desde entonces y Killarney además de seguir siendo bonito a rabiar es también un centro urbano rebosante de energía, así que es  una visita obligada si vas a hacer un viaje en carretera desde Cork.

Entre las cosas que puedes hacer en este típico pueblo irlandés destacan probar el boxty, una especie de tortilla con patata a la irlandesa,  visitar la Catedral St Mary's con estilo neogótico o disfrutar en un cabaret de estilo irlandés americano.

anillo de kerry

3. Anillo de Kerry

Del anillo de Kerry dicen que es la zona más bonita de Irlanda, así que… ¿Por qué no visitarlo y comprobarlo tú mismo? Paisajes verdes, abruptas costas recortadas por el mar, acantilados de vértigo, playas de arena blanca e islas salvajes componen  una  esta ruta circular de 179 kilómetros que bordea el mar.

En esta zona se encuentra también la famosa Skellig Michael, que ha sido declarada por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad y que Bernard Shaw definió como “parte de nuestro mundo de sueños”.  Recientemente también ha sido escenario de las grabaciones de  Stars Wars: Los últimos Jedi, así que si eres fan de Star Wars puedes pasearte por las localizaciones de su última saga.

peninsula de dingle

4. Península de Dingle

Y subiendo hacia el norte te encontrarás con que al anillo de Kerry le ha salido un claro competidor: La Península de Dingle. Incluso la revista National Geographic se quedó completamente prendada de esta zona de la ruta costera del Atlántico que la describió como “el lugar más hermoso de la Tierra”.

El puerto de Dunquin es uno de los lugares más emblemáticos de esta península. Se trata de un puerto natural al que se llega a través de un serpenteante camino entre montañas. También es conocido por que en el año 1588, cuando la Armada Española rodeó la costa de Irlanda para volver a España, muchas naves se refugiaron a su alrededor. 

roca de cashel

5. La roca de Cashel

En pleno condado de Tipperary hay un pueblecito llamado Cashel que tiene poco más de 4.000 habitantes. Sin embargo, en el siglo V este pueblo fue el lugar escogido por los Grandes Reyes del Munster para asentarse  y también donde San Patricio convirtió al rey Aengus al cristianismo.

Posteriormente hubo más asentamientos que terminaron por dejar un extenso legado sobre su paisaje.  Concretamente sobre un promontorio se han ido agrupando construcciones de diferentes épocas que han dado lugar a lo que se conoce como la roca de Cashel, un conjunto  de edificaciones que muestran como ningún otro monumento el gran patrimonio de la isla de Irlanda. Una buena idea es visitar la roca de Cashel en los tours guiados que organizan cada hora y que te permitirá conocer profundamente la historia de este lugar tan mágico. 

killkeny

6. Kilkenny

Kilkenny es la ciudad medieval de Irlanda por excelencia.  Se encuentra en pleno corazón del Ancestral  Este de Irlanda y a un par de horas de Cork y cuenta con uno de los castillos más visitados del país el cual data del siglo XIII. Además,  la vista del castillo es una estampa muy bonita ya que está rodeado por preciosos jardines que se llenan de gente los días de sol.

Pero en Kilkenny también hay muchas cosas más que hacer y ver. Perderse por sus laberínticas callejuelas, conocer la torre irlandesa de San Canice construida en el siglo VI o tomarte una pinta en The Hole in the Wall, un auténtico pub tradicional del siglo XVI. 

waterford

7. Waterford

Y otro lugar que debes considerar en tu viaje en carretera desde Cork es Waterford, la ciudad más antigua de Irlanda. Se encuentra a 120 kilómetros de Cork y cuenta con antiguas creaciones de la época vikinga, construcciones normandas y hasta una famosa fábrica de cristal que lleva funcionando desde 1783, la Waterford Crystal. Para que te hagas una idea en esta fábrica cada día se da forma a aproximadamente dos toneladas de cristal fundido, creando objetos de una gran belleza y conocidos en todo el mundo.


Sigue explorando