Datos curiosos sobre Irlanda

St Patrick, Guinness, Vanishing Lakes - Fun Facts about Ireland

Dato 1: existe el tiempo, y luego existe el "tiempo irlandés"

¿Te parece que el tiempo pasa más lento en Irlanda? Solía ser así. Los estatutos de 1880 que definían el tiempo (The Statutes (Definition of Time) Act 1880) fijaron la hora de Dublín como la hora legal de Irlanda hasta 1916. La hora fue establecida en el observatorio de Dunsink a las afueras de Dublín, y tenía un retraso de 25 minutos y 21 segundos con respecto a la hora de Greenwich (GMT).

Así que, cuando decimos que en Irlanda nos gusta hacer las cosas a nuestro ritmo, ¡lo decimos en serio!

Dato 2: el lago evanescente

Loughareema es, sin duda, un lago peculiar. Situado entre colinas llenas de brezo a las afueras de Ballycastle en el Condado de Antrim, sus relatos de carruajes fantasmas y el espectro de un inquieto coronel datan de 1898. Pero lo que es todavía más extraño, sin la menor duda, es que el lago desaparece y vuelve a aparecer por cuenta propia. Para nosotros es magia, pero en realidad existe una explicación geológica: un desagüe oculto hace que el lago se llene y vacíe con turba y agua de lluvia.

Visto y no visto.

Dato 3: San Patricio y sus serpientes

Todos conocemos la leyenda de San Patricio: el esclavo convertido en santo vio a Dios en la montaña de Slemish, en el Condado de Antrim, y desterró a las serpientes de Irlanda. ¿O no?

Según los científicos, fue la edad de hielo, y no la intervención divina, la que libró a la isla de estos reptiles de sangre fría. Lo más probable es que las serpientes simbolizaran la eliminación de rituales y creencias paganas en Irlanda por parte de Patricio. Tratándose de San Patricio, no nos faltan leyendas. En Clonmel, Condado de Tipperary, puedes buscar el pozo de San Patricio. Llena de agua, ¡parece ser que NUNCA se congela! Pero eso es otra historia...

Dato 4: fuertes de hadas

Banshees, leprechauns y vampiros son personajes habituales en la tradición irlandesa, pero más que ningún otro personaje, las hadas son las que han dejado su marca sobre el paisaje. Los fuertes de hadas, como el de Dooneva en el Condado de Clare, son montículos de tierra que, según cuenta la tradición, están imbuidos de la magia de los druidas. Y pobre del que ose molestarlos. La leyenda cuenta que el cabecilla de un grupo de hombres que trabajaban en Dooneva para nivelar la tierra enfermó y murió. Su esposa, una mujer sabia, consiguió devolverle mágicamente a la vida.

Alerta de spoiler: En realidad, estos montículos son los restos de antiguas moradas de la tardía Edad del Hierro, ¡así que tienen menos que ver con criaturas aladas que con civilizaciones antiguas! ¿Y nuestro amigo en Dooneeva? ¿Quizás un resfriado mal curado?

Dato 5: la carretera mágica

¡Circulen, circulen! Irlanda tiene carreteras que bajan y que suben, y luego tiene carreteras que bajan cuesta arriba. Este extraño fenómeno hace que los vehículos se muevan solos, marcha atrás y cuesta arriba. Las montañas de Comeragh en el Condado de Waterford y la península de Cooley en el Condado de Louth albergan dos de los lugares encantados. ¿Por qué sucede?

Algunos dicen que se debe a imanes naturales en la tierra, otros creen que es simplemente una cuestión de perspectiva, y hay otros que citan a las hadas como la causa de este prodigio. Sin saber muy bien qué creer, el actor Andrew McCarthy salió en busca de la carretera mágica.

Dato 6: burbujas de Guinness

Guinness es especial, y en más de un sentido. Se tarda exactamente 199,50 segundos en tirar la pinta perfecta de nuestra amada cerveza negra, producida en Dublín desde 1759.

Pero puede que su característica más única sea que las burbujas se hunden en vez de subir. Esto se debe a la forma del vaso, que provoca que las burbujas suban en el centro y crea un vacío hacia abajo en los laterales. Sea como sea, lo mejor es disfrutarla...

Dato 7: la guillotina irlandesa

Aunque el mundo conoce a la guillotina más bien como una, digamos, "herramienta" creada por nuestros vecinos galos, en realidad apareció ya en Irlanda mucho antes de la Revolución francesa.

Este infame artefacto decapitador fue usado en 1307 para ejecutar a un hombre llamado Murcod Ballagh cerca de Merton en el Condado de Galway: más de 500 años antes de su uso en Francia. Inmortalizada en un grabado sobre madera (una antigua técnica de impresión) en 1577, es considerado uno de los primeros ejemplos de guillotina vistos jamás. Entonces, ¿menos Revolución francesa, más invención irlandesa?

Sigue leyendo...