Agua y vida silvestre

A lo largo del corredor del Shannon

En su canción, Paul Simon nos dijo que había 50 Ways to Leave a Lover (50 maneras de dejar a un amante). Nos hemos inspirado en su sugerencia y hemos descubierto cinco maneras de disfrutar del corredor del Shannon

Donde el majestuoso río fluye...

Piensa en el río Shannon como un impresionante eslabón acuático que conecta nada menos que once condados en la isla de Irlanda: Cavan, Leitrim, Longford, Roscommon, Westmeath, Offaly, Tipperary, Galway, Clare, Limerick y Kerry. Nace en un lugar del Ancestral Este de Irlanda conocido como Shannon Pot, que se encuentra en la montaña Cuilcagh, en el condado de Cavan. 

Una multitud relajada de navegantes, marineros de agua dulce y amantes de la buena vida peregrinan hasta aquí cada verano…

Lonely Planet

Y, según dicen los chicos del cercano Geoparque Global de las cuevas Marble Arch, “cuenta la leyenda que Síonnan, hija de Lodan (hijo de Lír, dios celta del mar), vino al estanque Shannon Pot en busca del gran Salmón de la Sabiduría. El gran Salmón se puso furioso al ver a Síonnan e hizo que el estanque se desbordara, ahogando a la doncella. Así se creó el río Shannon, que en la actualidad sigue llevando el nombre de la doncella”.

No está nada mal para un río. Una vez más, el río Shannon tiene ganas de complacer. ¿Te apetece dar un paseo alrededor de un castillo anglonormando? Te proponemos el castillo Athlone, en el condado de Westmeath. ¿Te gustaría ver lo que tenían que soportar los mineros durante un día de trabajo en el siglo XVIII? Prueba la Arigna Mining Experience, en el condado de Roscommon. Y eso que todavía no hemos mencionado las actividades de alto voltaje que se ofrecen en las aventuras forestales de Lough Key Zipit, ni el castillo del rey Juan en la ciudad de Limerick o las fascinantes ruinas de Clonmacnoise. Como ya hemos dicho, tiene ganas de complacer.

Echa un vistazo a estas cinco maneras de viajar por el corredor del Shannon

En piragua: Empezamos con la opción más evidente: el poder de los remos. No te compliques la vida y deja que te ayuden los especialistas en aventuras en piragua. Hay muchos por la zona en las animadas poblaciones ribereñas como Carrick-on-Shannon y Athlone. En la posición más alta de la lista se encuentra esta ruta en piragua que se extiende a lo largo de 80 km desde Shannonbridge, en el condado de Offaly, hasta las ciudades hermanadas de Killaloe/Ballina, en la frontera entre Clare y Tipperary. Imagina abundantes variedades de aves y vida silvestre, junto con tramos de un silencio absoluto. Si dispones de tiempo suficiente, haz una parada para disfrutar de un almuerzo estilo pub en el Brosna Lodge de Banagher.

En bicicleta: Del poder de los remos al de los pedales, el corredor del Shannon cuenta con siete rutas ciclistas, algunas de ellas son tan largas que llegan hasta los acantilados de Moher, en el condado de Clare. Echa un vistazo a la ruta Pilgrim’s Road, que va desde Ballycumber hasta el antiguo enclave monástico de Clonmacnoise y transcurre a lo largo de un esker formado durante la última Edad de Hielo, hace unos 12 000 años. O visita los senderos de Shannon Blueway, donde podrás disfrutar de la tranquilidad absoluta de las rutas Tour de Humbert o North West Trail, en el condado de Leitrim.

En barco: Pedalear y remar no es para todos. Capitanea tu propia embarcación desde Carrick-on-Shannon (en Leitrim) y navega hasta la ciudad de Limerick a bordo de un crucero de lujo. Como alquilas el barco, tú mandas. Ese pueblo tan bonito, ese animado puerto deportivo o esa abadía en ruinas... todo esto te está esperando para que lo visites a tu propio ritmo. Si eliges una ruta acuática, la carta de navegación de la vía fluvial te resultará muy útil, ya que muestra la ubicación de las esclusas e instalaciones.

A pie: Ya estás de vuelta en tierra firme y es hora de dar un paseo por las rutas fluviales de Shannon. Créenos, hay muchas para escoger. La primera es la ruta de senderismo por el Limerick medieval, que recorre el barrio medieval de la ciudad. La segunda es un tramo a lo largo de Lough Derg Way, donde los puntos destacados son los antiguos alambiques de whiskey y las vistas idílicas de la bahía de Youghal. El primer sendero flotante de Irlanda, la pasarela Shannon Blueway en Drumshanbo (condado de Leitrim), es una ruta pintoresca fuera de la carretera de 14 km que llega hasta el poblado Leitrim Village. Por último, pero no menos importante, piérdete en la belleza natural de la ruta ecológica de Glenafelly. Se trata de una leve introducción a las regiones más remotas de las montañas Slieve Bloom, en el condado de Offaly. ¡Ah! No olvides la cámara.

En coche: Lo más probable es que cualquier viaje por carretera en Irlanda acabe encontrándose con el río Shannon en algún punto. Si estás en Limerick, empieza tu viaje desde el final del río, en la ruta costera del Atlántico, y sigue la costa sur del estuario para llegar al agreste condado de Kerry, en el norte. ¡O dirígete al río Shannon desde Dublín y descubre las historias y paisajes exuberantes del Ancestral Este de Irlanda! El corredor del Shannon es tan verde gracias a las aguas del río. Haz justicia al paisaje tomándote todo el tiempo que quieras para realizar la excursión pintoresca desde Kittycloghar hasta Mohill, en el condado de Leitrim. Entre los lugares que no te puedes perder se incluye la granja de animales Swan Island, a la orilla del lago Garadice.

¿Te gusta esto? Estos te encantarán