El camino de San Patricio

Croagh Patrick, County Mayo
Croagh Patrick, County Mayo

Vanessa Harriss realiza su propio viaje espiritual subiendo al Croagh Patrick en el oeste de Irlanda

¿Qué tendrán los peregrinajes? Protagonizada por Martin Sheen, El Camino cuenta la historia de un hombre que se siente impulsado a recorrer uno de los grandes caminos de Europa, el Camino de Santiago de Compostela, tras la muerte de su hijo. En Un lugar donde quedarse, Sean Penn sale de su exilio en Dublín para cruzar América y llegar a "entender" a su familia. Hace unos años, Bill Bryson se aventuró por el sendero de los Apalaches con una vaga idea de que le pondría a prueba y le ayudaría a "entender" a su país. Parece que, aunque la idea de un peregrinaje religioso sea un poco anticuada, la de un viaje que proporcione una nueva visión interior sí ha calado hondo.

El viaje de la curiosidad

Desde luego, cuando decidí subir al Croagh Patrick, en el Condado de Mayo, fue más por curiosidad que por convicción. Habiendo vivido en Dublín, que no es un lugar especialmente religioso, quería ver porqué el catolicismo tenía una influencia tan poderosa en la gente. El desafío físico también me atrajo mucho. Una buena peregrinación tiene que ser ardua. Se suele pensar que cuanto más difícil sea el viaje, mayor será la afirmación espiritual.

Todo eso está muy bien, pero hay poca gente que realmente esté dispuesta a hacer el esfuerzo, o que considere que su alma corra el suficiente peligro como para justificar un mes (o incluso dos) de baja en el trabajo. Hasta el intento de Bryson de recorrer el sendero de los Apalaches terminó a las pocas semanas, después de cubrir tan solo un tercio del camino.

Una mini-peregrinación

Pero la peregrinación de Tóchar Phádraig, o el Camino de San Patricio, es una marcha de tan solo 35 km. que va desde la Abadía de Ballintubber hasta el pie del Croagh Patrick. Si hasta eso te parece demasiado, puedes subir directamente a la cima del Croagh Patrick en unas pocas horas.

Una Experiencia comunitaria

Croagh Patrick tiene un fuerte aspecto religioso y al principio me sentí como un pez ateo fuera del agua santa. Puede que el peregrinaje empiece siendo un viaje personal, pero acaba viviéndose de forma comunitaria. Las personas que encuentras por el camino son las que hacen que la experiencia sea la que es. Cuando emprendí la marcha, no dejaba de pensar en el esfuerzo que tenía por delante. Pero poco a poco vas escalando, charlando, tropezando. Siempre encuentras alguien a tu lado que te ofrece apoyo, la gente te saluda y te dedica una palabra amable al cruzarse contigo. Entonces, como una bendición del cielo, sale el sol y alguien se da la vuelta, suspira y de pronto, en un instante de asombro mudo, te ves junto a extraños, aguantando la respiración y compartiendo la vista sobre la Bahía de Clew.

Para cuando alcanzas la cima, te sientes conectado no solo a las personas que te acompañan, sino a todas las demás personas que, a lo largo de los siglos, han mirado desde ese mismo lugar. Es una sensación de vértigo que te cambia.

¿Cómo me cambió Croagh Patrick? Confieso que me sentía más realizada y por qué no, extrañamente en paz.