Introducción: senderismo en Irlanda

Carrauntoohil, County Kerry

Con una naturaleza tan hermosa y gente tan acogedora, la mejor forma de disfrutar de Irlanda es poniéndote las botas de senderismo

El paraíso del senderista

Irlanda siempre ha sido una nación de caminantes, así que los senderos siempre están perfectamente cuidados y bien señalados. Sin embargo, al margen de los puntos más famosos como Glendalough o la Calzada del Gigante, tendrás a la mayoría de los senderos todos para ti, debido a la gran cantidad que hay para elegir.

Para el senderista, no hay nada como Irlanda. Es una isla pequeña, pero la variedad de paisajes es deslumbrante. Montañas, turberas, bosques, ríos, playas y localidades históricas, todo al alcance de tu mano: así, los senderistas pueden despertarse por la mañana, comprobar el clima y decidir durante el desayuno qué tipo de sendero quieren probar.

Planificar tu viaje

¿Viajas en grupo o en solitario? ¿Rutas de un día partiendo de una base? ¿Quieres emprender una ruta de larga distancia? Los operadores turísticos y hoteles organizarán el traslado de tu equipaje entre tus paradas para la noche durante rutas de larga distancia. Si disfrutas de la buena compañía, haz coincidir tu viaje con un festival de senderismo. Se celebran en toda la isla durante el verano y duran dos o tres días. Ofrecen caminatas guiadas para todos los estados de forma y mezclan a visitantes con lugareños antes de terminar el día con música tradicional y celebraciones.

Elegir tu ruta

Irlanda tiene rutas de senderismo para todos los gustos y estados de forma, con rutas lineales y circulares. Las familias en busca de un paseo tranquilo pueden probar una ruta histórica de alguna localidad, una playa de arena (Benone Strand, el Condado de Derry-Londonderry y la costa de Connemara son sensacionales), los lagos de Fermanagh, un paseo junto a un río en Kilkenny o una senda ecológica por turberas inmaculadas.

Si estás más en forma, Croagh Patrick y Slieve Donard ofrecen un ascenso arduo que pueden llenar el día; el Sugar Loaf en Wicklow te ocupará unas dos horas, con una sección al llegar a la cima que te obligará a trepar. Para los verdaderos entusiastas también hay rutas de larga distancia/senderos señalizados que duran días: la costa de la Calzada en Antrim, la península de Sheep's Head en Cork, el Mourne Way en el Condado de Down, y Wicklow Way, aunque puedes hacer pequeños tramos de ellos sin problemas.

Las rutas de senderismo cortas en Irlanda pueden durar entre 1 y 5 horas. Las rutas medias pueden ser de unos 8 a 30 kilómetros. Por otra parte, las rutas de senderismo de larga distancia pueden ser de entre 35 y 1.000 kilómetros.

Lleva el equipo adecuado

El clima en Irlanda puede cambiar, pero rara vez es muy frío, incluso en invierno. En gran parte del país las rocas son volcánicas y escarpadas con guijarros sueltos, así que debes llevar botas adecuadas para caminar en montañas y en rutas de senderismo largas: necesitarás el agarre y apoyo. El calzado deportivo está bien para caminar por las playas y trepar por rocas, pero no suele ser lo suficientemente impermeable para senderos en turbera o para explorar antiguas ruinas, a las que se llega a veces pasando por hierba alta y mojada. En cuanto a los mapas, los senderos están tan bien señalados que probablemente no los necesites para rutas circulares de un día.

Qué comer

Todas las localidades tienen cafés, pero durante una caminata en plena naturaleza te costará encontrar uno: compra una botella de agua y prepara o compra un bocadillo antes de salir. Los supermercados y las tiendas de prensa en pueblos pequeños suelen tener un mostrador donde preparan el bocadillo que quieras. Y a tu regreso después de un día al aire libre, prepárate para disfrutar de una buena cena y una pinta de cerveza, recuerda: ¡la noche no ha hecho más que empezar!

Descubre más senderos fantásticos en Irlanda