Senderismo para toda la familia en Irlanda

Una rápida búsqueda en Google para encontrar entretenimiento para niños demuestra que, realmente, no es tarea sencilla. Verás millones de artículos que pretenden tener la respuesta, pero en Irlanda tenemos nuestra propia receta infalible para niños felices: unos paseos muy divertidos

Cuando se trata de niños, la mejor opción no es siempre la más ardua. Así que a menos que les hayas convertido ya en consumados senderistas, es preferible esquivar las subidas difíciles por escarpadas laderas de montaña y optar por lugares donde pueda disfrutar la familia entera...

Aventuras en Roscommon

Por ejemplo, el parque forestal de Lough Key en el Condado de Roscommon. Túneles subterráneos, altas torres irlandesas y un puente colgante de nueve metros de altura entre los árboles. Perfecto. Además, en este paseo tú eres tu propio guía, así que los niños pueden ser los que vayan delante abriendo el camino. Los fans de TripAdvisor le dan cinco estrellas y dicen que es: "Excelente, en todos los aspectos" y que tiene "algo que incentive a cada miembro de la familia".

La belleza de West Cork

Además de ser los que mandan, a los niños siempre les gusta disfrutar de algo fuera de lo común. Glengarriff en West Cork es exactamente eso: Emily O'Sullivan, madre de dos, llevó allí a sus dos pequeños para pasar una semana de vacaciones y encontraron tanto que hacer que les faltó el tiempo.

"Esta zona es una de las mejores en las que haya estado con los niños", dice Emily. "Glengarriff tiene una reserva natural impresionante, con gran cantidad de senderos que se pueden disfrutar en cualquier clima. También exploramos Gougane Barra, una zona remota de West Cork que está llena de belleza, con un parque forestal inmenso... También puedes recorrer tramos de una ruta de senderismo, la Beara Way, subiendo a colinas desiertas junto a ovejas que te abren el paso al verte llegar.

"Pero un sitio donde los niños lo pasaron realmente bomba fue en el Ewe Sculpture Garden, un jardín de esculturas a las afueras de Glengarriff. El paseo es de un solo kilómetro, pero no se parece a nada que haya visto nunca, con unas esculturas asombrosas, cascadas, pequeños puentes y juegos por todo el camino".

Maravillas del Este

Justo al otro lado de la isla en la costa este, las montañas de Wicklow se prestan para pequeñas incursiones. El Sally Gap está lleno de rutas de senderismo específicas que serpentean a través de bosques de coníferas y montículos repletos de brezo. El paseo a orillas de Lough Tay se beneficia de la poca o nula inclinación y al final del lago hay una zona tranquila donde podéis pasar un buen rato de craic (diversión) haciendo cabrillas.

Justo al otro lado de la montaña está Glendalough, un espacio que usuarios de TripAdvisor han descrito como: "algo que se vería en una película". San Kevin se estableció aquí durante una época de introspección espiritual, en el siglo VI. Por aquí los senderos son cortos y bien trillados, con paseos tablados elevándose sobre el terreno pantanoso.

Pero mantén los ojos abiertos, ¡podría haber monstruos! Cuentan que Kevin se encontró con grandes bestias que escupían fuego cuando vivió aquí solo.

Gigantes y saltos

Pero a lo largo de la Costa de la Calzada en Antrim, no hay monstruos. Sólo gigantes, como descubrió Emily con sus dos hijos: "Los niños eran bastante pequeños cuando fuimos a la Calzada del Gigante, ¡pero qué bien lo pasamos allí! El paseo que baja hasta la Calzada en sí es algo largo para niños pequeños, pero una vez que se llega, ¡es divertidísimo saltar de piedra en piedra mientras dejan que su imaginación corra hacia mundos de gigantes!"

Pero como nos cuenta Sarah Nelson, de Outdoor Recreation NI, caminando por Irlanda del Norte no encontrarás solo gigantes: "El paseo alrededor del castillo de Ward [con vistas sobre Strangford Lough] es precioso y hay mucho espacio para que los niños corran libres y a su aire. Otro sitio donde se puede dar rienda suelta a la imaginación es en elparque campestre de Carnfunnock.

"A los niños también les encanta serpentear a través del laberinto de setos permanente más grande del mundo, en el parque forestal de Castlewellan. Y no hay playa mejor que la de Benone: con más de once kilómetros de costa de arena, hay espacio de sobra para chapotear".

Ahí lo tienes. Si tu lista de cosas para hacer está encabezada por "tener contentos a los niños", ven a pasear con nosotros...