Conoce a la gente de Irlanda: profesora de yoga, Michelle Moroney

Cliffs of Moher Retreat, County Clare

Michelle Moroney nos lleva a su retiro de yoga trascendental ubicado en el apacible condado de Clare

Toma una inspiración profunda y aguanta, dos, tres, cuatro...

Oculto en un tranquilo rincón del condado de Clare, encontrarás el particular nirvana de Irlanda. Dirigido por Michelle Moroney y su marido, Michael, un viaje al Cliffs of Moher Retreat es una panacea: la mezcla perfecta y reconstituyente de inmaculada campiña irlandesa, Ruta Costera del Atlántico, comida orgánica y suculenta, y ejercicio relajante y lleno de sentimiento.

Parece que practicar el antiguo arte del yoga en el extremo del mundo, en el condado de Clare, es una experiencia que enamora: “Nos han visitado personas de Australia solo para el retiro”, comenta Michelle. “Y una pareja de Kansas vino a pasar un fin de semana”. 

Creo que los irlandeses son muy cordiales. Los huéspedes se pierden cuando salen a pasear y los agricultores de la zona los traen de vuelta en un tractor.

Michelle Moroney

En cuanto a qué otra cosa cree que atrae a sus huéspedes... “Las personas... la tierra, la historia. Venir aquí es una experiencia muy especial. Y resulta un lugar muy accesible. Se encuentra a tres horas de Dublín y no está lejos de la ciudad [Galway], pero el ambiente es muy cordial y acogedor”.

Esta cordialidad es lo que hizo que Michelle y su marido se enamoraran del condado de Clare después de pasar años viajando por el mundo impartiendo clases de yoga. Aunque son del condado de Meath, pronto se trasladaron al oeste tras su vuelta a Irlanda. “Todos los lugareños fueron muy amables. Nunca nadie me preguntó de dónde era... Siempre me he sentido realmente bienvenida”.

Es un lugar realmente inspirador. Estamos rodeados de este paisaje ondulante, en ligera pendiente, suave, donde la belleza es sutil.

Michelle Moroney

Abierto desde 2013, el retiro ha crecido a lo largo de los últimos seis años y, tan acogedor como todos los demás lo son, el glorioso entorno del retiro no pasa desapercibido: “Es precioso, muros de piedra y mucho, mucho mar. Y además, a literalmente unos campos de distancia, se encuentra el espectáculo absoluto que ofrecen los acantilados de Moher. Tenemos acceso gratuito a los acantilados. Los huéspedes suben hasta allí para meditar y contemplar la puesta de sol”.

Conexiones elementales

“Las personas lloran de verdad cuando entran en esa sala”, comenta Michelle sobre la sala de yoga del retiro. “No es solo la vista; tiene algo realmente especial”. Esta conexión elemental entre la tierra y las personas es evidente a lo largo de toda la experiencia del retiro, con alimentos orgánicos y recién preparados en las comidas, incluso las verduras se cultivan en la propiedad.

¿Y los fantásticos espacios naturales al aire libre? También contribuyen al bienestar general de los huéspedes, que pueden unirse a paseos guiados hasta los acantilados, relajarse en el jacuzzi y, por supuesto, disfrutar de todo el yoga que su cuerpo, alma y mente deseen. Así que, ¿quién está listo para practicar el arte del yoga en Irlanda?

Explora más lugares de la Ruta Costera del Atlántico

Ofertas

Vaya, no conocemos ese correo electrónico. ¿Quieres verificarlo y volver a probar?
No hay resultados que se ajusten a tus criterios de búsqueda

¿Necesitas un vuelo o un ferry?

Por mar o por aire, encuentra aquí la mejor ruta

Encontrar vuelos
Encontrar ferry