Captar la Calzada

Giant's Causeway, County Antrim
Giant's Causeway, County Antrim

No hay más que un puñado de paisajes realmente extraordinarios en el mundo; esos sitios a donde las postales sueñan con irse de vacaciones. La Calzada del Gigante en Irlanda del Norte es uno de esos sitios

Cuando TripAdvisor sacó su lista de 10 paisajes más espectaculares en 2012, la Calzada del Gigante se mantuvo firme y tranquila entre desiertos épicos y salinas.

En cuanto tu mirada se cruce con las 40.000 columnas hexagonales de basalto, te quedarás sin habla: parecen deslizarse hacia el mar como escalones negros de piedra que desaparecen bajo la espuma de las olas. Querrás darle la mano a la Madre Naturaleza, llamar a tu antiguo profesor de geología y decirle: "¡tenía usted razón: las piedras PUEDEN ser asombrosas!" y sacar tu cámara, todo al mismo tiempo.

Pero no vayas tan rápido. Hay trucos para captar esta maravilla visual con tu lente. Le hemos preguntado a los expertos cómo hacerlo bien.

Chris Hill es un galardonado fotógrafo de paisajes que tiene en la Calzada a uno de sus sujetos favoritos. Su secreto para captar la nebulosa magia de esta foto, arriba, es esperar al atardecer.

"El mejor momento de la Calzada siempre son las últimas dos horas de sol. En primavera y otoño llega de lado y tiñe las columnas de un precioso color dorado. Las mejores fotos se sacan siempre con el mar bravo".

¿Pero qué dice de los famosos cielos tempestuosos de Irlanda, propensos a cambiar de color en menos que canta un gallo?

Calzada del Gigante

El maestro paisajista y nativo del Condado de Down Simon Brown está más que acostumbrado a estas condiciones y su consejo es adaptarte a ellas.

"Que no te desanimen los cielos grises", dice. "Pueden darle mucha atmósfera a tu foto". Para el suave efecto de oleaje en la foto de arriba, su truco fue "usar una velocidad de obturación larga para capturar el movimiento de las olas".

Todos los profesionales están de acuerdo con que la paciencia no solo es una virtud, sino una necesidad para la fotografía de paisajes.

Por suerte, el veterano Chris Hill tiene paciencia para regalar.

Calzada del Gigante 

"No miento si digo que esperé 30 años para tomar esta foto", comenta de su maravillosa escena de la Calzada y sus columnas de basalto cubiertas de nieve.

Por no hablar de lo difícil que es viajar en climas invernales: "No es un lugar al que sea fácil llegar en medio de la nieve, especialmente si vives a casi 100 kilómetros." Pero si tienes paciencia y ropa caliente, solo necesitas buenas botas y un trípode.

Lo más difícil para un profesional es que un sitio como la Calzada ya ha sido fotografiado cientos de veces.

Calzada del Gigante 

Cuando Brian Morrison recibió su más reciente encargo para fotografiar la Calzada, supo que sería difícil encontrar un ángulo que aún no hubiera fotografiado nadie. Su solución fue simple: meter a personas en la imagen.

"Quería mostrar personas que exploraban las piedras", explica.

"El sol estaba bajo, como a media hora de desaparecer y decidí probar con una silueta. Así podría mantener la exposición de luz sobre las piedras mientras conseguía captar formas interesantes con las personas en primer plano y los promontorios en la distancia".

Con una gran angular, un polarizador para realzar el contraste y el ISO en 100 (máxima calidad), usó una obturación rápida para sacar las figuras que pasaban por delante del sol. El resultado es una forma nueva e impresionante de ver la Calzada, invitándote además a que te veas ti mismo en la escena.

Así que si aprendes una cosa de los profesionales, que sea a encontrar tu propio ángulo al fotografiar un lugar tan fotogénico. Después, el secreto está simplemente en los cielos oscuros y el trípode, ¿no?