El valle del Boyne

¿Quieres viajar en el tiempo? Configura los mandos para aparecer en el valle de Boyne en Irlanda, un paisaje plagado de tumbas de corredor, ruinas monásticas y sangrientos campos de batalla. Ah, y el Braveheart de Mel Gibson

Mellifont Abbey, County Louth
Mellifont Abbey, County Louth

El valle del Boyne es una larga lista de visitas obligadas en Irlanda: Newgrange, la colina de Tara, el castillo de Trim, Monasterboice... y mucho más. Pero no hace falta que cruces el país para explorar las tumbas de corredor, colinas sagradas, ruinas monásticas y pueblos patrimoniales. Está todo a tiro de piedra desde Dublín, Belfast y varias autopistas que permiten los viajes en el tiempo.

Carlingford, County Louth
Carlingford, County Louth

El río Boyne en sí es la vía fluvial más importante de Leinster y el valle que dibuja a través de Louth y Meath tiene una rica historia de colonizaciones. Aquí es donde podrás encontrar las tumbas de corredor de Newgrange, Knowth y Dowth, en Brú na Bóinne: uno de los yacimientos megalíticos más grandes de Europa.

Aquí encontrarás el tesoro oculto que es Trim, hogar no solo de un castillo cuya torre de homenaje figuró en Braveheart, de Mel Gibson, sino de más edificaciones medievales que en cualquier otro pueblo de Irlanda.

¿Crees que este artículo le puede gustar a un amigo? Haz clic en para guardar y compartir

Destacan además: la abadía de Mellifont, el primer monasterio cisterciano de Irlanda y la colina de Tara, que fue la sede de los Grandes Reyes de Irlanda. Elige un día soleado para tu visita y no dejarás de tomar fotos. No está mal como síntesis del paisaje irlandés: resume al menos un cuarto de su belleza.

Cuando dos tribus se declaran guerra

Puede que el río Boyne parezca tranquilo hoy en día, pero las cosas no eran así el primer día de julio de 1690. Aquel día, dos rivales que se disputaban el trono británico, Guillermo III y Jaime II, se enfrentaron con sus ejércitos en la mayor reunión de tropas que haya habido nunca en tierras irlandesas.

Este sangriento conflicto se evoca con viveza en el centro de visitantes de la batalla del Boyne, donde se exhiben presentaciones audiovisuales y armas originales, pudiéndose además acceder libremente al campo de batalla. En verano, actores disfrazados cobran vida en representaciones históricas.

Viva el rock

¿Creías que el valle del Boyne no era más que un paisaje rural lleno de ruinas? Lord Henry Mount Charles del castillo de Slane, cuya familia luchó en ambos bandos de la batalla del Boyne, te convencerá de lo contrario.

Él es el responsable de haber traído a Meath enormes estrellas del rock como U2, los Rolling Stones y Madonna. En Slane grabó también U2 su álbum The Unforgettable Fire (El fuego inolvidable). Irónicamente, Slane también se vio envuelto en llamas en 1991, pero desde entonces lo han rescatado y restaurado hasta recobrar su antiguo esplendor.

Vivir a través de los siglos

La historia es una cosa, pero el valle del Boyne acoge además unos florecientes pueblos patrimoniales como Drogheda, Navan y Kells. Aunque puede que te detengas en principio para hacer un tour histórico o ver sus altas cruces irlandesas, te quedarás para disfrutar de sus animados restaurantes, galerías, bares y locales de música tradicional.

Y no olvides las famosas poblaciones de trucha marrón salvaje en el río Boyne: la historia no es lo único en lo que te puedes sumergir por estos lares.

Ideas para tus vacaciones, noticias, ofertas… regístrate para recibir nuestra revista digital y te mantendremos en contacto con Irlanda.

No hay resultados que se ajusten a tus criterios de búsqueda

¿Necesitas un vuelo o un ferry?

Por mar o por aire, encuentra aquí la mejor ruta

Encontrar vuelos
Encontrar ferry