Descubre lo mejor de Belfast, Dublín y Cork con las bicicletas públicas

Explora Belfast, Dublín y Cork con sus programas de bicicletas públicas.

Robustas y fáciles de usar, las bicis urbanas Coca-Cola Zero están especialmente diseñadas para pedalear en la ciudad. Y hay estaciones de bici cerca de todas las atracciones imprescindibles, así que es fácil pasear en bici por las ciudades de Dublín, Cork y Belfast.

Dublín

¿Sabes llegar a la cárcel de Kilmainham, uno de los museos más famosos de Dublín? Es muy simple. Aparca tu bici en el aparcamiento que hay afuera y haz un tour de la cárcel inactiva más grande de Europa. Después, móntate en tu bici para recorrer las atracciones de la zona, como el Guinness Storehouse, donde escucharás la historia de la cerveza más emblemática de Irlanda, o el Museo Nacional de Irlanda, que alberga una asombrosa colección de arqueología, historia natural y arte. A tan solo ocho minutos tienes el parque Fénix, el parque urbano más grande de Europa. Haz como Beyoncé y pedalea por los elegantes jardines, hogar de una manada de gamos, además del zoo de Dublín y la residencia del Presidente de Irlanda.

A los amantes de la lectura les encantará el Centro James Joyce. Alojado en un edificio georgiano del siglo XVII, aquí encontrarás muebles del apartamento de Joyce en París, y la puerta original del número 7 de Eccles Street, el hogar de Leopold y Molly Bloom en Ulíses. El Winding Stair, cerca de la estación de bicis de O'Connell Street, es un lugar luminoso y acogedor para tomar un bocado sabroso. Disfruta de un bol caliente de crema de marisco y echa una ojeada a la librería que hay en la planta baja.

Cork

Cork es un vibrante centro urbano famoso por su música tradicional, sus compras y su llamativa arquitectura. El río Lee está en el corazón de la ciudad, así que un paseo en bici a orillas del río es una forma perfecta de empezar tu tour. Bájate de la bici para recorrer el Grand Parade, un paseo de madera a orillas del río, y explora las pequeñas callejuelas de la zona. Hay cantidad de tiendas independientes donde quizá descubras alguna sorpresa vintage que te apetezca comprar. Arthur Mayne's Pharmacy es un espectáculo: una farmacia de 120 años de antigüedad convertida en bar, con el mobiliario original restaurado y una exhibición de curiosidades farmacéuticas.

Haz una parada en la magnífica y gótica catedral de San Fin Barre. Las vidrieras y los mosaicos de mármol de los Pirineos son maravillosos, y no te pierdas el ángel dorado en la parte este de la catedral: según cuenta la leyenda local, el ángel sonará su trompeta cuando empiece el Apocalipsis... Si te apetece comer algo, aparca la bici y dirígete al Mercado inglés, el famoso mercado de abastos de Cork. Bajo su techo abovedado encontrarás una selección de exquisitos productos frescos, además de una ecléctica mezcla de artículos curiosos. Si buscas algo de inspiración artística, pedalea hasta la galería Lewis Glucksman, en University College Cork. Esta construcción de piedra caliza, acero y madera alberga impresionantes exposiciones de arte contemporáneo.

Belfast

La primera parada en la capital de Irlanda del Norte tiene que ser el centro interactivo Titanic Belfast. Escucha la historia del "buque de los sueños" en ocho galerías interactivas, monta en una grúa de astillero y no te pierdas el cine subacuático o la impresionante recreación de los camarotes de la época eduardiana. A tan solo siete minutos en bici está Cathedral Quarter, el barrio creativo y cultural de Belfast. La llamativa catedral de Santa Ana domina el paisaje urbano, y en su interior el suelo de mármol blanco y negro y los techos de mosaico son sencillamente deslumbrantes. Dirígete a Avoca para un rico almuerzo fresco, y luego vuelve a montarte en la bici.

Párate en el mercado de San Jorge, una de las atracciones más antiguas de Belfast. Siempre ha habido un mercado en este mismo lugar desde 1604, y en él puedes comprar prácticamente cualquier cosa que se te ocurra. Curiosea entre las antigüedades, joyas, obras de arte, libros, artículos de fotografía, comida local y mucho más. Otra visita imprescindible es el jardín botánico, un espléndido homenaje al legado victoriano de la ciudad. Lleno de exóticas flores y aves del paraíso, también cuenta con algunas de las plantas espermatofitas más antiguas del mundo. ¿Quieres salir de la ciudad? Hazte con una bici en la cercana Divis Street, y dirígete a las montañas de Divis: es un arduo ascenso, ¡pero las vistas bien lo merecen!

Recomendamos

Vaya, no conocemos ese correo electrónico. ¿Quieres verificarlo y volver a probar?
No hay resultados que se ajusten a tus criterios de búsqueda

¿Necesitas un vuelo o un ferry?

Por mar o por aire, encuentra aquí la mejor ruta

Encontrar vuelos
Encontrar ferry

Aprende más acerca de Irlanda

¿Tienes más preguntas acerca de Irlanda? Nosotros tenemos las respuestas

Ayuda y consejos