Qué se siente al alojarse en una casa solariega

Hilton Park House, County Monaghan

Lujo, elegancia y una excentricidad encantadora, Emer Taaffe disfruta de la buena vida en una estancia en una de las mejores casas solariegas de Irlanda…

Situada en las exuberantes zonas verdes del condado de Monaghan, encontramos Hilton Park House, una de las magníficas casas de campo de la isla de Irlanda. Hogar de la familia Madden desde el siglo XVIII, esta grandiosa mansión antigua es ahora una maravillosa casa de huéspedes donde Fred y Joanna Madden son especialistas en hacer que los visitantes se sientan como en casa. 

Cálidas bienvenidas

Esa sensación de hospitalidad relajada es evidente en cuanto llegas. No te reciben con pompa ni platillo, solo dos niños pequeños (la próxima generación de los Madden) y dos perritos jugando al fútbol en el campo de croquet situado delante de la casa. De inmediato es evidente que no se trata de un hotel rural cualquiera, sino de un hogar familiar, tal y como ha sido durante más de 300 años.

Joanna me recibe en la puerta y charlamos sobre la zona y lo que he visto ese día (el Geoparque Global de Marble Arch, a solo una hora en coche) mientras me guía hasta mi habitación por una bella escalera tallada. Me contengo lo suficiente hasta que se marcha para probar mi cama con dosel y estirarme para admirar las vistas perfectas del lago Hilton desde mi ventana. Después, salgo a explorar.

Explorar Hilton Park House

La casa está repleta de sorpresas, un portátil maltrecho en el escritorio de la biblioteca, una elegante colección de vinilos oculta en la esquina de la sala de juegos, una colección de sombreros de los antiguos Madden (uno sigue salpicado de sangre de una batalla que tuvo lugar hace mucho tiempo). Incluso hay un guante de una armadura colgado de forma descuidada en un alféizar del vestíbulo.

En la primera planta, descubro las hermosas salas de recepción de Hilton Park, donde varias generaciones de Madden disfrutaban de sus ratos de ocio. Todas las habitaciones están decoradas con muebles antiguos desperdigados de forma aparentemente casual, obras de arte, fotografías y libros familiares, y el efecto es absolutamente fascinante.

Decido acomodarme en la sala de estar, donde un fuego de leña arde en la chimenea de mármol ornamentada, con una copa de vino blanco frío sobre una mesa junto a mí y sin ningún ruido que me moleste. En el exterior, a través de los grandes ventanales de guillotina, el cielo oscurece para dejar paso al crepúsculo.

La mañana siguiente

Después de una noche de sueño reparador, desciendo a lo que, en su día, fue el salón de los criados, donde se sirve el desayuno bajo una impresionante bóveda. Me decanto por el puré de aguacate y los huevos escalfados sobre una tostada elaborada con masa madre (Fred es el chef, y solo por la comida ya vale la pena una visita) y charlo con Joanna antes de salir a pasear por los jardines y descender hasta el lago. Con las primeras luces de la mañana, el rocío brillando sobre la hierba y solo esos dos perritos como compañía, me siento como si hubiese encontrado el paraíso, entre las colinas del condado de Monaghan.

Explora desde Hilton Park House

No hay resultados que se ajusten a tus criterios de búsqueda

¿Necesitas un vuelo o un ferry?

Por mar o por aire, encuentra aquí la mejor ruta

Encontrar vuelos
Encontrar ferry

Ofertas

Vaya, no conocemos ese correo electrónico. ¿Quieres verificarlo y volver a probar? Por favor introduce tu correo electrónico directamente del teclado, sin copiar/pegar.