Glendalough

Glendalough, County Wicklow

Una espectacular belleza espiritual en pleno corazón del Ancestral Este de Irlanda

Oculto entre la exuberante vegetación del Parque Nacional de las Montañas de Wicklow es una de las más preciadas joyas del Ancestral Este de Irlanda. Esto es Glendalough, el monasterio fundado por San Kevin en el siglo VI que se convirtió en uno de los grandes centros de enseñanza de la Irlanda cristiana primitiva.

Una excursión a pie por la historia

Tallado por los afilados glaciares durante la última Edad de Hielo, el valle de Glendalough es una amplia extensión que combina una belleza natural increíble con una serenidad total. A medida que asciendes al interior de las montañas de Wicklow, con las nubes acariciando el borde del valle y el sonido de los arroyos glaciares cristalinos que borbotean entre las rocas, una atmósfera de total tranquilidad te envuelve.

El nombre irlandés de Glendalough da una pista de lo que te encontrarás aquí, significa "el valle de los dos lagos". A los visitantes les encantan los lagos superior e inferior, pues ofrecen una gran oportunidad de explorar o incluso de sumergir las puntas de los pies en las frías aguas. Multitud de rutas de senderismo atraviesan Glendalough, incluyendo el camino de Wicklow y el camino de San Kevin, por lo que recorrerlo no puede ser más fácil. ¡Solo tienes que elegir la ruta y ponerte en marcha!

Una ciudad en las colinas

Rodeado de toda esta belleza, es fácil ver por qué San Kevin decidió establecer un asentamiento monástico aquí. Desde sus humildes orígenes en el siglo VI, Glendalough se convirtió en un ejemplo de devoción y aprendizaje. Como una verdadera ciudad en su época, contaba con granjas, una catedral y la torre circular de 30 metros que aún sigue en pie hoy en día. 

Durante más de 500 años, reinó la paz en esta zona, ya que monjes y laicos crecían, vivían y aprendían juntos. Aunque, por supuesto, esto no significa que Glendalough estuviera exento de problemas. Fue atacado y saqueado por los vikingos, asolado por el fuego y expuesto a las a veces duras condiciones meteorológicas que aún hoy azotan las montañas Wicklow. Finalmente, en 1398, cayó en manos de los normandos pero, afortunadamente, todavía nos quedan recuerdos de lo que un día fue.

Más para explorar

No hay resultados que se ajusten a tus criterios de búsqueda

¿Necesitas un vuelo o un ferry?

Por mar o por aire, encuentra aquí la mejor ruta

Encontrar vuelos
Encontrar ferry

Ofertas

Vaya, no conocemos ese correo electrónico. ¿Quieres verificarlo y volver a probar?