El golf y el hoyo 19

Waterville Golf Links, County Down

Érase una vez, en un pueblo de la ruta costera del Atlántico llamado Waterville, el bar del Butler Arms Hotel, donde tres americanos, un australiano y lo que parece ser la mitad de los habitantes del lugar se lo pasan en grande...

Los cuatro visitantes son golfistas, sí, pero definitivamente no unos golfistas cualquiera. Payne Stewart, campeón del Abierto de EE. UU., toca entusiasmado una canción con su armónica, mientras Lee Janzen, también ganador de un major, el número uno del mundo David Duval y la estrella australiana Stuart Appleby siguen el ritmo con la cabeza, ríen y cantan.

El pub está abarrotado, por eso Stewart salta detrás de la barra para hacer un turno de 30 minutos como camarero invitado. Su caddy le recuerda que no está cobrando a nadie. “¡Invito yo!” Stewart le responde a voz en grito.

Royal Portrush Golf Club, condado de Antrim
Royal Portrush Golf Club, condado de Antrim

Nunca es todo golf

Tras haber visitado Waterville con sus compañeros Tiger Woods y Mark O’Meara, Stewart no se pudo resistir a regresar con algunos amigos. En esa ocasión, los llevó a Kerry para jugar algunos hoyos de calentamiento en Waterville y Ballybunion, con el objetivo de prepararse para el Open de la semana siguiente.

“Entramos en el pub y nos reunimos alrededor de un piano. Saco mi armónica y cuando te quieres dar cuenta son las cuatro de la mañana”.

Payne Stewart

Para cuando se marcha del diminuto pueblo del condado de Kerry en la ruta costera del Atlántico, Stewart dice a todo el mundo que desea ser el alcalde, a lo que le responden que no tienen alcalde. Pero ser el capitán del club de golf es algo mucho más importante. Así que van un paso más allá y lo nombran capitán esa temporada. Por desgracia, Payne Stewart perdió la vida en un accidente de avión unos meses después, aunque su memoria sigue viva en Waterville. Los numerosos amigos que hizo en esos breves viajes han erigido una estatua de bronce en su honor.

Royal County Down Golf Club, condado de Down
Royal County Down Golf Club, condado de Down

Como ir a casa

Irlanda es así. Los encuentros fortuitos dan lugar a amistades para toda la vida. Una copa tranquila en el pub se convierte en una fiesta y un viaje puntual para practicar golf se convierte en una peregrinación anual. Un ejemplo es Keegan Bradley, campeón del PGA de EE. UU. y cuya tía, Pat Bradley, es una estrella del Salón de la Fama que tiene lazos estrechos con el condado de Cork.

Emigró con su familia cuando era niño. Años después, tras hacerse amigo de Rory McIlroy, Pádraig Harrington y Graeme McDowell, regresó. “Mis tres tíos, con mi padre incluido, jugaron en el torneo llamado Three Brothers de Youghal, en el condado de Cork”, comentó Bradley sobre sus vínculos irlandeses. 

“Cientos de personas me dijeron: ‘Bienvenido a casa’. Se me pone la piel de gallina casi siempre que lo dicen. Ha sido una experiencia fabulosa”.

Keegan Bradley

Y durante su estancia, decidió ver lo máximo posible de la isla. Tanto es así que se dirigió a la costa norte de Antrim para visitar los lugares de interés más importantes de la ruta costera de la Calzada, ¡incluyendo la Calzada del Gigante y la destilería Bushmills Whiskey!

Ballyliffin Golf Club, condado de Donegal
Ballyliffin Golf Club, condado de Donegal

Una vez visitada, es muy probable que vuelvas

Además de las superestrellas del golf, aficionados experimentados del mundo del cine también reservan fechas para practicar su swing en Irlanda de vez en cuando. Bing Crosby, Bob Hope y Charlie Chaplin eran visitantes asiduos en las décadas de 1950 y 1960, y el flujo de estrellas no se ha detenido desde entonces.

El actor Bill Murray, adorado por los aficionados al golf en todas partes gracias a su interpretación del jardinero loco Carl Spackler en el clásico de culto “El club de los chalados”, es un gran admirador de Irlanda y del golf irlandés. “Mi lugar favorito para jugar al golf es Irlanda”, confiesa el ganador de un Emmy y un Globo de Oro.

“Mis antepasados son de allí, es el país más bello para jugar al golf y cuando lo visitas como jugador invitado, te tratan como a un rey”.

Bill Murray

No puedes saltarte el hoyo 19 para poner punto final a un día de golf en la isla de Irlanda. Y el mejor lugar para hacerlo es un fantástico pub en el que podrás relajarte tras 18 hoyos mágicos en uno de nuestros campos de primera categoría, ¡sin importar si has jugado bien o mal! Este es un lugar donde se hacen planes y nacen mitos, ¡así que coge una silla y deleita a los lugareños con historias de ese partido perfecto!

No importa dónde practiques el golf en Irlanda, vayas donde vayas estarás siguiendo los pasos de alguien famoso. Puede que ni siquiera tengas raíces irlandesas, pero te darán la bienvenida como si fueras uno más de la familia. Aquí, en la isla de Irlanda, siempre seguimos hasta el hoyo 19.

Hora de colocar la pelota sobre el tee

No hay resultados que se ajusten a tus criterios de búsqueda

¿Necesitas un vuelo o un ferry?

Por mar o por aire, encuentra aquí la mejor ruta

Encontrar vuelos
Encontrar ferry

Ofertas

Vaya, no conocemos ese correo electrónico. ¿Quieres verificarlo y volver a probar?