Juegos Gaélicos

Te van a encantar los Juegos Gaélicos: "Los jugadores compiten con ánimo de no parar hasta caer. Con voluntad de acero. Con la creencia de que el dolor es para los débiles"

Son palabras de Dean Goodison , que se gana la vida en la banda de los campos de juego de toda la isla de Irlanda. Continúa diciendo: "La acción es un caleidoscopio frenético y apresurado que te obliga a mirar en varias direcciones al mismo tiempo..."

Pluma en mano, Dean se encarga de llevar la emoción del juego a la prensa escrita. Para él los Juegos Gaélicos ofrecen el espectáculo del deporte en su dimensión más esencial: "No importa si se juega al fútbol gaélico, al hurling o al camogie, la experiencia condensa todo lo irlandés. Es un espectáculo tribal, divertido y bullicioso, en el que se enfrentan rivales ancestrales. Pero siempre triunfa la deportividad".

¿Qué son los juegos gaélicos?

Dean conoce mejor que nadie cuánta historia hay detrás de los juegos gaélicos. Los juegos oficiales organizados por la Asociación Atlética Gaélica (GAA) incluyen competiciones de fútbol gaélico, hurling, frontón gaélico (handball) y rounders, el béisbol irlandés. También hay pruebas en las modalidades femeninas del hurling (camogie) y del fútbol, aunque no están organizadas por la GAA.

Mito y leyenda

Los orígenes de los juegos gaélicos están arraigados en el mito. Se cuenta que las armas de Cú Chulainn, el mítico guerrero irlandés, eran un hurl (el bate de madera de fresno que se usa en el hurling) y un sliotar (la pelota de cuero). De un solo y certero tiro, el héroe mató con ellos a un sabueso gigante, salvando así su vida.

Incluso hoy en día, la imagen de Cú Chulainn vagando por las colinas de Antrim con un hurl en la mano sigue siendo un icono.

Competidores de hoy

El fervor de las gradas no es sólo para presumir. Los juegos gaélicos disfrutaron de un renacimiento en la década de 1880, durante una época de turbulencias políticas en la isla. Jugar para tu club o tu condado era una cuestión de patriotismo.

Aún lo es.

No te preguntes qué puede tu condado hacer por ti sino qué puedes hacer tú por tu condado...

Es un deporte que se basa en el sentido de comunidad y la organización corre a cargo de voluntarios. Aquí la devoción pura y dura sustituye a las exageraciones de otros deportes. ¿Quién es aquel que acaba de marcar? Durante la semana trabaja en un banco. ¿Y la chica que ha atrapado esa sliotar alta? Es la veterinaria del pueblo.

Sobre el Royal Canal de Dublín, el estadio de Croke Park es un deslumbrante testimonio de lo que significa este deporte amateur para Irlanda. Los partidos de campeonato son duros y estrepitosos. La cabellera se eriza, la piel se pone de gallina.

Como dice Dean, no es necesario estar en la capital de la República para atreverse con los juegos gaélicos:

"Parte de la belleza de este juego es que está abierto a todos. Admitiendo que los mejores de los mejores ejercen el oficio en los estadios, de enero a noviembre siempre hay juegos que ver desde Antrim hasta Athenry, desde Ballybofey hasta Blessington y desde Westport hasta Wexford".

Escojas el juego que escojas, la competición siempre está al rojo vivo. Cuando el árbitro pita el final del encuentro los fans recobran la cordura:

"Pase lo que pase en el campo, todo el mundo está de acuerdo en una sola cosa. Al marcharse se oye una opinión común en boca de todos: 'Dios mío, el árbitro era malísimo, ¿verdad?'"

Según parece, en todos los deportes pasan las mismas cosas.

Enlaces oficiales

GAA 

Discover GAA