La vista desde: la casa del farero

Loop Head Lighthouse, County Clare

¿Quieres saber qué se siente al pasar una noche en el extremo del mundo?

Despertar envuelto en un entorno acogedor y cálido mientras el viento azota mi robusta casa. Tomar el café de la mañana en una habitación que fue el hogar de generaciones de fareros. Atreverme a llegar lo más cerca del borde del acantilado que mis temblorosas rodillas me permiten. Ver cómo se forman las olas a lo lejos, en el mar, y seguir su progreso a medida que crecen y se estrellan contra los acantilados en una explosión de espuma, agua y espectáculo.

Estos son solo algunos de los recuerdos que atesoro de mi feliz fin de semana de desconexión en la casa del farero de Loop Head, en el condado de Clare.

Loop Head, condado de Clare
Loop Head, condado de Clare

Me enamoré de la casita en cuanto la vi, una construcción de dos plantas y paredes blanqueadas situada en un terreno amurallado en el mismo extremo de Loop Head. El propio faro, una torre completamente blanca que se erige aquí desde 1854, es como una presencia viva. Su brillante luz blanca parpadea cuatro veces cada 20 segundos y transmite una señal de advertencia y tranquilidad a partes iguales.

En su interior, imagino que la casita ofrece un aspecto muy similar al que tenía en su apogeo gracias a la delicada restauración que llevó a cabo el Irish Landmark Trust. Suelos de madera oscura, ventanas de guillotina con postigos y chimeneas en todos los dormitorios; es imposible que sea más auténtico. Hay concesiones a la comodidad, como una estufa de leña para mantener la sala de estar calentita, además de una cocina y un cuarto de baño modernos. Pero el objetivo de este lugar es poder alejarse del acelerado mundo moderno y simplemente… hacer una pausa.

Esto quiere decir que no hay televisión ni wifi, y que la fuerza de la señal de cobertura del móvil puede variar. Pero si te estás preguntando cómo te entretendrás, no te preocupes. Loop Head tiene todo lo que necesitas.

Faro de Loop Head
Faro de Loop Head

Si estás aquí entre marzo y noviembre, puedes visitar el propio faro. Desde el balcón, las vistas de la Ruta Costera del Atlántico son espectaculares, desde las islas Blasket al sur, en el condado de Kerry, hasta Connemara al norte, en el condado de Galway. En otra de las casitas del farero, también hay una exposición sobre la historia de los faros irlandeses.

Loop Head es un sueño para los caminantes y ciclistas. Unos tranquilos caminos rurales me llevaron hasta atracciones locales fascinantes, como la pequeña arca de Kilbaha, una caja de madera con un altar en su interior que se desplegaba en la playa durante la bajamar para que los católicos pudieran practicar su fe en el siglo XIX.

Exploré los puentes de Ross, en su día un trío de arcos marinos espectaculares. Aunque solo uno sigue en pie, el paseo por la costa para cruzarlo vale la pena. Me atreví con la ruta de los acantilados de Kilkee, pero decidí dejar el chapuzón en los Pollock Holes, un lugar de baño popular entre los lugareños, para cuando el clima fuese más cálido.

En el cercano pueblo de Carrigaholt, una excursión en barco para avistar delfines me permitió ver uno de ellos más cerca que nunca. El estuario de Shannon, donde el río más largo de Irlanda desemboca en el océano Atlántico, es el hogar de uno de los mayores grupos de delfines mulares de Europa.

Puentes de Ross
Puentes de Ross

De vuelta a mi acogedora casita después de un largo día paseando, descubro una sorpresa en un armario de la sala de estar: una selección secreta de juegos de mesa, un tablero de ajedrez y puzles, ¡el plan perfecto para disfrutar de una noche tranquila! Además, la lectura de los mensajes escritos por otros visitantes en el libro de visitas me aportó muchas ideas para mis actividades del día siguiente.

Pregunta a cualquier local y te dirá que no existe un “mejor momento” para ver Loop Head. Cada estación, cada día, ofrece algo especial, ya sea una sopa de marisco fresco en el pub Lond Dock, en Carrigaholt, una sesión de música tradicional irlandesa en un pub local como Keating’s, en Kilbaha, o Crotty’s, en Kilrush, o una fulgurante puesta de sol al final de un largo día de verano. Puede que el invierno no parezca un momento lógico para visitar la costa, pero salir en una clara y gélida noche de noviembre para escuchar los sonidos del océano Atlántico y contemplar millones de estrellas es un momento inolvidable para mí. Este lugar es pura magia.

Explora más

No hay resultados que se ajusten a tus criterios de búsqueda

¿Necesitas un vuelo o un ferry?

Por mar o por aire, encuentra aquí la mejor ruta

Encontrar vuelos
Encontrar ferry

Ofertas

Vaya, no conocemos ese correo electrónico. ¿Quieres verificarlo y volver a probar?