Los reyes y reinas de Irlanda

Mientras el mundo espera la llegada de un nuevo bebé de la realeza, investigamos la historia de los reyes y reinas de Irlanda

¿Sientes curiosidad por saber cómo es la residencia del Presidente de Irlanda? Basta con que te des un paseo por el Parque Fénix de Dublín para verla. ¿Alguna vez te has preguntado dónde se reúnen los hombres y mujeres más poderosos de Belfast y Dublín? Los encontrarás en Stormont, o en Kildare Street.

¿Te apetece codearte con la realeza de Irlanda? Pues ahí puede que tengamos un problema.

Para entendernos: un paparazzo necesitaría una máquina del tiempo o un libro de mitología para cazar a los reyes y reinas en la Colina de Tara, la Roca de Cashel o la península de Cooley. Con la excepción de dos regiones Gaeltacht (de habla gaélica), sus majestades irlandesas desaparecieron ya hace tiempo.

Eso sí, su historia sigue siendo un cuento estupendo para contar a los niños antes de dormir.

La Reina Maeve (Medb)

Mítica y malévola, la Reina Maeve gobernó la provincia de Connacht, en el oeste de Irlanda, con mano de hierro. Temida (con razón, según la leyenda) por sus súbditos, enemigos y aliados, Maeve se empecinó en acumular tanta riqueza como su marido, Ailill mac Máta. El ansia de poder de la temible reina era tan grande que se vio envuelta en uno de los relatos más infames de la mitología irlandesa: "El robo del toro de Cuailnge". ¿Su objetivo? Robar el toro más bravo del Ulster. Hoy en día nos gustaría pensar que se conformaría con algo de beicon negro de Fermanagh, pero no nos hagas demasiado caso.

Brian Boru

Boru quizás sea el rey más famoso y de más éxito de Irlanda. Coronado en Cashel como tantos otros reyes del Munster en Irlanda, el título oficial de Boru era el de "Rey Supremo de Irlanda" y fue el cerebro detrás de la derrota de los vikingos en la Batalla de Clontarf, en 1014. Desgraciadamente murió aquella misma noche, pero el castillo que permanece en pie en la costa de Dublín sigue evocando aquellos acontecimientos históricos.

Grace O'Malley: la Reina Pirata

En Connacht hubo más de una líder femenina. ¿El nombre de la segunda? Grace O'Malley. Para hacerte una idea de la temible guerrera que era esta reina del siglo XVI, quédate simplemente con su apodo: La Reina Pirata. Hija de un jefe tribal gaélico, la propia O'Malley también se convirtió en jefa tribal, amasando un ejército de 200 hombres y una flota de galeras. Puedes encontrar la residencia ancestral de la reina en Westport House, en el Condado de Mayo, donde perdura su legado hasta hoy. Westport House siente auténtica pasión y orgullo por su conexión con O'Malley y allí se le rinde homenaje con una exposición dedicada a su memoria y el Pirate Adventure Park.

El Rey de la isla Tory

A pesar de tener una población de menos de 200 habitantes, la isla Tory ha mantenido a su realeza. El Rey de Tory es un título simbólico que representa y mantiene viva a una larga tradición. Si ves a un caballero elegante saludándote desde el muelle mientras tu ferry se acerca a la isla, seguro que será el actual rey de Tory, Patsy Dan Rogers. Y aunque el rey de Tory no tiene poder real, sí que actúa como portavoz de la comunidad y ejerce, él solito, de comité de bienvenida para los visitantes de la isla. La mejor época del año para visitar la isla Gaeltacht de Tory es durante los meses de verano, cuando el ferry te puede llevar hasta allí en un santiamén desde Donegal. Pero Patsy no es el único último rey de Irlanda: Claddagh, en Connemara, también puede presumir de realeza: allí se encuentra el rey Mike Linskey. ¿Pero es la costa oeste suficientemente grande para dos reyes? Nosotros creemos que sí.

Rey Puck

Naturalmente, hemos dejado lo mejor para el final. El rey Puck no solo sigue reinando en la actualidad... además es una cabra. Su festival anual, el Puck Fair, ha sido considerada visita indispensable por CNN Traveller y probablemente se trate de la coronación menos formal que se pueda ver en el mundo entero. La residencia real de Puck se encuentra en Killorglin, en el Condado de Kerry, y si te topas con este festival durante tu recorrido por carretera del Anillo de Kerry, no dejes de detenerte para disfrutar de las festividades. Tal vez puedas traer unas pocas zanahorias... a Puck le encantan.