La Roca de Cashel

Mira arriba. Hay una estrella rocosa gravitando por encima del Valle Dorado de Tipperary, en pleno corazón del Ancestral Este de Irlanda

Antiguos reyes, santos patrones y belleza sin igual: la Roca de Cashel aúna el extenso legado y el asombroso y característico paisaje de Irlanda. Recortando el cielo y elevándose por encima de los frondosos y verdes terrenos de los campos de alrededor, la Roca encierra más de 1000 años de historia, en pleno corazón del Ancestral Este de Irlanda...

Digno de un rey

Cabe remontarse al siglo V, cuando existía una asociación entre la Roca y los comienzos de la herencia cristiana de Irlanda, en lo que también era el asentamiento de los Grandes Reyes de Munster. Es precisamente en este lugar donde San Patricio convirtió al rey Aengus al cristianismo. Cuenta la leyenda que, durante el bautismo, San Patricio apoyó involuntariamente su puntiagudo báculo en el pie del rey, bajo el agua, haciéndole sangrar. Por suerte, ¡Aengus creyó que todo aquello formaba parte de la ceremonia!

El clan Eóghanachta gobernó la región durante siglos, pero los O’Briens les arrebataron su posesión en el siglo X, liderados por Brian Boru. Y en 1101, su antecesor decidió obsequiar a la iglesia con la Roca de Cashel.

Como diría la canción de Queen, “We will rock you”.

Desde sus modestos comienzos, se fueron sucediendo edificaciones encima de la Roca hasta convertirse en el complejo de estructuras convergentes que conforman actualmente tal maravilla.

En su centro se encuentra la catedral del siglo XIII, anclada a la Roca, mientras que la sala del coro de los vicarios, del siglo XV, es el lugar desde donde hombres laicos cantaban los servicios de la catedral y sus voces se podían oír a millas de distancia. En la oscura y húmeda capilla de Cormac, frescos con 800 años de antigüedad recubren los arcos. A pesar de años de decadencia, se pueden observar santos de cabeza dorada, manos superpuestas en un azul zafiro y túnicas de un color rojo sangre.

En la parte de atrás encontrarás indicios del pasado vikingo de Irlanda. Hay un sarcófago que podría contener los restos de Tadhg, hermano del rey Cormac, esculpido con un elegante tallado de dos bestias entrelazadas: un símbolo que, según se cree, invoca la bendiciones de una vida eterna. Se considera que la torre redonda, construida en 1100 y que se eleva 28 metros por encima del suelo, es la edificación superviviente de la Roca con mayor antigüedad. Ya no se puede subir a la torre, pero las vistas de alrededor son simplemente sublimes.

Con símbolos de vida eterna, patrimonio con siglos de antigüedad y legado escrito literalmente en la roca, ¿cabe alguna duda de que la Roca de Cashel es la “rock star” por antonomasia?

Explora más

Ofertas

Vaya, no conocemos ese correo electrónico. ¿Quieres verificarlo y volver a probar?
No hay resultados que se ajusten a tus criterios de búsqueda

¿Necesitas un vuelo o un ferry?

Por mar o por aire, encuentra aquí la mejor ruta

Encontrar vuelos
Encontrar ferry