Condados de Clare, Limerick y Kerry en 3 días

Viaja por la península en Clare que ha sido votada por los irlandeses como el mejor sitio para irse de vacaciones, prueba un traguito de historia de café irlandés y adéntrate en los exuberantes paisajes de Kerry.

Abarcando desde el Condado de Clare, pasando por Limerick y entrando en Kerry, esta ruta es una mezcla ecléctica de curiosas historias, héroes gastronómicos y, por supuesto, paisajes costeros de proporciones épicas.

Puedes encontrar más información en conducir en la isla de Irlanda, aquí.

Día 1

Cabo de Loop a Tralee: 167 km / 3 horas 20 minutos a 50 km/h

Cabo de Loop a Foynes

Bienvenido al cabo de Loop. Votado recientemente como "Mejor lugar de vacaciones en Irlanda" por los lectores del Irish Times, hay paisajes increíbles en cada esquina. En días despejados, desde el faro del cabo de Loop puedes disfrutar de vistas panorámicas que abarcan desde las islas Blasket en el Condado de Kerry hasta la cordillera de los Twelve Bens en Connemara. Este lugar es algo realmente especial, y pasar una noche en la casa del farero, rodeado de aves marinas, el batir de las olas del Atlántico y vistas de esta costa salvaje, es algo que recordarás siempre.

La observación de fauna salvaje continúa en el estuario del Shannon, donde los ecologistas Sue y Geoff McGee, de Dolphinwatch, te acercarán a la población residente de delfines en la zona. Descubre la asombrosa historia que hay detrás de la "Pequeña Arca" de la iglesia de Moneen, en el pequeño pueblo pesquero de Kilbaha, antes de mimarte con un baño tradicional de algas en el galardonado Centro de talasoterapia de Kilkee.

Con el cuerpo y la mente refrescados, dirígete al ferry de coches de Killimer y cruza hacia el Condado de Kerry por el bonito pueblo costero de Kilkee, que en su tiempo fue uno de los lugares de baño preferidos por la élite victoriana.

Baja del ferry en Tarbert y sigue hacia el este llegando a Foynes, en el Condado de Limerick, donde te esperan un pedazo de historia de la aviación y un café muy especial. Aquí fue, en el aeropuerto de Foynes, donde le pidieron al chef Joe Sheridan que preparara "algo calentito para los pasajeros", cuyo avión había vuelto a Foynes después de varias horas volando en medio de una tormenta. El resultado fue el primer café irlandés de la historia.

La historia la relatan de forma brillante en el Museo marítimo y del hidroavión de Foynes, que se encuentra en la terminal original del aeropuerto. Y con su mezcla de historias de guerra y clandestinidad, un cine de la década de 1940 y una réplica exacta de un hidroavión Boeing 314 PAN AM Clipper, no cabe duda de que es un sitio único e inesperadamente entretenido.

Cabo de Loop

Te presentamos el cabo de Loop, premiado destino de vacaciones. Descubre paso a paso esta salvaje pero acogedora península con sus iglesias móviles, acantilados vertiginosos y cenas de marisco súper-fresco.

Leer más

Tours en bote rígido inflable por el estuario del Shannon

La gente de Shannon Estuary RIB Tours realizan tours en bote rígido inflable y describen el Shannon como el río más largo de Irlanda (que lo es) "cayendo al Atlántico tras unos 320 arduos kilómetros”. Antes de llegar al océano, en el tour descubrirás a cantidad de delfines nariz de botella, cementerios vikingos y monasterios desmoronados.

Leer más

Foynes a Tralee

Desde Foynes, conduce hacia el oeste y Fenit (pasando por Ballyduff, sede de North Kerry Heritage Trails, las rutas patrimoniales del norte de Kerry de Samantha Jones y Sean Lyons), donde podrás explorar la historia de uno de los hombres más famosos de Kerry: San Brendan el Navegante. Su relato incluye encuentros con monstruos marinos y diablos, además de una gran cruzada para encontrar la "isla de los benditos", que algunos piensan era América del Norte. Una estatua verdaderamente impresionante en el muelle de Fenit y una espléndida vidriera en la iglesia de Fenit han consagrado su leyenda.

Desde allí queda muy cerca el famoso pueblo de Tralee (conocido por su festival la Rosa de Tralee, que se celebra en agosto). La cultura y el entretenimiento tradicionales se celebran a lo grande en este pueblo, en el Siamsa Tíre, el Teatro Nacional de Folk de Irlanda.

Día 2

Tralee a Glenbeigh: 180 km / 3 horas y 36 minutos a 50km/h

Tralee a Dunquin (islas Blasket)

Dejando atrás Tralee, todas las carreteras llevan hacia el oeste a un lugar que National Geographic describió una vez como "el lugar más bello del mundo": la península de Dingle. Subiendo hacia el norte de la Península, en dirección oeste pasarás los pueblos de Camp y Castlegregory, para después adentrarte en la serpenteante Connor Pass Road (aquí tienes la opción de hacer un desvío hacia el norte para ver Mount Brandon, una espectacular subida salpicada de diminutas aldeas como Cloghane; bonitas viñetas de la vieja Irlanda). Las vistas a lo largo de Connor Pass son probablemente las más fascinantes de todo Kerry, pero ten en cuenta que algunos de los tramos más estrechos requieren mucha concentración. Sigue por Dingle (puedes parar ahora, pero volverás de nuevo, así que mejor seguir avanzando) y para a tomar algo en el majestuoso paraje de Slea Head, con impresionantes vistas hasta Dunquin.

Dunquin (islas Blasket) a Dingle

Si te parece familiar el hermosísimo puerto de Dunquin y los alrededores, que no te sorprenda. Casi toda la película La hija de Ryan se rodó en este distrito. No te puedes perder un paseo por la playa de Coumeenole, con sus piscinas naturales entre las rocas, diminutas cuevas y el oleaje azul del océano Atlántico. Las vistas de las desiertas islas Blasket son increíbles desde aquí. Sus últimos habitantes fueron evacuados de la isla el 17 de noviembre de 1953, y la mayoría se quedaron a vivir en Dunquin.

Puedes subirte a un barco desde Dunquin que te lleve a la isla de Great Blasket durante los meses de verano. Allí podrás explorar las tranquilas playas vírgenes y las colinas salpicadas de brezo. Mantén también los ojos abiertos y verás el "An Fear Marbh" ("el hombre muerto o durmiente"), que es como llaman a una de las islas Blasket, Inishtooskert, que parece imitar inquietantemente a un gigante durmiendo (¡o muerto!) de espaldas.

Después de Dunquin, sigue hacia el norte y detente en el taller de cerámica Louis Mulcahy, en Clogher. Aprovecha el taller para realizar tu propia pieza de cerámica, y date un capricho en el café. ¡Recomendamos la tarta casera de limón! Continúa tu recorrido pasando por el pueblecito de Ballyferriter (la playa Beal Bán es una de las más bonitas de Kerry), y haz un pequeño desvío hacia una de las iglesias más antiguas de Irlanda: Gallarus Oratory. El tejado, ligeramente hundido, es el único signo del paso del tiempo en esta edificación de piedra que ya casi va a cumplir 1200 años.


Cerámica Louis Mulcahy

Junto a su hijo Lasse y su esposa danesa Lisbeth (una tejedora que trabaja en Dingle), Louis Mulcahy ha colocado a la península de Dingle en el mapa creativo. Durante casi 40 años, Mulcahy ha creado cerámica inspirada por el paisaje que le rodea. Visita su tienda en Cloghar y puedes elaborar tu propia vasija antes de tomar algo en el fantástico pequeño café que tiene en la planta superior.

Leer más

Las islas Blasket

Dominado por Great Blasket, la más grande de las islas, el archipiélago de las islas Blasket es el punto más occidental de Irlanda (el honor lo ostenta la isla de Inishtearaght). Conocida entre antiguos residentes de la isla y sus descendientes como "Next Parish America" ("siguiente distrito, América"), Great Blasket es famosa por la riqueza de su talento literario. Evacuado en 1953 debido a la dificultad que entrañaba vivir en ella, se puede llegar a la isla con varios ferries y tours ecológicos que funcionan estacionalmente.

Leer más

Sigue hacia Dingle, un pueblo que ofrece tradición y modernidad. Dingle tiene un ambiente artístico y bohemio (con tejedores locales, artesanos queseros, alfareros y joyeros), y al mismo tiempo mantiene un alma tradicional que no muestra signos de quebrantarse (dos de las cosas por las que es famoso Dingle son sus pubs tradicionales inigualables y sus amigables lugareños, que hablan un gaélico primoroso).

El pueblo también tiene un alma culinaria, y su festival gastronómico anual (en octubre) es uno de los mejores de la isla. Degusta el excelente marisco de los restaurantes Out of the Blue y el Global Village; disfruta de la "craic" (diversión) en Foxy John's, que es mitad ferretería, mitad pub; o descubre la "auténtica" cocina irlandesa en Dingle Cookery School, la escuela de cocina de Dingle (a partir de verano 2014).

Día 3

Glenbeigh a Kenmare: 165 km / 3 horas 20 minutos a 50 km/h

Arranca el tercer día (quizá después de un poco de equitación en la playa de ensueño Rossbeigh Beach) explorando más de la espectacular península de Iveragh. Nuestra primera parada, saliendo de Glenbeigh hacia el oeste, será para disfrutar de las vistas de las islas Skellig.

La historia de los monjes que se establecieron en Skellig Michael se cuenta de forma cautivadora en el centro de visitantes Skellig Experience, en la isla de Valentia (conectada con el resto de Irlanda a través de un puente) donde verás exposiciones que desvelan el misterio del monasterio y aprenderás más acerca de los habitantes alados de la isla. Puedes llegar a las Skellig en barco, pero el acceso siempre dependerá del clima, debido a lo rocoso de los lugares en los que se puede atracar en la isla.

Valentia (islas Skellig) a Derrynane

Sigue a lo largo de la península hacia la bahía de Ballinskelligs y el pueblo de Waterville, donde te encontrarás con una estatua de bronce de Charlie Chaplin. La leyenda del cine disfrutó aquí de incontables veranos con su familia, y se le recuerda tanto con la estatua como con un festival de cine cómico que se celebra en agosto.

Equitación en la playa de Rossbeigh

Puede que la playa de Inch Strand sea la más famosa de Kerry, pero en Rossbeigh tiene una dura competidora por ser la más bella. A poco más de un kilómetro del pueblo de Glenbeigh, la playa ofrece una oportunidad que no te puedes perder: la de recorrer sus arenas en caballo. Burke's Beach Riding hace que todo sea posible, sea cual se tu nivel de experiencia.

Leer más

Skelligs Viewpoint

Las Skellig, formadas por Great Skellig o Skellig Michael (Sceilig Mhichíl) y Little Skellig (Sceilig Bheag), en toda su solitaria gloria, son iconos de la península de Iveragh y están situadas a 12 km de la costa. Declarada patrimonio de la humanidad por la Unesco, Skellig Michael fue el hogar de una comunidad de monjes que construyeron viviendas en forma de colmena para soportar las difíciles condiciones del Atlántico.

Leer más

Tu siguiente parada será Derrynane y el hogar ancestral del abogado y político Daniel O'Connell, conocido como "El Emancipador", Derrynane House. La bahía de Derrynane, donde está situada la casa, es una estampa de ensueño con relucientes aguas azules y fina arena blanca. Dirige tu mirada hacia el océano y verás la pareja de islas Scariff y Deenish.

Derrynane a Kenmare

La belleza natural de Derrynane te apaciguará de tal forma que querrás quedarte, quizás para siempre, pero aún te espera el animado pueblo de Kenmare. Sigue la ruta serpenteante del Anillo de Kerry pasando por Sneem y sus dos pequeñas y preciosas plazas de pueblo. Antes de llegar a Kenmare, prueba la comida del Boathouse Bistro en Dromquinna Manor, un encantador restaurante frente al mar con vistas a la bahía de Kenmare.

Las animadas calles de Kenmare están repletas de coloridas tiendas con artículos de punto, delicatessens, cafés, pubs y tiendas de fish and chips para sibaritas. Rodeado por hermosos hoteles en mansiones de campo y en un ambiente animado a lo largo de todo el año, Kenmare es un lugar estupendo para quedarse unos cuantos días. Toma té y scones en en el monísimo Cupan Tae, saborea un bol de mejillones de Dingle al vino blanco en el restaurante Number 35 y disfruta de un poco de música tradicional irlandesa en el O'Donnabhain's pub. Y ya que estás, brinda por la Ruta Costera del Atlántico.

Información útil