Irlanda y la Armada Invencible

Este 2013 se cumple el 425 aniversario del desastre de la Armada Invencible, una fuerza naval cuyo halo de leyenda se forjó en buena medida en Irlanda.

Óleo sobre la Armada de Nicholas Hilliard
Óleo sobre la Armada de Nicholas Hilliard

Porque la odisea de la Spanish Armada, su tragedia marítima y humana, no tuvo lugar en el Canal de la Mancha sino en la costa occidental irlandesa, un hermoso litoral en el que, entre septiembre y octubre de 1588, naufragaron más de 24 barcos y perecieron más de 5.000 hombres.

La batalla de Gravelinas había terminado. El feroz combate que el 8 de agosto de 1588 enfrentó por última vez a la Gran Armada y a los bajeles ingleses cerca de los bajíos de Gravelinas había supuesto un movimiento decisivo en el tablero. No obstante, pese a un buen puñado de barcos perdidos y bajas humanas, la flota que partiera de A Coruña el 21 de julio con 130 barcos y 30.000 hombres entre marinería y soldados, aún mantenía intacto su poderío militar. La Gran Flota había encajado un duro golpe, pero no decisivo.  Lo que sí había logrado la batalla era evitar el objetivo para el que había sido formada “la mayor y más poderosa combinación jamás reunida en la Cristiandad”, como la definió el capitán sir John Hawkins: evitar que esa fuerza naval pudiera escoltar el desembarco del Ejército de Flandes comandado por el duque de Parma, Alejandro Farnesio, en Kent (Inglaterra).

Ante el rumbo de los acontecimientos el duque Medina Sidonia, máximo responsable de la flota, debía despejar con rapidez una incógnita: ¿qué destino debía tomar la Felicísima Armada? “El rumbo que ha de seguirse será norte-nordeste, hasta alcanzar los 61 grados y medio, teniendo especial cuidado de no aproximarse a la costa de Irlanda, a causa de los peligros que pueden acechar en esa costa”. Esas fueron las instrucciones que recibieron las 112 naves que aún componían la flota, directrices en las que latía el peor de los presagios.

El 21 de agosto la flota se adentró en el Atlántico Norte. Fue entonces cuando los vendavales otoñales que aquel 1588 soplaron con inusual violencia la empujaron hacia el litoral irlandés. Así fue como el 14 de septiembre llegó el naufragio del primer barco español, el Trinidad Valencera, en el arenal de Kinnagoe Bay, Condado de Donegal. No fue el último. El 21 de septiembre, una gran tormenta provocó que en una sola hora naufragaran tres naves: el Lavia, el Juliana y el Santa María de Visón. En la playa de Streedagh Strand, Condado de Sligo, un hermoso arenal con el perfil del monte Ben Bulben al fondo, murieron mil hombres. 

¿Crees que este artículo le puede gustar a un amigo? Haz clic en para guardar y compartir

Pero los vientos no fueron los únicos enemigos de la Armada en Irlanda. A finales del siglo XVI la costa occidental de Irlanda seguía siendo terra incognita para los navegantes españoles que, además, no contaban con pilotos pláticos y conocedores del litoral irlandés. Si a esos condicionantes se le añade algo de mala fortuna, lo maltrecho de muchas naves tras las batallas en el Canal y que un buen número de barcos no estaban preparados para la navegación en el Atlántico, el funesto desenlace de la Gran Flota en Irlanda estaba escrito.

Y también su leyenda, ésa que sigue grabada a fuego en la toponimia y en la memoria de la isla. Porque las aventuras del capitán Francisco de Cuéllar, el superviviente más famoso de la Invencible, siguen contándose con pasión en los pubs de Sligo, mientras localidades como Spanish Point, Condado de Clare, recuerdan el naufragio del San Marcos y el San Esteban. En las afiladas rocas de la Calzada del Gigante, Condado de Antrim, la bravura del mar susurra la tragedia de la galeaza Girona.

En definitiva, la conmemoración del 425 aniversario de la odisea de la Armada Invencible en Irlanda es una oportunidad única para redescubrir este episodio crucial de la historia europea a la par que se saborea toda la belleza y la riqueza cultural de la Isla Esmeralda.

Ideas para tus vacaciones, noticias, ofertas… regístrate para recibir nuestra revista digital y te mantendremos en contacto con Irlanda.

No hay resultados que se ajusten a tus criterios de búsqueda

¿Necesitas un vuelo o un ferry?

Por mar o por aire, encuentra aquí la mejor ruta

Encontrar vuelos
Encontrar ferry